7 de marzo de 2021 7/3/21

Peñíscola lamenta las consecuencias económicas de retrasar su paso a la fase 2

Peñíscola lamenta las consecuencias económicas de retrasar su paso a la fase 2 - (foto 1)
  • PSOE, PP, Ciudadanos y Compromís se han unido en un comunicado conjunto en el que piden explicaciones a Sanidad: “Este retraso en el cambio de fase agravará seriamente la reactivación de nuestro sector turístico”

MÁS FOTOS
Peñíscola lamenta las consecuencias económicas de retrasar su paso a la fase 2 - (foto 2)

Algunos alcaldes de localidades como Benidorm, Torrevieja o Vinaròs denuncian haber recibido un “trato injusto” y acusan a la conselleria de “falta de transparencia” después de que la consellera de Sanidad, Ana Barceló, haya anunciado que la Comunitat no va a solicitar pasar a la fase 2. Este jueves se ha sumado a esta denuncia el ayuntamiento de Peñíscola.

Los portavoces del Ayuntamiento de Peñíscola, tanto PP, como Compromís, Ciudadanos y PSOE han mostrado su disconformidad con la decisión tomada por la Conselleria de Sanitat Universal de la Comunitat Valenciana de no permitir que el Departamento de Salud de Vinaròs, del cual depende el municipio, pueda pasar a la Fase 2 este lunes 25 de mayo tal como estaría previsto. Lamentan que el cambio se retrase, como mínimo, hasta el 1 de junio: “Entendemos la complejidad de la situación y que la salud de las personas está por encima de todo. Por eso, no podemos entender que, a pesar de cumplir la mayoría de los criterios, no se nos permita acceder a la Fase 2”.

En un comunicado, lamentan la grave afección económica a la que se enfrenta la localidad: “Tanto en el ámbito municipal como privado, la ciudadanía de Peñíscola está llevando a cabo, durante las últimas semanas, un intenso trabajo de adaptación para recobrar la normalidad con todas las garantías posibles de atención, servicio y trato en todos sus sectores productivos”.

Otro de los puntos que les preocupa con esta decisión es el perjuicio turístico: “Este retraso en el cambio de fase agravará seriamente la reactivación de nuestro sector turístico, puesto que imposibilitará acoger a más clientes en el interior de los locales y retrasará la llegada de turistas y visitantes de otras provincias que sí que se encuentran con la posibilidad de desplazamiento”.

En este comunicado, el Ayuntamiento ha querido agradecer y valorar de forma pública la profesionalidad de todos los trabajadores y trabajadoras del Centro de Atención Primaria y del Hospital Comarcal de Vinaròs, así como de sus equipos directivos “que durante esta pandemia han demostrado su valía, perseverancia y eficacia como servidores públicos de la sanidad que han permitido preservar la vida de muchos de nuestros vecinos y vecinas”.

Exigen explicaciones "independientemente del color político"

El Ayuntamiento denuncia “un trato poco acertado” a aquellas comarcas o zonas geográficas que distan sustancialmente de las áreas urbanas y metropolitanas de la Comunidad Valenciana donde se concentran muchos de los servicios administrativos y su consecuente influencia territorial.

Peñíscola no entiende cómo los criterios sanitarios y técnicos que nos permitieron pasar de la Fase 0 a la Fase 1, ahora no sirvan para continuar con el proceso de desescalada asimétrica por departamentos de salud y piden a la Conselleria de Sanitat que informe de qué parámetros no se cumplen para no dejar pasar a la siguiente fase al Departamento de Salud de Vinaròs.

“Con la más absoluta lealtad institucional hacia la Administración autonómica, pero también con la más absoluta lealtad hacia los intereses de toda la ciudadanía de Peñíscola, independientemente del color político, solicitamos que esta decisión sea explicada y que se tengan en cuenta las singularidades de los diferentes departamentos de salud de la Comunidad Valenciana para poder avanzar a la fase 2”, han concluido en un comunicado firmado por los por Raquel París Marín, portavoz del Grupo Popular de Peñíscola, Isabel Esbrí Navarro, portavoz del PSPV-PSOE, Vicent Castell Burriel, portavoz de Compromís per Peníscola y Javier Mateu Borrás, portavoz del Grup Ciutadans.

 

Subir