2 de marzo de 2021 2/3/21

Así afrontan el verano los pueblos de Castelló

Así afrontan el verano los pueblos de Castelló - (foto 1)
  • El coronavirus podría fomentar el turismo de proximidad

MÁS FOTOS
Así afrontan el verano los pueblos de Castelló - (foto 2)
Así afrontan el verano los pueblos de Castelló - (foto 3)

El COVID-19 ha cambiado la vida de todos. Para bien o para mal. Este verano será muy atípico, sin casi fiestas en los pueblos, sin poder hacer planes a largo plazo. Y, además, puede que muchos opten por volver al pueblo de cuando eran pequeños o viajar a pequeños pueblos para desconectar de todo lo que está sucediendo. Eso hará que la población aumente considerablemente en municipios como podrían ser Montán o Benassal, en la provincia de Castelló.

El crecimiento demográfico de los pequeños pueblos durante el periodo estival es evidente. “Si somos 370 habitantes, en verano llegaremos a 2.500 personas”, afirma el alcalde de Montán, Sergio Fornas. En Benassal, el crecimiento también es elevado, entre un 50% y un 60% cada año.

La pandemia puede disparar el número de personas que prefieran viajar no demasiado lejos, tal y como asegura la alcaldesa de Benassal, Mari Luz Monterde: “A lo mejor mucha gente no se va de vacaciones largas y prefiere más el turismo de proximidad”. En los primeros días de la nueva normalidad, esos nuevos habitantes ya se empiezan a ver por los pequeños pueblos. “Este fin de semana ya ves a más gente paseando por el Rivet”, asegura Mari Luz Monterde.

Cómo garantizar la seguridad

Ante tal afluencia de nuevos convecinos para los meses de verano, los municipios tienen que tener una manera para controlar que se cumplan las medidas de seguridad ya conocidas. En Benassal, por ejemplo, los sábados por la tarde y los domingos se corta el tráfico la zona de los bares para “mantener más las distancias de seguridad en las terrazas”. Su alcaldesa asegura que, al ser un pueblo disperso, “es fácil que no haya aglomeraciones”.

En Montán también regulan algunos espacios para controlar las aglomeraciones. En la piscina municipal se están haciendo señales “para marcar el aforo y marcar la distancia de seguridad”. Sergio Fornas, alcalde de la localidad, tiene claro cuál es el protocolo: “A la mínima que viésemos algo cerraríamos tanto la piscina como todo lo que tenemos abierto y habría que volver a controlarlo todo”.

Algunas fiestas patronales siguen en el aire

En las localidades de Montán y Benassal todavía no se han decidido a cancelar al 100% sus fiestas. Aunque, en el caso de Montán, sí han suspendido las fiestas de San Bernardo, en el mes de agosto. No obstante, con las de septiembre, para la Virgen de los Dolores, “estamos esperando un poco, porque tampoco sabemos lo que va a pasar”, informa Sergio Fornas.

En una situación similar a esta última están en Benassal. Las fiestas de principios de septiembre podrían celebrarse, pero no como están acostumbrados. “Los actos como la presentación y todos los actos en los que puedan participar las damas ya se han dejado para el año que viene”, asegura la alcaldesa, Mari Luz Monterde. El Ayuntamiento tiene la esperanza de poder realizar algún acto “siempre al exterior, cumpliendo los aforos y con todas las medidas de seguridad”.

Subir