27 de noviembre de 2020 27/11/20

La Unión de Festejos y la concejalía de Fiestas piden a los partidos que dejen los Moros y Cristianos al margen de la disputa política

La Unión de Festejos y la concejalía de Fiestas piden a los partidos que dejen los Moros y Cristianos al margen de la disputa política - (foto 1)
  • Destacados dirigentes de Ciudadanos han criticado el acto organizado por la entidad festera para plasmar en su Libro de Honor la cancelación de las fiestas de 2020

Dejar cualquier disputa política al margen de las fiestas es el mensaje que el presidente de la Unión de Festejos, Enrique Rubio, y la concejala de Fiestas, Ana Tortosa, han lanzado después de las críticas de dos destacados dirigentes del partido político Ciudadanos en sus redes sociales sobre el acto organizado por la entidad festera el pasado viernes.

La Unión de Festejos reunió, adoptando todas las medidas de seguridad, a los presidentes de las diez comparsas de los bandos moro y cristiano, los alcaldes de fiesta, la Mayordomía de San Bonifacio, el sacerdote Antonio Verdú que era el párroco de la iglesia de San Bartolomé cuando se suspendió, así como a la alcaldesa y la edil de Fiestas en representación del Ayuntamiento. Todos ellos firmaron en el Libro de Honor de la entidad festera, dejando constancia para el futuro de los motivos que llevaron en abril a la suspensión de las fiestas del año 2020, algo que entonces se hizo de manera telemática.

El presidente de la Unión de Festejos ha explicado que “es un acto organizado por la Unión de Festejos porque entendimos que era necesario dejar constancia de esta situación y que quede reflejado para la historia”, respondiendo así a las afirmaciones de los dirigentes de Ciudadanos en las que atribuyen a la alcaldesa la idea de realizar el citado acto.

La concejala de Fiestas ha pedido al grupo municipal de la oposición que “deje la política al margen de la fiesta por respeto a todo el trabajo que realiza la Unión de Festejos, las comparsas, la Mayordomía y todos los festeros”.

“En todo momento los asistentes llevaron la mascarilla, el salón estaba perfectamente ventilado con las ventanas y puertas abiertas y hubo distancia entre las sillas”, ha indicado Enrique Rubio quien ha añadido que “el posado para la foto a la que hacen alusión en sus críticas duró apenas 30 segundos, nadie se quitó la mascarilla y por tanto no hicimos nada que supusiera un riesgo para nadie”.

Subir