elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
ENTREVISTA

Pilar Lima (Unides Podem): “Somos la brújula que guía al gobierno valenciano para cumplir el Pacto del Botànic”

Pilar Lima (Unides Podem): “Somos la brújula que guía al gobierno valenciano para cumplir el Pacto del Botànic”
  • Entrevista con la Coordinadora Autonómica de Podem y portavoz de Unides Podem en Les Corts para hacer balance de la legislatura

MÁS FOTOS
Pilar Lima (Unides Podem): “Somos la brújula que guía al gobierno valenciano para cumplir el Pacto del Botànic” - (foto 2)

Unides Podem se define como la brújula que mantiene la estabilidad del gobierno del Botànic -forma parte del mismo junto a PSOE y Compromís- y encauza el debate para que se cumpla el acuerdo firmado a principios de la legislatura, tal y como valora  Pilar Lima, portavoz de Unides Podem en Les Corts. Elperiodic.com comienza un ciclo de entrevistas con los representantes de todos los partidos políticos en Les Corts y lo hace con Pilar Lima (Unides Podem) para hacer balance de una legislatura muy complicada.

La pandemia que nos cambió la vida, también la forma de gobernar, monopolizando la actualidad política con el objetivo de salvar vidas. Pero a pesar del coronavirus, se ha seguido legislando y aprobando leyes como la del juego valenciana, una de las más restrictivas en la materia, o avances en la ley de la vivienda así como la desprivatización de la sanidad pública.

Sobre todos estos temas, también la afectación de los cambios en Podemos y la salida de Pablo Iglesias del partido, hablamos en esta entrevista con la portavoz de Unides Podem en Les Corts, Pilar Lima:

Muchas gracias por atendernos, nos gustaría empezar haciendo un balance de cómo está yendo esta legislatura.

Estamos muy contentos porque somos la brújula que ha estado guiando el gobierno valenciano del Botànic y siento que formamos parte de él tanto en las acciones de gobierno como en la acción parlamentaria. Hemos ofrecido sostenimiento y fortaleza al gobierno y eso se nota. Estamos en un gobierno de coalición, somos tres socios, a veces discrepamos y a veces coincidimos pero lo importante es lo que está firmado, el acuerdo del Botànic que es la guía.

¿Qué líneas destacaría de estos dos años?

Lo último en lo que estamos es la desprivatización, ese es el reto, una sanidad 100% pública a través de la gestión directa. Igual que trabajamos en la anterior legislatura cuando conseguimos la desprivatización del hospital de Alzira, el siguiente paso es el de Torrevieja.

¿Con qué plazos juegan?

Para antes de mes de octubre tiene que volver a la sanidad pública. Existe un consenso unánime entre el comité de empresa, sindicatos, usuarios y personal sanitario. Se quiere la reversión aunque sabemos que Ribera Salud no va a soltarlo tan fácilmente, pero no vamos a permitirle el chantaje al gobierno valenciano. El escenario de la no privatización del hospital de Torrevieja no cabe en el imaginario de este gobierno.

La pandemia nos ha dado lecciones y nos ha enseñado que lo público es lo que nos salva y así se ha visto con el papel de la sanidad pública durante esta pandemia. Ha sido muy duro, hablamos de tres olas, de muchos fallecimientos y colapso sanitario. Hemos aprendido de los errores para hacerlo mucho mejor y ahora la incidencia está por debajo de lo que nos recomienda el Ministerio. El país valenciano está bien y tenemos que seguir manteniéndolo, es cierto que las medidas son duras pero todos hemos arrimado el hombre para salvar la situación. Y los retos ahora pasan por recuperar la economía, gestionar los fondos europeos que tienen que llegar y encauzarlo todo hacia un modelo de reinsdustrialización que sea respetuoso con el medio ambiente.

Comenta que han aprendido de los errores, ¿a cuáles se refiere?

Ha habido errores, por ejemplo cuando intentamos salvar la Navidad y como consecuencia vino la tercera ola, fue el momento más dramático. Desde Unides Podemos pedimos el confinamiento total viendo el colapso sanitario y esto nos ha enseñado a hablar en consecuencia.

Al final, parece que la pandemia haya paralizado todo pero, por ejemplo, hemos aprobado la ley del juego valenciana para frenar a esas casas de apuestas que tanto daño han hecho a las clases populares. Hemos impulsado esta ley que va a ayudar a muchas personas jóvenes a no caer en la ludopatía, es una ley del juego referente. Otro tema importante es el de la vivienda. Desde la Conselleria de Vivienda estamos realizando un gran trabajo y por primera vez tenemos una sensación de que el parque público de vivienda sí está aumentando de forma exponencial. Ojalá pudiera realizarse de una forma más rápida porque la vivienda es un derecho y donde comienza el proyecto vital de la gente.

En este tema se ven especialmente afectados los jóvenes

Nos preocupa mucho la situación de los jóvenes que pasaron la crisis del 2008 y ahora la actual. Esta la tenemos que encauzar de una forma diferente, no con medidas austericidas sino manteniendo y blindando los servicios públicos. Por lo que respecta a la vivienda, vemos que un 72% de jóvenes no puede emanciparse según los datos del Consell Valencià de la Joventut, esto no tiene cabida en nuestra sociedad, es un reto y una prioridad.

¿Cómo han afectado los últimos cambios de partido a nivel nacional a Podem en la Comunitat Valenciana? Me refiero, por ejemplo, a la salida de Pablo Iglesias de la formación.

El 19 de junio hará un año de la nueva dirección y estoy muy satisfecha con la vida del partido. Estoy viendo como hay implantación territorial y tenemos estructura, esa es la apuesta. Se está notando que es un partido vivo, con más de 2.000 militantes… aquí han venido compañeras de partido ministras como Ione Belarra, Irene Montero o Yolanda Díaz, esto significa que se está poniendo en valor la organización. Pablo Iglesias ha dado un paso al lado y hemos recibido su herencia, ahora tenemos que trabajar en un proyecto coral, feminista, con mujeres líderes como Ione Belarra que probablemente sea nuestra próxima Secretaria General, o Irene Montero que es una líder o Yolanda Díaz, que queremos sea nuestra próxima presidenta del Gobierno. Yolanda Díaz ha conseguido ocho acuerdos entre sindicatos y patronal y está haciendo una gran labor dentro del ministerio de Trabajo con los ERTE, que han salvado a miles de familias en esta etapa. El reto es crecer en todos los sentidos, madurar, ir sumando con un espacio vivo y diverso.

¿Temen que la derecha vaya ganando terreno? ¿Cómo pretenden frenar su avance?

Esto se combate con políticas tangibles, que lleguen a cada persona. Porque hay situaciones diversas como la precariedad laboral, los riders, falsos autónomos, trabajadoras de domicilio, estamos velando por sus derechos, facilitando el acceso a la vivienda, regulando el precio de los alquileres. Esto puede dar facilidad a los jóvenes que, de forma individual o en pareja, puedan acceder a una vivienda. Se recomienda que el 30% del salario vaya para el alquiler y no más. Si vamos consiguiendo todo esto, democratizando la energía, la luz, los oligopolios que imponen precios muy abusivos.. frente a todas estas políticas las derechas no tienen proyecto, el único proyecto es limitar las libertades. Aquí hemos impulsado ayudas a las pymes y los autónomos con el Plan Resistir y esto no se ha hecho en la comunidad de Madrid. Los ciudadanos sienten que su gobierno es cercano, siempre hemos sentido que la política estaba lejos de la ciudadanía y no podemos permitirlo.

Ha comentado el elevado coste de la luz. ¿Cómo valora la subida que ha habido ahora en junio?

Estamos buscando que las familias con dificultades no tengan que pagar. Queremos que se beneficien las familias y no las grandes empresas. La transición ecológica no puede recaer solo sobre las clases populares sino sobre las empresas. Nuestro reto aquí es la empresa pública de energía, que seamos capaces de producir nuestra propia energía local con proyectos de energía solar y placas fotovoltaicas. Se puede abaratar el precio de la luz, pero con voluntad y va a costar. Es como la regulación de los precios de alquiler, nos va a costar pero lo vamos a conseguir.

Hemos hablado de vivienda, energía…. ¿Algún otro reto para estos dos años que quedan de legislatura?

Actualmente desde la Conselleria de Transparencia que dirige la consellera Rosa Pérez se han aprobado los presupuestos participativos. 200 millones de euros y las personas podrán presentar sus proyectos. También sobre la recuperación de la economía, a través de los fondos europeos. Tenemos que invertirlos muy bien para la recuperación de la economía y pensando en la reindustrialización, en un modelo productivo diferente. Un ejemplo práctico muy fácil, las mascarillas. No tuvimos capacidad de producir aquí y tenían que venir en aviones de China. ¿Por qué? Si las hiciéramos nosotros crearíamos empleo, a eso me refiero. Y aprovechar los fondos europeos para fortalecer también los servicios públicos, educación, sanidad, servicios sociales… fortalecer todo el sistema.

Regresando a la actualidad, la Comunitat Valenciana tiene 2.092.408 personas con una dosis de la vacuna y habéis pedido que se liberalicen para que avance el proceso más rápido, ¿verdad?

Nosotros hemos pedido la liberalización de las vacunas y de las patentes y nos está costando. Queremos recuperar la economía y eso va ligado a la vacunación. Parece que las empresas farmacéuticas están muy lejos pero no es así y necesitamos que la vacunación avance.

Se ha pedido también a nivel nacional pero sin resultado todavía.

Sí, en el Senado se aprobó pedirlo pero es Europa la que tiene la voz cantante. Se pidió pero algunos partidos votaron en contra.

¿Qué espera del gobierno del Botànic estos dos años de legislatura?

Me siento muy satisfecha aunque siempre se puede mejorar. El Botànic se ve estable, con solidez y no es por presumir pero somos la brújula que está dentro del gobierno valenciano, encauzando para que no nos salgamos del camino. Se nota que somos un referente y así nos lo dicen los compañeros del resto de autonomías. Todo ello a pesar de que tenemos una oposición poco constructiva y que arrima poco el hombre, lo hemos visto sobre todo en esta pandemia. Nosotros tenemos que seguir adelante, endurecerse sin perder la ternura.

 

Subir