24 de febrero de 2021 24/2/21

Protestas en los centros de salud de Burriana, Nules, Onda y La Vall d’Uixó por una atención primaria “al borde de colapso”

Protestas en los centros de salud de Burriana, Nules, Onda y La Vall d’Uixó por una atención primaria “al borde de colapso” - (foto 1)
  • Carteles a las puertas de estos centros denuncian los recortes en sanidad que han afectado a los usuarios pero también a los profesionales “plenamente expuestos a la pandemia por falta de EPI”

MÁS FOTOS
Protestas en los centros de salud de Burriana, Nules, Onda y La Vall d’Uixó por una atención primaria “al borde de colapso” - (foto 2)
Protestas en los centros de salud de Burriana, Nules, Onda y La Vall d’Uixó por una atención primaria “al borde de colapso” - (foto 3)
Protestas en los centros de salud de Burriana, Nules, Onda y La Vall d’Uixó por una atención primaria “al borde de colapso” - (foto 4)

Retallar la sanitat mata. Les persones abans que el negoci”. Es la denuncia que hemos podido ver en algunos centros de salud de La Vall d'Uixó, Nules, Burriana y Onda en los que aparecían este miércoles carteles protestando por los recortes de sanidad y que afectan directamente a la atención primaria.

Detrás de esta protesta está el núcleo de la Plana Baixa d'Endavant (OSAN), quien ha querido denunciar con esta acción “cómo los recortes en sanidad han dejado la salud pública al borde del colapso”.

En un comunicado, desde OSAN lamentan que los sucesivos recortes en la sanidad pública aplicadas por los gobiernos de la derecha “han dejado los centros sanitarios al borde del colapso, con los profesionales plenamente expuestos a la pandemia por falta de EPI y los usuarios sin poder recibir la atención necesaria”.

Tachan al sistema capitalista de “inoperante” para garantizar la salud de la ciudadanía “en el momento que más lo hemos necesitado”. Asimismo, denuncian que los actuales gobiernos progresistas “no se han atrevido a tocarle un pelo a la sanidad privada” y han cedido al sector público sólo un 5,5% de sus camas “mientras con fondos públicos debían habilitar hospitales de campaña, pabellones, polideportivos u hoteles”.

En la misma línea, exigen un sistema sanitario de provisión, gestión y titularidad 100% pública. Un sistema de salud que apueste por la mejora del estado de salud de las clases populares, por unas mejores condiciones laborales para sus profesionales “y sobre todo, necesitamos que los cuidados sean cubiertas con recursos públicos y que no seamos las mujeres de clase trabajadora quien las sostengamos”.

Subir