26 de febrero de 2020 26/2/20

Ver para creer

Ver para creer - (foto 1)
  • Los de Carlos Sánchez, que remontaron tras el descanso, pagaron en exceso la falta de gol ante un inspirado Molina (4-3)

Otra vez tú, otra vez Tudela. El Peñíscola RehabMedic volvió a caer en la ‘Caldera’ navarra en un partido marcado por la falta de acierto visitante y la rigurosa expulsión de Álex Verdejo, hombre clave en defensa que ha mermado a los visitantes en la recta final de un duelo que se decidió en los últimos minutos, con un tanto de Rubi, a la contra, tras errar uno de los muchos manos a manos que tuvieron los del Baix Maestrat ante Molina.

En los primeros segundos de juego, los castellonenses dispusieron de dos saques de esquina que Molina sacó con acierto. El guardameta del Aspil Vidal se erigió en protagonista en los primeros compases del encuentro, al igual que Gonzalo, quien realizó dos buenas paradas, pero nada pudo hacer en el tanto de Roger, al cazar éste un rechace con el madrileño en el suelo.

Pese a que el tanto llegó en el mejor momento de los visitantes, los de Carlos Sánchez no se arrugaron y consiguieron el tanto del empate minutos más tarde, con una jugada al segundo palo finalizada por Javi Alonso. Seguidamente, los colegiados expulsaron a Álex Verdejo por doble amarilla -la primera al entender que ejecutó sin permiso una falta que acabó en gol- pero que no influyó en un marcador que Andresito, antes del descanso, decantó del lado Tudelano. En la jugada previa, Yeray había fallado un mano a mano ante Molina.

En la vuelta de vestuarios, el Peñíscola RehabMedic desarboló por completo a los navarros, con el dominio del juego que se tradujo en la remontada en el marcador. En primer lugar Míchel. El andaluz robó un balón en banda y batió al meta del Aspil con un soberbio punterazo. Posteriormente, en un nuevo robo, Yeray le cedió el balón a Juanqui para que el pivot extremeño pusiera por delante a los valencianos.

Con el electrónico a favor, los de Carlos Sánchez se mostraron muy cómodos y dispusieron de infinidad de ocasiones para distanciarse en el marcador, pero Molina atajó cuantas oportunidades crearon los del Baix Maestrat. Pato, a la desesperada, sacó portero-jugador y en la segunda jugadalos de Tudela obtuvieron el premio del gol, de nuevo por medio de su capitán.

Con la igualada, las ocasiones del Peñíscola RehabMedic se siguieron sucediendo, al igual que las paradas del meta aragonés, quien permitió a los suyos sumar un importante triunfo con el tanto de Rubi a falta de dos minutos para el final. A partir de ese momento, los visitantes jugaron con superioridad en pista, generando un peligro que no se materializó y que supuso la derrota de los valencianos.

Subir