24 de septiembre de 2020 24/9/20

Colomer denuncia que las causas judiciales de Fabra y Aparici han paralizado la diputación hasta dejarla en “punto muerto”

  • El portavoz del grupo socialista acusa de “dejación de funciones” al vicepresidente de la diputación y responsable de Medio Ambiente, que se enfrenta a siete años de cárcel, por ni siquiera acudir esta mañana a la comisión que preside

El secretario general provincial del PSPV-PSOE y portavoz del grupo socialista en la Diputación de Castelló, Francesc Colomer, ha denunciado esta mañana la parálisis a la que ha llegado la institución provincial “debido, fundamentalmente, que sus máximos responsables se enfrentan a penas de cárcel y a un posible juicio por falsificación documental para la obtención de licencias de plaguicidas”. Para Colomer, “la diputación se encuentra técnicamente en punto muerto, debido a que la única preocupación que tienen sobre la mesa los máximos responsables de la diputación, Carlos Fabra y Vicent Aparici, son sus problemas con la justicia: el primero pendiente de saber si le van a juzgar o no después de que la juez le haya vinculado a la trama de la falsificación de documentos y analíticas para supuestamente obtener licencias para unos productos que, según la prensa, podrían llegar a tener en el mercado un valor de 600 millones de las antiguas pesetas y el segundo, vicepresidente e incomprensiblemente responsable de Medio Ambiente se enfrenta a una pena de siete años de cárcel y ocho de inhabilitación por permitir el vertido de residuos tóxicos y peligrosos en su etapa de alcalde en la Vall d’Uixó”.

Esto ha provocado, según el líder de los socialistas, que “el equipo de gobierno de la diputación se esté limitando a gestionar la rutina, porque están viendo desde la grada cómo la crisis se está cebando con Castelló sin que ni Fabra, ni Aparici, ni Camps en la Generalitat, adopten una sola medida para paliarla”.

De hecho, esta misma mañana, Aparici “ni siquiera ha acudido a la comisión de Medio Ambiente de la que es presidente, cuando la diputación ha perdido ya demasiados años sin resolver el grave problema de los residuos. Y eso pasa, -según Colomer- porque el señor Aparici sólo tiene en la cabeza una cosa, que es cómo defenderse de los siete años de cárcel y ocho de inhabilitación que le pide el fiscal por, supuestamente, haber permitido el vertido de residuos tóxicos y peligrosos en Vall d’Uixó”. El portavoz socialista ha recordado que “cuando pedimos la dimisión de Fabra o de Aparici, no sólo es porque su continuidad en el cargo es incompatible con lo que han hecho, indistintamente de que haya sentencia o no (todavía no ha explicado Fabra quién le ingresó más de 600.000 euros en cheques al portador y en metálico en un solo año en sus cuentas bancarias, que escondió a Hacienda, y, lo que es peor, a cambio de qué), sino porque, además, ha quedado demostrado que están ejerciendo una clara dejación de funciones, justo cuando la provincia más necesita el impulso de los poderes públicos. A Fabra solo tiene tiempo para atacar a los jueces, a los fiscales, a la Agencia Tributaria, y hasta a los que eran sus amigos, como el caso de Vilar a quien no duda de tachar de presidiario olvidándose de que era su íntimo amigo, y su compinche introductor en los negocios”. Colomer ha lamentado además las declaraciones realizadas el domingo por Fabra, en las que afirmaba que “su máxima alegría sería poder echar del pleno personalmente a la oposición. No ha tenido bastante con insultar, con llamar payasos a los asistentes al pleno, sino que ahora ya ha anunciado que se muere de ganas por tirarnos de la diputación. Estos ticts totalitarios deberían estar ya desterrados de nuestro vocabulario. ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Anunciar que le gustaría tirar de la provincia a todos los socialistas? No tenemos ninguna duda de que lo piensa, pero por cortesía podría evitar decirlo en público”. Frente a ello, añade Colomer, “afortunadamente, el Gobierno de Zapatero y el talante de Zapatero va en otra dirección y por ello no ha dudado en impulsar dos planes de inversiones que van a suponer para Castelló, en su conjunto, unos 160 millones de euros, frente a la nada de la GV y de la diputación. Nuestras propuestas para combatir la crisis, reiteradas vía mociones en los plenos, han sido despreciadas por Fabra en la diputación, donde está mucho más pendiente de esquivar las preguntas de la oposición y de los periodistas que en impulsar medidas que sí están haciendo otras instituciones similares”.

De hecho, ha recordado que hasta la diputación de Alicante ha impulsado medidas ante la incapacidad de la Generalitat para hacerlo, mientras en Castelló el presidente sólo sale para quejarse de la falta de pulso de las conselleries, para lamentar la desaparición de Mundo Ilusión, o para pedir que se apruebe aunque sea un campo de golf, lo que supone el reconocimiento claro de catorce años de fracaso a la hora de reivindicar inversiones para Castelló.

 

 

Subir