elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

Agricultura ultima las bases que abren la puerta para culminar la histórica concentración parcelaria de Pego-Oliva después de cincuenta años

Agricultura ultima las bases que abren la puerta para culminar la histórica concentración parcelaria de Pego-Oliva después de cincuenta años - (foto 1)
  • El proceso permitirá clarificar la propiedad de las parcelas y reordenar el cultivo del arroz en el marco del parque natural

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica está a punto de concluir el documento que contiene las bases provisionales de la concentración parcelaria en el humedal de Pego-Oliva.

Los trabajos para la elaboración de esas bases, que se iniciaron en marzo de 2019 y se han centrado en una labor de investigación dirigida a clarificar la propiedad de las parcelas, abren la puerta para la culminación de un largo e histórico proceso de concentración parcelaria que se inició hace 50 años y que se ha visto sometido a múltiples avatares.

El secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, que acompañado por el director general de Agricultura, Antonio Quintana, se ha reunido con los responsables de los ayuntamientos de Pego y Oliva, remarca que "con la inminente aprobación y exposición pública de las bases empezamos a ver la luz al final de un largo túnel y si bien ahora se abrirá una fase de alegaciones no es menos cierto que se trata de un paso decisivo para poder resolver un conflicto histórico de una vez por todas".

Efectivamente, la concentración parcelaria en la zona de Pego-Oliva se inició en 1970 cuando el ministerio de Agricultura declaró de utilidad pública un perímetro comprendido en el entonces coto arrocero que incluía los términos de las poblaciones citadas y que dio pie al inicio de diversos procedimientos que inicialmente tenían por objeto transformar el marjal en una zona de cultivo hortícola mediante la concentración de parcelas.

Sin embargo, diversos acontecimientos y, sobre todo, el creciente interés por la conservación de los humedales llevó a la Generalitat a elaborar en 1994 la Ley de Espacios Protegidos que declaró la suspensión de la concentración parcelaria en Pego-Oliva hasta que no se diseñase un plan de ordenación de los recursos naturales.

Ese plan se materializó en 2004 mediante un decreto del Consell que permitía el mantenimiento de las actividades agrarias tradicionales, principalmente las vinculadas al cultivo del arroz debido a su interés ecológico, socieconómico y cultural, al tiempo que fijaba una zona especial de protección del humedal donde no están permitidas las prácticas agrícolas.

El resultado fue el establecimiento de dos áreas, entre otras, claramente diferenciadas en el parque natural: una, la zona de especial protección y otra, la zona arrocera. En ambas la propiedad sigue vigente como hace décadas, pero sin embargo la realidad física y la del propio cultivo presentan discordancias que han generado no pocos problemas.

Una vez declarada la utilidad pública de la concentración parcelaria mediante el Decreto 6/2018 del Consell y con las ya aludidas tareas de investigación de esas propiedades que concretarán en el documento de bases, podrá clarificarse el panorama, que junto con el futuro proyecto y acuerdo, permitirán completar la concentración parcelaria con todas las garantías jurídicas necesarias.

El perímetro de esa concentración parcelaria comprende en estos momentos una superficie de 886 hectáreas, de las cuales 608 se encuentra en Pego y las 278 restantes en Oliva. El número de parcelas incluidas en el proceso se eleva a 2.868 -2.023 en Pego y 845 en Oliva-, mientras que el número de propietarios involucrados asciende a 916.

Subir