30 de septiembre de 2020 30/9/20

Marco lamenta que el PP haya rechazado la oferta de consenso para defender al sector azulejero con 21 medidas concretas

  • La portavoz de Industria denuncia que el PP ha preferido anteponer los intereses partidistas en lugar de consensuar un documento para reclamar medidas de apoyo a la cerámica

La portavoz de Industria del grupo parlamentario socialista, Amparo Marco, ha lamentado hoy que el PP haya rechazado finalmente la oferta de consenso planteada en la comisión de las Cortes Valencianas y no haya apoyado ni una sola de las 21 medidas propuestas por los socialistas, muchas de ellas planteadas por la propia patronal azulejera, para apoyar al sector cerámico de Castelló en plena crisis. Entre otras cosas, el grupo socialista planteaba la necesidad de que la Generalitat tomase la iniciativa y crease una mesa para abordar los problemas concretos del sector cerámico en la que se encuentren representados los agentes sociales, el Gobierno Central y la Generalitat Valenciana. Para Marco, “el PP ha preferido arrinconarse en la trinchera y anteponer cuestiones partidistas que apostar por verdaderas soluciones para el sector cerámico desde la administración competente, que es la Generalitat, que concentra prácticamente todas las competencias en la materia”.  Además, ha recordado los importantes esfuerzos realizados por el ministerio de Industria, gracias a los cuales las empresas del sector cerámico podrán acogerse a las ayudas para el fomento de la competitividad de los sectores estratégicos industriales, dotadas con un presupuesto para el periodo 2009-2010 de 261,5 millones de euros.

Los socialistas también han puesto de manifiesto en su enmienda que una de las formas de tratar de suplir la caída del la demanda privada, sería el uso en obra pública del azulejo. La innovación ha hecho que hoy en día existan materiales cerámicos tanto para el uso en el interior de edificios, como para el exterior en fachadas, de uso decorativo y para aceras y mobiliario urbano, por ello proponían incentivar el uso de la cerámica en obra pública, especialmente al amparo de las ayudas anunciadas para paliar la crisis. Marco también ha lamentado el rechazo del PP a la enmienda que proponía la puesta en marcha de un Plan de Reforma y Rehabilitación que tenga como objeto impulsar el mercado de la reforma y la rehabilitación de edificios sobre todo de edificios públicos.

Uno de los problemas con los que actualmente se encuentra el sector es la falta de financiación debida fundamentalmente al cambio en la normativa del Banco de España y en este sentido, los socialistas planteaba, en el marco de sus competencias de la Generalitat, la puesta en marcha un Plan de Financiación para el sector cerámico, fundamentalmente para el corto y medio plazo y que, a través del IVF, ponga en marcha una línea de financiación específica para las empresas del sector cerámico, en especial para aquellas que por sus características no son pymes pero que su tamaño tampoco les da ventajas adicionales. Todas ellas propuestas que han sido rechazadas por la mayoría del PP.

En la misma línea se abogaba por potenciar la Sociedad de Garantías Recíprocas ampliando su capital desde todas las instituciones que en ella estén representadas, así como considerar como Pymes a las medianas empresas del sector. Otra de las medidas que planteaban los socialistas en su enmienda pasaba por poner en marcha  un Plan de ayuda para la realización de inversiones medioambientales en el sector cerámico. Este Plan debía contemplar tres tipos de actuaciones: control de la emisión de partículas procedentes de acopios de materias primas al aire libre, instalación de sistemas de depuración en emisiones procedentes de gases de combustión, instalación de sistemas de depuración en focos fríos. En el ámbito de los planes sectoriales de la GV, el del azulejo estaba dotado en la edición anterior con 12 millones de euros de los que tan sólo se ejecutaron 9, ello unido a que entre la aprobación de los II planes y la situación actual se ha producido una profunda crisis en la que se ha sumergido en sector azulejero hacen necesario ampliar su dotación y apostar por el conocimiento para salir de la misma. En este sentido, la enmienda planteaba la necesidad de ampliar la dotación presupuestaria y revisar el plan de competitividad del sector de la cerámica en el marco de los Planes sectoriales de competitividad 2007-2011 e incrementar las ayudas a proyectos de I+D+i en el sector cerámico mediante convocatorias especiales. Otra de las reivindicaciones del sector y que los socialistas habían contemplado en su enmienda era la relativa al apoyo a la internacionalización, no tanto por la falta de apoyo económico sino la falta de información y asesoramiento fiables la que impide avanzar en proyectos de inversión potencialmente interesantes y por ello reclamaban un apoyo a la internacionalización de las empresas del sector cerámico a través del IVEX. En este sentido, la red exterior del IVEX debe convertirse en una verdadera fuente fiable de información y asesoramiento. En la misma línea, abogaban por  colaborar con el ICEX en el apoyo a la búsqueda de nuevos mercados y nuevos nichos en mercados consolidados, apoyo a las empresas del sector cerámico en mercados internacionales, así como fomentar el sector del azulejo y de la cerámica en el extranjero.

La enmienda tampoco se olvidaba de las infraestructuras, y en este sentido, planteaba invertir en todas aquellas infraestructuras relacionadas con los puertos de la Comunidad Valenciana, en especial aquellas relacionadas con los accesos y a mejorar la eficiencia y productividad de los puertos, así como en la mejora general de las carreteras de la provincia de Castellón y a apoyar incondicionalmente el proyecto ferroviario FERRMED. En cuanto a la creación de empleo, los socialistas planteaban  que, junto a los agentes sociales, se ponga en marcha un programa específico de formación ocupacional y continua para desempleados del sector cerámico, así como la la puesta en marcha de un programa específico de ayudas y subvenciones a la reinserción laboral para desempleados del sector cerámico; potenciar aquellas líneas y programas que generen empleo de forma directa e indirecta y aplicar una ayuda por cese de actividad para los trabajadores autónomos.

Marco ha recordado en su intervención que “una de las consecuencias de la crisis económica es el incremento del desempleo, sobre todo, en los municipios industriales en los que los ayuntamientos deben dar servicios a familias que han reducido sus ingresos y necesitan seguir llevando a sus hijos a las guarderías o a asistencia a mayores. Además de vivir con la angustia de la pregunta de qué va a pasar cuando se acabe el desempleo o si no se tiene derecho a la misma”. Y por este motivo, en la moción se proponía la creación de un plan de apoyo a los municipios industriales de la provincia de Castellón para prestar servicios adicionales y necesarios a las familias que sufren una merma importante en sus ingresos derivada de la situación de desempleo y a que se que realice una campaña de información entre los trabajadores afectados por el desempleo de la renta mínima de inserción.

Por último, frente a la destrucción del empleo en el sector de la industria se puede actuar no sólo creando puestos de trabajo en la obra pública sino fomentando la creación de nuevos puestos de trabajo al amparo de leyes ya existentes como la Ley de la Dependencia, o en otros ámbitos como la creación de guarderías, etc. Otra medida que se debería adoptar no sólo en el sector azulejero sino en otros es la diversificación del tejido industrial en municipios de cualquier tipo de clúster y por ello la enmienda socialista proponía fomentar la creación de empresas en el ámbito social y de los nuevos yacimientos de empleo y poner en marcha de un Plan de diversificación del tejido industrial en el área del clúster cerámico en colaboración con los ayuntamientos afectados por el aumento del desempleo derivado de este sector.

Subir