26 de febrero de 2020 26/2/20

El libro “Puçol en la memòria” hace historia al iniciar los preparativos de la segunda edición

El libro “Puçol en la memòria” hace historia al iniciar los preparativos de la segunda edición - (foto 1)

    Una semana es lo que puede durar en las papelerías la primera edición del libro Puçol en la memòria que ha costado un año de preparar y cuenta la historia de un siglo. Pese a la gran aceptación entre los vecinos, sus autores creen que pueden mejorarlo. Por ello el ayuntamiento vuelve a pedir colaboración a los vecinos para pulir detalles y mejorar la segunda edición, que saldrá este mes de abril.

    Sonia Pineda comenzó a fraguar la idea a finales de 2013. En febrero de 2014, el Ayuntamiento de Puçol confirmaba que el libro se iba a editar, gracias a la subvención de la Diputación de Valencia. En marzo, tanto Sonia como el Departamento de Comunicación comenzaron a escanear fotos. Se formó un equipo de seis personas para llevar adelante el proyecto: tres autores y los tres técnicos del Departamento de Comunicación: Manel Alonso, Sonia Pineda, Encarna Sebastià, Sento Pascual, Sergio Maestro y Sabín.

    El verano pasado el equipo de trabajo comenzó a establecer directrices. Con las 6.000 fotos escaneadas se comenzó a organizar el material. La pasada navidad quedaba claro que el plazo inicial era imposible, por lo que se montó una exposición en la Casa de Cultura en enero de este año: un aperitivo del libro. El 3 de marzo llegaba la subvención de la Diputación. El 5 de marzo se convocaba el concurso público para seleccionar la imprenta. El 13 de marzo se entregaba el original. El 27 de marzo se presentaba el libro en la Casa de Cultura. El pasado martes, 31 de marzo, comenzaba a distribuirse gratuitamente entre las familias colaboradoras. Al día siguiente, 1 de abril, salía a la venta en las cuatro papelerías de la población. Y el primer fin de semana de abril el libro ya se ha agotado en algunas papelerías… y en otras apenas quedan los últimos ejemplares.

    Una cronología no siempre recoge todo lo que implica un acontecimiento, aunque puede dar una idea del trabajo desarrollado. Pero en la intrahistoria de Puçol en la memòria hay mucho más.

    “Ha sido un año de trabajo para intentar sintetizar lo que pensábamos que sería un siglo de historia, pero al final era imposible abarcar todo el siglo, nos sobraba material por todas partes”, reconoce Sonia Pineda. “Por eso a finales de 2014 ya optamos por eliminar algunos capítulos completos y limitar las fotos hasta finales de los años 60… todo ello pensando en que éste sería el volumen primero y, necesariamente, debía haber por lo menos un segundo volumen para dar salida al material acumulado: sólo hemos aprovechado unas mil fotos de todas las escaneadas, es decir, la sexta parte de las imágenes que los vecinos nos han cedido”.

    Unos vecinos que son parte fundamental del proyecto —muchos de los cuales han colaborado a través del Facebook Puçol se mira ayudando a identificar las imágenes— de ahí que la mitad de los mil ejemplares editados no salga a la venta, sino que se están repartiendo gratuitamente entre las familias colaboradoras, además de los autores y los compromisos protocolarios del ayuntamiento, que incluyen escuelas, bibliotecas, colectivos locales y también instituciones públicas.

    “La otra mitad, es decir, los restantes quinientos libros, han salido a la venta al mismo precio que costaron: diez euros el ejemplar”, explica la alcaldesa Merche Sanchis. “Queríamos dejar claro que el ayuntamiento no gana ni un euro con la venta, pero que ésta es precisa para que el dinero que paga cada vecino sirva para editar un nuevo ejemplar. Así, entre todos pagamos las sucesivas reediciones hasta que todo el mundo tenga su libro. Queríamos que fuera un libro creado entre todo el pueblo y que puedan disfrutarlo todos los vecinos”.

    Lo que no podía imaginar la alcaldesa es que esa segunda edición iba a estar llamando a la puerta la misma semana que el libro salía a la venta. Las dos papelerías Amparo, Copy Puzol y Rosmar, pese al puente de Semana Santa, han estado vendiendo libros a un ritmo que sólo recordaban en los tiempos de los últimos episodios de Harry Potter, incluidas las reservas previas de ejemplares por parte de los vecinos.

    Tanto es así que sin haber alcanzado la primera semana desde que salió en las papelerías, el ayuntamiento ha decidido que la segunda edición hay que ponerla en marcha… pero no será una edición idéntica a la primera, sino que nuevamente se reunirá el equipo inicial de trabajo para pulir aquellos detalles que en la primera edición se podían mejorar.

    “Siempre sucede que cuando el libro ya está en la calle entonces aparece ese dato histórico que faltaba, o algún vecino descubre que esa foto sin documentar es de un antepasado suyo y puede aportar el lugar y la fecha”, explica Encarna Sebastià, la historiadora del equipo, que ha aportado la documentación más rigurosa y comprobada al proyecto. “Por eso hemos empezado a recoger algunos datos que los vecinos ya nos están comentando y queremos corregir la segunda edición para que sea aún más completa que la primera”.

    Para que todos los vecinos que ya tienen el libro puedan aportar algún dato adicional, se han habilitado a partir del lunes 6 de abril dos medios de hacer llegar la información: para los colaboradores del Facebook Puçol se mira, la posibilidad de enviar un mensaje privado al administrador del grupo, que precisamente es Sonia; para el resto de vecinos, un correo electrónico a la dirección ajuntament@pucol.es, a través de la cual el Departamento de Comunicación —que ha sido el encargado de diseñar el libro y restaurar el millar de fotos que contiene— irá recopilando todos los datos para comprobar si la nueva información se incluye o no.

    Para colaborar en la segunda edición los vecinos sólo deben indicar la página del libro en la que quieren aportar un dato nuevo y añadir el texto nuevo. Eso sí, han de enviar su documentación antes del domingo 12 de abril por la noche. Exactamente una semana para recoger documentación.

    “No se van a añadir fotos nuevas, sólo mejorar aquellos textos incompletos en la media de lo posible, aunque antes de añadirlos deberemos verificar que los nuevos datos son correctos”, añade Encarna. “Es una oportunidad única que nos están ofreciendo entre todos los vecinos, al permitir que haya una segunda edición y por eso queremos que sea un libro aún más completo que el original”, finaliza Sonia.

    Subir