28 de febrero de 2021 28/2/21

El PP rechaza que se revierta el servicio de resonancias magnéticas a la sanidad pública “por el bien de los pacientes y para evitar el despilfarro”

    El PP ha rechazado esta mañana en Les Corts la propuesta del grupo parlamentario socialista en la que pedía que se revierta el servicio de resonancias magnéticas a la sanidad pública “por el bien de los pacientes y para evitar el despilfarro”. Así, para el diputado del PSPV-PSOE y portavoz de Sanidad, Ignacio Subías, “estamos ante uno de los temas más bochornosos del sistema sanitario valenciano, al que los propios medios de comunicación han calificado como ‘la madre de todos los pelotazos sanitarios’ puesto que, como ya advertimos aquí, es evidente la supuesta connivencia entre intereses públicos y privados”. Del mismo modo, ha recordado que los socialistas “ya hace tiempo que venimos denunciando los efectos que tendría sobre el sistema sanitario público el modelo de gestión privatizador del PP, con el que favorecen los intereses de algunos particulares en contra de los generales” y ha incidido en el compromiso del PSPV-PSOE de devolver este servicio a la gestión pública cuando gobierne en 2015.

    Del mismo modo, Subías ha recordado que el PP adjudicó en el año 2000 por concierto la gestión de las exploraciones de resonancia magnética a empresas privadas “y creo que algún ex parlamentario popular algo tenía que ver con alguna de estas empresas”, ha señalado. Al mismo tiempo, ha destacado que este primer concurso, que se alargaba hasta 2008, “se adjudicó en contra de la opinión de los profesionales, de las sociedades científicas y del PSPV, porque se les avisó de que las resonancias magnéticas es una técnica más del diagnóstico por imagen que no puede separarse del resto, porque supondría una rotura de los servicios de radiología y desmotivaría a los profesionales, además de incrementar y desviar el gasto”, como advirtió el propio Presidente de la Sociedad Valenciana de Radiología al entonces presidente de la Generalitat por escrito.

    Sin embargo, ha apuntado que “se cumplieron los peores pronósticos, los servicios se fragmentaron y tuvieron problemas, se incrementó la frecuencia de las resonancias magnéticas, pasando a ser más de doble de la media de las comunidades autónomas, con sobrecostes importantes” y ha incidido en que “se demostró como un negocio para algunos y una nula defensa de la sanidad pública”. Al mismo tiempo, ha hecho hincapié a que, pese a todo ello, “llegó el año 2008 y volvieron a sacar el concurso público por 10 años y cerca de 500 millones de euros, sin escuchar a nadie y en contra nuevamente de los profesionales, de las sociedades científicas y del PSPV” y ha recordado que “los propios jefes de radiología tuvieron una reunión con el PP y le mostraron su disconformidad con este modelo, mientras que el grupo parlamentario socialista les presentó una Proposición No de Ley que ustedes rechazaron”, mientras ha destacado que “en aquel momento podría haberse hecho una reversión del modelo a coste prácticamente cero y nos hubiéramos podido quedar con los equipos de resonancia magnética”.

    El diputado del PSPV-PSOE ha señalado que el PP “ha seguido durante estos años defendiendo su modelo con argumentos inconsistentes y han persistido en la ineficiencia, el despilfarro y el descontrol”, mientras que ahora, ante un contundente informe de la Sindicatura de Cuentas que solicita una rectificación “dicen que la Agencia Valenciana de Salud no dispone de indicadores y que no pueden valorar la eficacia del servicio prestado, algo que venimos denunciando desde hace tiempo”. De hecho, el propio informe de la Sindicatura apunta a que si las pruebas las realizara el servicio valenciano de salud podríamos ahorrarnos hasta 17 millones de euros y si las pruebas las informaran los profesionales de la pública nos ahorraríamos dos millones más, que se sumaría al ahorro de 900.000 euros por los contrastes, “al tiempo que advierte de que falta control, que los criterios de facturación no están bien detallados y que el plazo del contrato es excesivo”. Además, ha destacado que también existe un informe del departamento de Salud del Clínico-Malvarrosa donde también advierte sobre esta cuestión, al tiempo que “son conscientes de que este modelo ha fracasado en otros países, pero les da igual”.

    Subir