29 de octubre de 2020 29/10/20

Los Quintos ultiman la Fiesta del Ajo en Benassal

Los Quintos ultiman la Fiesta del Ajo en Benassal - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Los Quintos ultiman la Fiesta del Ajo en Benassal - (foto 2)

    Los Quintos 2016 de Benassal organizan el próximo sábado, 20 de febrero, la Fiesta del Ajo, celebración que se perdió a causa de la Guerra Civil y fue recuperada en 1989. La comida típica del ajo, la entrada del arriero con el encendido de la tea y el desfile de disfraces son algunos de los actos más característicos.

    La fiesta arrancará a las 11 h con los pasteles y la 'barreja' en los porches del ayuntamiento. Después, a la hora de comer y en el pabellón cubierto, el ajo arriero será el plato principal. Se trata de un plato fundamentado en el bacalao, huevo y ajo, que actualmente se complementa con longanizas, chorizos, morcilla y panceta. El Dúo Sabor 2000, pondrá la música a continuación.

    A las 19 h esta prevista la entrada del arriero por las calles del pueblo. A lo largo del recorrido, el arriero y los majoralets paran tres veces para recitar las 'lloes'. En la plaza En Palanques se baila el ball pla a la luz de la tea. Después, el espectacular desfile de disfraces contará con la música de la charanga "Vi, festa y bureo".

    Y por la noche, la orquesta Rumbo Norte y la macrodiscomóvil The Luxe pondrán el broche final a la celebración. Hasta el viernes se pueden comprar las entradas anticipadas en los bares del pueblo.

    -Historia

    La fiesta se perdió a causa de la guerra civil y la posterior prohibición impuesta por la dictadura. En 1988, la asociación cultural “Les Tres Forques” se lanzó a recuperarla basándose en los testimonios orales y el libro de Carles Salvador “Les festes de Benassal”. Intentava así preservar al máximo la tradición. Este grupo de jóvenes pasó el testigo a los quintos, que cada año son los encargados de organizarla.

    El aspecto más tradicional lo encontramos durante la tarde, se trata de la entrada de la tea, acto que representa el regreso a la localidad de los comerciantes (traginers) después de ir por los pueblos vendiendo telas. El retorno se simboliza en la figura del arriero que es recibido por los majoralets, dos jóvenes que habían sido sorteados a quintas. Junto a estos se encuentran las caballerías, la dolçaina y el tabalet. A lo largo del recorrido, el arriero y los majoralets paran tres veces para recitar las 'lloes', canciones en tono burlesco sobre la vida rural. El punto final es la plaza En Palanques donde se baila el ball pla a la luz de la tea. Para cerrar las actividades queda el desfile de disfraces presidido por la carroza de la reina y las damas, así como la posterior verbena.

    Subir