29 de septiembre de 2020 29/9/20

Boning reconoce que se empleó tierra de Vall d'Alba para la CV10, y deja abierta la posibilidad del lucro de Babiloni

    La diputada autonómica de Compromís Mireia Mollà, trasladaba a les Corts la denuncia de Radio Castellón-Cadena Ser la que daba cuenta que el ex presidente de la Diputación Provincial de Castellón y aún diputado provincial y alcalde de Vall d'Alba cedió a su socio toneladas de tierra del municipio, que estarían valoradas en miles de euros "para construir la autovía al aeropuerto" (esto puede ser la CV10 y CV13)

    El Ayuntamiento de Vall d'Alba, habría suscrito un convenio con la empresa Transportes y Excavaciones Babiloni SA en 2008 por el que la entidad se quedaba con 40.000 metros cúbicos de tierra de la zona verde del Mas Blanc a cambio del "desbroce, explanación y acondicionamiento" de la zona, según consta en un informe de de interventor municipal. Esta entidad pertenece a Raúl Babiloni, quien, según se sabría después, es socio de Martínez.

    Esta tierra, habría sido transportada hasta la CV-10, el tramo del que entre la Pobla Tornesa y el aeropuerto se construía en ese momento.

    Por ello Mollà preguntó de qué punto provino la tierra para construir y levantar la CV-10 y CV-13, qué empresas fueron contratadas para hacer estos movimientos de tierras, qué coste tuvo cada contrato, y qué procedimiento de contratación existió.

    Ahora, la Consejera Bonig afirma que las tierras destinadas a la construcción de las carreteras CV-10 y CV-13 proceden de parcelas situadas en el Polígono Industrial de Vall de Alba o de pedraplenes de la Vall d'Uixó (más de 50 km de distancia!), y las empresas subcontratistas comunicadas por la empresa adjudicataria de las obras (UTE FCC-BECSA) y encargadas la extracción de tierras fueron EMYPLAN SL, UXOTER SL y Ferruses SL. Según Bonig, la empresa Excavaciones Babiloni SA no tuvo relación con la administación.

    Los presupuestos finales de inversión de los contratos de construcción de las carreteras ascienden a 53.4 millones de euros en la CV y 58,2 millones en el tramo de la CV 10, no detalla el coste de las tierras.

    Esta respuesta dista de la corroboración de los hechos por parte del propio Martínez, el cual reconocía que su "socio" Babiloni habría actuado en el movimiento de tierra. De la respuesta de la Consellera, sin embargo no se descarta que Babiloni sí pudiera vender o actuar en el transporte de tierra para estos viales; "Babiloni tuvo relación con la administración" dice, pero no niega el tuviera con las subcontratadas o la adjudicataria de las obras.

    Por tanto, el beneficio denunciado en su día por el socio del alcalde de Vall d'Alba, no se descarta en absoluto, sino que parece confirmarse; la tierra se extrajo de Vall d’Alba, tierra que podría ser la que adquirió gratuitamente Babiloni, y pudo vender a las subcontratadas; todo ello, como siempre, pagado con dinero público.

    Subir