elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

El día de los mayores congrega a más de medio millar de comensales en la Carpa Municipal

El día de los mayores congrega a más de medio millar de comensales en la Carpa Municipal - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    El día de los mayores congrega a más de medio millar de comensales en la Carpa Municipal - (foto 2)
    El día de los mayores congrega a más de medio millar de comensales en la Carpa Municipal - (foto 3)

    Las Fiestas Patronales de Pilar de la Horadada han acogido hoy la tradicional comida de hermandad de los más mayores del municipio. La Concejalía de Tercera Edad entregó a los comensales más longevos, Brígida García Rico y Salvador Sáez, ambos nacidos en 1919, un jamón para celebrar sus ganas de vivir y su alegría.

    El alcalde José Fidel Ros aprovechó la ocasión para recordar que la comida de hermanamiento se organiza cada año “con un gran esfuerzo por parte del Ayuntamiento”, e insistió en que seguirá buscando siempre la fórmula para mantener jornadas que propicien la unión de tantos vecinos.

    En la jornada festiva, que comenzó con la tradicional misa en honor a los mayores a la que asistieron las Reinas y Cortes de 2013, participaron cerca de 600 vecinos, todos mayores de 65 años, que compartieron el almuerzo en la Carpa Municipal.

    Durante la comida se disfrutó de la actuación del grupo de baile capitaneado por Raquel Peña, y se hizo entrega de los premios del concurso de parchís a Fina López, Pilar Fructuoso y Virtudes Fructuoso, así como de los premios del concurso de “butifarra” a las parejas José Martínez y Manuel Martínez, José Antonio Poveda y Francisco Pastor y José Hernández y Juan Saura.

    Por último, los más atrevidos compartieron sus poesías con los más de 500 asistentes, y a ellos se sumó la concejal, Elisabet Marcos, quien con su propia composición quiso rendir un particular homenaje a los mayores.

    La fiesta finalizó con el sorteo de cuatro lotes de regalos y la actuación del artista conocido como “el nuevo Manolo Escobar”, Juan Manuel Punzano.

    Subir