6 de agosto de 2020 6/8/20

Los alcaldes de municipios con radares fotorrojos estudian fórmulas para su retirada

Los alcaldes de municipios con radares fotorrojos estudian fórmulas para su retirada - (foto 1)
  • Compromís: Catarroja, Sedaví y Beniparrell solicitan un informe jurídico para la retirada de las cámaras

  • PP: Massanassa apuesta por la retirada previa consulta legal

  • PSOE: El Ayuntamiento de Picanya sigue estudiando la viabilidad de la retirada

Mucho ha cambiado el mapa político de l'Horta Sud desde que en la pasada legislatura. Fue ahora hace casi cuatro años cuando la Mancomunidad dirigida por el PP, bajo el liderazgo de la ex alcaldesa de Catarroja, Soledad Ramón, decidió ofrecer a los municipios un sistema de multas por radares para aquellos conductores que se saltasen semáforos. De todos los municipios que conforman la comarca fueron Catarroja, Sedaví, Massanassa, Beniparell y Picanya los que aceptaron instalar este sistema en sus calles. En aquel momento, a excepción de la siempre socialista Picanya, todos los ayuntamiento que aceptaron estaban dirigidos por los populares. Ahora, tras las elecciones municipales de 2015, el PP tan sólo conserva Massanassa gracias al apoyo fijo de Ciudadanos. 

Con el mapa político cambiado y tras miles de multas que han reportado cifras millonarias de ingresos para las arcas municipales, la polémica ha ido en aumento tras darse casos de vecinos con más de diez multas a cien euros, mínimo, cada una. Además, las protestas no sólo vienen dadas por la cuantía económica que deben pagar quienes se saltan un semáforo en rojo sino por la retirada de puntos de carné de conducir. 

Así, muchos fueron los particulares y partidos que pidieron su retirada. No obstante, a pesar del cambio de color político de las alcaldías, pasando todas ellas a manos de Compromís a excepción de Massanassa y Picanya, poco se ha podido hacer para la retirada de este sistema instalado en unas vías con un número de accidentes prácticamente inexistente. La mayoría de radares se encuentran en el antiguo Camino Real, o lo que es lo mismo, la prolongación de la Calle San Vicente de Valencia que atraviesa toda la comarca. 

Recientemente tras una Sentencia del Tribunal Supremo que da la razón a una conductora que recurrió la multa, los alcaldes y la Mancomunidad se empiezan a plantear la retirada de los radares que tantos ingresos les han reportado y que, al mismo tiempo, tanta polémica han generado a nuevos y viejos alcaldes. 

De este modo, desde Catarroja, Sedaví y Beniparrell se está pidiendo ya a la entidad comarcal, que es la encargada de gestionar las sanciones, un informe que avale la retirada de las máquinas. Igualmente, el popular Vicent Pastor se ha posicionado a favor de la retirada siempre y cuando sea viable legalmente. 


Subir