27 de mayo de 2019 27/5/19
La fiesta de los 21 años de la Asociación de la Comunidad Valenciana en Uruguay

Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay

Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 1)
MÁS FOTOS
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 2)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 3)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 4)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 5)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 6)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 7)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 8)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 9)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 10)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 11)
Una pequeña Comunidad Valenciana dentro de Uruguay - (foto 12)

Si fuera una película, la lluvia sería un aspecto más para transmitir algo, pero en un invernal Montevideo, un día lluvioso es algo común. En una cafetería del centro de la capital de este pequeño país comienza esta historia. Allí, sentada frente a Paco (habitual de este periódico), conversé largas horas, mientras las gotas golpeaban contra los cristales. La inmigración (o emigración, según el punto de vista desde el que se mira), la economía mundial, las diferencias culturales, las enseñanzas de la vida, el valor de los afectos… la fecha acordada para volver a vernos era el 21 de agosto, día en que se cumplían los 21 años de la Asociación de la Comunidad Valenciana en Uruguay.

Ese domingo, un montón de familias, valencianas y no tanto, se reunieron para conversar, escuchar música y comer una tradicional paella, para no perder las costumbres que los arraigan a su tierra natal. Grande fue mi sorpresa al ver que lo que menos hay son valencianos: gran cantidad de uruguayos cuyos abuelos nacieron en el Levante, y algunos que simplemente estaban allí porque les gusta reunirse a compartir las costumbres valencianas. También acompañaban la velada los presidentes de otras entidades relacionadas con España, como Ligia García, presidente del Centro Asturiano, Jorge Torres Cantalapiedra, presidente de la Federación de Instituciones Españolas, Rosita Lladó de López Rama, presidente del Centro Balear del Uruguay, Jorges Moldes, presidente del Club Español, y como no podía ser de otra manera, Manuel Hernández Roca, el presidente de la Asociación de la Comunidad Valenciana.

En una casa antigua cercana a una conocida Sociedad Hospitalaria fundada por españoles, se degustó una paella, acompañada de cantos típicos valencianos por parte del grupo de canto de la Asociación, en un clima tranquilo y familiar, mezclando la idiosincrasia de los valencianos y los uruguayos, que tienen mucho en común, y a la vez son tan diferentes.

 Nacimiento de la “Casa de Valencia”

En 1951 surge la idea, entre unos cuantos valencianos, incluido el padre del actual presidente de la Asociación. El Centro Aragonés brinda su apoyo a los pocos valencianos que emigraron al Uruguay durante la época de la Guerra Civil. Por un tiempo desaparece, y es el espíritu valenciano de Manuel Hernández el que lo hace resurgir en 1990. Con mucho esfuerzo, desde hace cuatro años que consiguen mantener la sede actual, una casona antigua y reformada para las necesidades de la Asociación.
Su principal idea es perpetuar las costumbres valencianas y darlas a conocer a la población uruguaya, mediante la organización de paellas, Fallas, y mediante un grupo de canto y danza.

 La unión y la fuerza

La Federación de Instituciones Españolas es la encargada de unir a todos los centros españoles de capital e interior del Uruguay, mediante dos fechas especiales: el 12 de octubre, día de la Hispanidad, en el que se realizan ofrendas patronales y se entregan los Premios Colombo; y el 19 de noviembre, día de La Maja. Además, el primer martes de cada mes se realiza una asamblea de todas las Asociaciones y Casas en las que se organizan diversas actividades culturales conjuntas, como comidas, bailes y espectáculos variados.
Por otra parte, el Club Español surge de la inquietud de un grupo de españoles emigrantes, y busca que todos los representantes de las Comunidades Autónomas sin sede propia se puedan reunir (como por ejemplo, los riojanos y sus descendientes). Difunden así la cultura y el folklore español, realizan actividades educativas y son la sede de las autoridades españolas que visitan el país, a modo de embajada.

 

 1 comentario
peperone
peperone
04/09/2011 10:09
Que gran pais_ito !! Que recuerdos !! y que mar ...

Uruguay es una gran muestra de la convivencia entre culturas, es un pais donde el 80% de su poblacion son inmigrantes europeos, entre ellos el 40% de españoles. Donde hasta el dia de hoy se sigue recibiendo al inmigrante como a un aportador de experiencia que suma, y no como aqui donde donde nos tratan de convencer que el inmigrante resta!. Uruguay como la Argentina y tantos paises del sur, son los claros ejemplos de la maleducacion e ingratitud que tenemos los Españoles, ya que jamas nos acordamos de ellos cuando hablamos de nuestras emigraciones. Siempre nombramos a Alemania o Suiza que son paises de mas nombre, pero son un porcentaje infimo de emigrados al lado de estos tan generosos paises del sur que tan bien nos acogieron. Y para colmo de males, de un tiempo a esta parte, los que viven ahora entre nosotros, que en muchos casos son los hijos o nietos de los emigrados nuestros, que para nosotros ya no son "personas", ahora son Inmigrantes Sudacas que vienen a invadirnos. Reflexión