29 de octubre de 2020 29/10/20

El Ayuntamiento de Picassent, inmerso en un imparable impulso de la administración electrónica

El Ayuntamiento de Picassent, inmerso en un imparable impulso de la administración electrónica - (foto 1)

    En el último mes, la Oficina de Atención Ciudadana (OAC) ha visto cómo se disparaba el número de atenciones vía telemática. En la actualidad, continúa sólo la atención presencial con cita previa para la emisión de certificados de firma electrónica. La solicitud masiva de este tipo de documento pone en evidencia un cambio sobrevenido e inevitable en las gestiones de la Administración Pública.

    El estado de alarma y las consecuentes restricciones de movilidad han hecho que en la OAC se hayan disparado las peticiones para emitir certificados de firma electrónica. Cabe recordar que hasta el momento es el único trámite que se puede hacer en la Oficina de Atención Ciudadana y siempre con cita previa. En el último mes se han tramitado un total de 370 certificados de firma electrónica y ahora ya hay personas apuntadas con cita hasta la segunda semana de junio.

    Además, donde también se han batido récords de atención ha sido a través del correo electrónico. El hecho de no poder salir de casa, y muchas personas no disponer de certificado electrónico, ha producido que cerca de 2300 gestiones se hayan llevado a cabo vía e-mail. Asimismo ha ocurrido con las atenciones y consultas por teléfono que, debido a su crecimiento exponencial, ha obligado al Ayuntamiento a poner una segunda centralita para poder atender todas las llamadas sin largos tiempos de espera.

    “La llegada de la pandemia del Covid19 ha acelerado de manera inevitable el impulso de la administración electrónica. La situación de confinamiento nos ha obligado a cambiar la manera de funcionar, y en el caso de Picassent, la gestión electrónica era un tema sobre el que estábamos trabajando dentro de un proceso más progresivo, a un ritmo que facilitara más la adaptación. Pero esta crisis sanitaria nos ha obligado, tanto a la ciudadanía como a la Administración, a meternos de lleno en la vía digital”, afirma Cristina Renau, coordinadora de la OAC.

    De momento, el personal trabajador de la OAC desarrolla sus tareas en dos grupos: unos de manera presencial, atendiendo el teléfono y resolviendo cuestiones que surgen y hay que tramitarlas con cierta urgencia, y por supuesto también ayudando a la gente que, aunque no hay atención, se acercan a preguntar dudas. Por otro lado, el personal que está teletrabajando es el encargado de hacer las gestiones de correo electrónico, elaborar el registro telemático, los empadronamientos, tramitar documentación que entra por ORVE y los edictos.

    “Desde el Ayuntamiento estamos haciendo un gran esfuerzo para afrontar este salto cualitativo que se está produciendo a nivel administrativo. Estoy segura que este aprendizaje acelerado al que nos vemos obligados provocará que en un futuro disminuyan el número de atenciones presenciales. No obstante, hay que evitar a toda costa la brecha digital, por eso en la OAC, aunque todavía no tenemos fechas para la vuelta a la normalidad, en un futuro próximo siempre se estará a disposición de aquellas personas que no tengan acceso a las nuevas tecnologías”, afirma Ester Carbonell, concejala de Modernización Administrativa.

    Subir