17 de febrero de 2020 17/2/20

Desarticulada una red multicriminal dedicada a la explotación laboral y responsable de 18 robos en chalés

Desarticulada una red multicriminal dedicada a la explotación laboral y responsable de 18 robos en chalés - (foto 1)
  • 10 detenidos de la organización de origen lituano Bulotiniai

MÁS FOTOS
Desarticulada una red multicriminal dedicada a la explotación laboral y responsable de 18 robos en chalés - (foto 2)
Desarticulada una red multicriminal dedicada a la explotación laboral y responsable de 18 robos en chalés - (foto 3)

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado la organización multicriminal de origen lituano Bulotiniai, dedicada a la explotación laboral y también responsable de 18 robos en chalés. Los 10 detenidos prometían una oportunidad laboral a personas sin recursos en Lituania y les trasladaban hasta España para hacinarles y explotarles laboralmente en la recogida de cítricos a través de una Empresa de Trabajo Temporal. Los integrantes de Bulotiniai estaban asimismo especializados en el robo en viviendas utilizadas como segundas residencias en el ámbito de la Comunidad Valenciana. Tras varios días para recopilar información, podían llegar a asaltar hasta cinco domicilios en una sola noche. Investigadores de la Policía Nacional se desplazaron hasta Lituania para conocer en profundidad la dimensión de la red y participar en un proyecto conjunto coordinado por EUROPOL.

En abril de 2011 y gracias al trabajo de EUROPOL, los agentes españoles comenzaron las investigaciones sobre un grupo organizado compuesto por ciudadanos lituanos dedicados a la explotación laboral de compatriotas y a los robos con fuerza en viviendas. En el plano de los delitos contra los derechos de los trabajadores, el grupo captaba a personas de escasos recursos en diferentes ciudades de Lituania y les facilitaban el transporte hasta España con la oferta de un trabajo con enormes beneficios.

Hasta 40 personas explotadas
Una vez en nuestro país, los trabajadores eran controlados por varios capataces de la organización que les facilitaban alojamiento (hacinados en viviendas con precarias condiciones higiénicas y un baño para diez personas) y el acceso a un trabajo en la recogida de cítricos en la Comunidad Valenciana. Los ingresos que percibían los trabajadores por el trabajo a destajo eran tramitados a través de una Empresa de Trabajo Temporal radicada en Valencia y diezmados posteriormente por la organización en conceptos como manutención, alquiler e incluso uso de herramientas para trabajar. De esta manera los trabajadores, que llegaron a ser más de 40, percibían únicamente el 50% de sus honorarios iniciales. Las amenazas con represalias contra sus familias hacían que las víctimas no osaran denunciar su situación.

Los agentes españoles encargados del caso contactaron con las autoridades lituanas y, a través de EUROPOL, se estableció un canal de comunicación entre los policías de ambos países. Incluso varios investigadores especializados se desplazaron desde España a Lituania para conocer en profundidad el grupo criminal y obtener información relevante para la investigación.

Objetivo: joyas y dinero en efectivo
Otra de las ramas criminales de esta organización se dedicaba al robo con fuerza en viviendas. Normalmente elegían segundas residencias y se aseguraban de que nadie se encontrara en las mismas en el momento de cometer los robos. Destinaban varios días a captar información sobre una zona en concreto y cuando ya habían seleccionado los objetivos, eran capaces de entrar en hasta cinco domicilios en una sola noche. Así robaron en 18 viviendas, todas ellas en el ámbito de la Comunidad Valenciana.

La operación se ha saldado con diez detenidos por delitos de asociación ilícita, contra el derecho de los trabajadores y robos con fuerza. Además se han incautado cuatro armas de fuego y un bolígrafo pistola, y se han practicado siete registros en domicilios de Gandía (4), Daimús, Tavernes de la Valldigna y Almoines. En el interior de las viviendas se han recuperado veinte piezas de joyería, seis televisores de alta gama, cinco ordenadores portátiles y diversos electrodomésticos, en su mayoría bienes provenientes de robos y que han sido entregados a sus legítimos propietarios.

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la UDEV Central de la Comisaría General de Policía Judicial, de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras y de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia, y de EUROPOL, que han contado con la colaboración de agentes de la comisaría de Gandía, de los GOES y de la Brigada Provincial de Policía Científica de la Jefatura Superior de Policía de Valencia, así como de la Delegación Provincial de Trabajo de Valencia.

Subir