5 de marzo de 2021 5/3/21

Apoyo al Sáhara, a la solidaridad y a las vacaciones en paz

Apoyo al Sáhara, a la solidaridad y a las vacaciones en paz - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Apoyo al Sáhara, a la solidaridad y a las vacaciones en paz - (foto 2)
    Apoyo al Sáhara, a la solidaridad y a las vacaciones en paz - (foto 3)

    Sara León, la presidenta de ASOM (Asociación para la Solidaridad con el Mundo), y la alcaldesa Lola Sánchez, firmaron el 19 de octubre el nuevo convenio de colaboración para subvencionar las actividades que realiza la ONG local, entre ellas las Vacaciones en paz que este año ha permitido a once niños saharauis procedentes del desierto del Sáhara vivir en familias de la población durante los meses de julio y agosto y participar en distintas actividades deportivas, lúdicas y solidarias.

    El acuerdo supone una subvención de 5.500 euros a cargo de la partida de cooperación internacional (0,7% del presupuesto municipal) además de 500 euros de subvención como asociación local. Un total de 6.000 euros que este año han permitido a los once niños que estuvieron en verano residiendo con familias de Puçol, no sólo la integración social, sino también asistir a los partidos del torneo de fútbol del Sáhara, el encuentro entre la Selección de Fútbol del Sáhara y la UD Puçol, la carrera solidaria en la playa y el encuentro de familias en la Vall d'Uixó.

    «Allí realizamos una manifestación, una visita al Ayuntamiento y, por último, montamos una haima junto con la federación y distintas asociaciones de inmigrantes saharauis, para recordar a los medios de comunicación que seguimos luchando por la soberanía del Sáhara», recuerda Sara León, presidenta de ASOM, quien destaca además que este año «se han apuntado al acogimiento de niños saharauis muchas familias nuevas, con ganas de colaborar en esta lucha solidaria que lleva más de cuarenta años».

    A nivel local hay que destacar que en esta edición de las Vacaciones en Paz no ha habido ningún problema de salud ni de comportamiento entre los menores, pero la presidenta recuerda que este tipo de actuaciones es más necesario cada año, porque «se va reduciendo su canasta básica a cargo del organismo que se ocupan de dar soporte a los países más necesitados, que es el PAM, Programa Mundial de Alimentos, entre otros motivos porque están apareciendo nuevos focos de refugiados a nivel mundial».

    La supervivencia en mitad del desierto, en Argelia, de los 200.000 refugiados que pertenecían a la antigua colonia española del Sáhara Occidental dura más de 40 años y, pese a las promesas de distintos organismos mundiales, el referéndum para su autodeterminación no llega, lo que está provocando nuevos problemas para su subsistencia como país, desde las ocasionales fuertes lluvias (que destruyen sus débiles casas de adobe) hasta la aparición de anemia, debido a la continuada escasez de alimentos, que va pasando factura a la constitución física de los jóvenes.

    «Si España se pusiese en su sitio en los organismos internacionales, la situación para los refugiados saharauis mejoraría, pero hay muchos intereses creados a nivel económico y, hoy por hoy, el pueblo español está demostrando una solidaridad con el pueblo Saharaui que, en cambio, nuestros gobernantes, en general, no están demostrando», finaliza Sara.

    Subir