15 de agosto de 2020 15/8/20

El imprescindible trabajo en la sombra de la brigada municipal

El imprescindible trabajo en la sombra de la brigada municipal - (foto 1)
  • La Brigada Municipal de Obras y Servicios ha sido uno de los equipos más activos durante el estado de alarma: junto a Protección Civil y Policía Local han sido los encargados de la limpieza nocturna de Puçol

  • Con la vuelta a cierta normalidad, sus tareas al final de la primavera se han centrado en la poda de árboles en distintas zonas, la plantación de flores y el riego artificial en otras y, ya en verano, preparar la playa con el cuidado de la arena

MÁS FOTOS
El imprescindible trabajo en la sombra de la brigada municipal - (foto 2)
El imprescindible trabajo en la sombra de la brigada municipal - (foto 3)
El imprescindible trabajo en la sombra de la brigada municipal - (foto 4)

Dividida en equipos de trabajo autónomos que no interactuaban unos con otros, para evitar cualquier posible contagio, la brigada ha pasado los meses del confinamiento trabajando sobre todo en la limpieza y el mantenimiento, tanto de día como de noche.

Una tarea que responde a su perfil habitual: trabajo en la sombra, en muchos casos cuando los vecinos descansan o no han llegado todavía a los eventos programados. Porque ellos también son quienes montan escenarios, vallas para espectáculos o incluso ponen guapa la playa para que todos disfrutemos de la arena, el sol y el mar.

Antes y después de ese periodo de confinamiento histórico, sus tareas se centran también en el mantenimiento de las calles, plazas y parques de Puçol, para que presenten el mejor aspecto posible.

En mayo, el trabajo se inició en la plaza Senill, en la playa: retirar la arboleda deteriorada, «que era poco adecuada para esos maceteros, y se sustituyó por varios tipos de flores, un tipo de vegetación más adecuado para una zona de esparcimiento familiar», explica el concejal Paco Salavert.

A finales de mayo, se instaló un nuevo sistema automatizado de riego por goteo en la zona más ancha de la avenida Valencia. La brigada se ocupó de instalar la canalización de agua para las dos zonas ajardinadas y de plantar flores variadas.

En junio, los trabajos en la playa han sido lo más destacado: «primero se podaron las palmeras, una tarea que lleva su tiempo porque se necesita maquinaria especial y entre la playa y el casco urbano contamos con 296 palmeras», recuerda Paco.

Tras las palmeras, los setos y la vegetación del paseo marítimo han copado buena parte de los equipos de jardinería.

Una tarea que se completará en julio con la vereda Mangraners que une el pueblo con la playa: tras detectar que se ha secado, por hongos y herbicidas, parte del seto que hacía de separación entre la zona peatonal y los campos, «este verano nos hemos planteado eliminar los restos del seto y sustituirlo por isletas, pequeñas zonas de variedad de plantas, todas regadas por goteo», continúa el concejal. «Además, en todos los cambios de arbolado estamos priorizando sustituirlos por ejemplares de hoja perenne, lo que facilita las tareas de mantenimiento. No hay que olvidar que Puçol cuenta con 32 zonas verdes, entre parques, plazas y jardines»,

Mientras los jardineros trabajan en estas zonas verdes, otro equipo de la brigada se ha ocupado de poner la playa a punto: las dobles pasarelas necesarias en esta época de medidas sanitarias especiales, las sombrillas municipales, la zona de la playa accesible y el mantenimiento de la arena son algunas de las tareas que realizan cotidianamente, aunque muchos no vemos su trabajo ya que en muchas ocasiones se realizan en los horarios en que los vecinos descansamos… igual que la limpieza diaria de la arena de la playa, siempre de madrugada, para que cuando los más madrugadores acudan al primer baño, todo esté a punto.

Subir