30 de noviembre de 2020 30/11/20

El Parque Natural de la Puebla de San Miguel acoge una poda tradicional de la Sabina Albar

El Parque Natural de la Puebla de San Miguel acoge una poda tradicional de la Sabina Albar - (foto 1)
  • Se ha realizado mediante la práctica conocida como “Echar una Sabina”

El Parque Natural de la Puebla de San Miguel, dentro de su programa de conservación de ejemplares monumentales, ha llevado a cabo la poda de una Sabina Albar mediante las técnicas tradicionales.

El objetivo de esta iniciativa ha sido estudiar los métodos tradicionales y la gestión realizada durante años y que han favorecido notablemente la conservación de estos árboles centenarios.

Antiguamente los vecinos de Puebla “Echaban una sabina”, nombre como se conoce a este tipo de poda, para poder aprovechar sus ramas para el ganado. Esta técnica consistía en la poda completa de la sabina para sanearla y fortalecerla, solía hacerse cada 10 o 12 años dependiendo del crecimiento de la sabina.

Los arboricultores del Centro de Investigación y Experimentación Forestal han sido los encargados durante estos días de realizar esta poda, siendo siempre guiados por vecinos locales que enseñaran sus técnicas y métodos tradicionales.

De esta forma se intenta compaginar los actuales métodos con la sabiduría popular y las prácticas tradicionales de las altas zonas de montaña como estas.

Uno de los espacios con más árboles monumentales
El Parque Natural de la Puebla de San Miguel cuenta con una rica diversidad de flora dentro de su territorio entre las que destacadas poblaciones de Sabina Albar. Uno de los aspectos más característicos de este espacio natural es el elevado número de árboles catalogados como monumentales, así es uno de los espacios protegidos con mayor cantidad de este tipo de ejemplares.

La mayoría son ejemplares centenarios y algunos de ellos rondan los mil años. Esta gran cantidad de ejemplares viene dada por la gestión realizada sobre ellos desde antiguo. Sus ramas se podaban y eran utilizadas para alimentar el ganado durante el invierno, proporcionaban zonas de sesteo, de ellas obtenían la madera para la construcción de casas.

Poco a poco la pérdida de las prácticas tradicionales ha llevado a un abandono de la gestión de estos ejemplares lo que supone problemas de roturas, fracturas de ramas, erosión... Toda esta problemática está poniendo en peligro las poblaciones singulares de árboles monumentales que podemos encontrarnos en todo el territorio, por lo que es necesario algún plan de gestión que garantice un óptimo estado de conservación.

Por ello, la Generalitat puso en marcha un proyecto para garantizar la protección, conservación, difusión, fomento, investigación y acrecentamiento del patrimonio arbóreo monumental del Parque Natural de la Puebla de San Miguel.

Subir