22 de febrero de 2020 22/2/20

Paterna comienza las gestiones para implantar un censo de ADN canino en el municipio

    El Ayuntamiento de Paterna ha comenzado las gestiones para poder implantar en el municipio un censo de ADN canino, un sistema de identificación, control y sanción de heces animales que permitirá combatir la incómoda presencia de las cacas de perro en la vía pública.

    El Equipo de Gobierno socialista ha tomado la decisión de iniciar la tramitación de este servicio después de la reunión que mantuvieron ayer con los diferentes grupos políticos, con FAVEPA, con la Asociación de Vecinos de Campamento y con la Asociación de Vecinos Antonio Machado. Estos últimos trasladaron al Ejecutivo local que el problema de las heces caninas en la calle es una queja tan frecuente y generalizada entre los paterneros y paterneras que la necesidad de acabar con este histórico problema vecinal justifica la implantación del servicio sin necesidad de realizar una consulta ciudadana.

    Por ello, y con el objetivo de empezar a trabajar cuanto antes en este proyecto y conseguir que Paterna sea un municipio limpio, salubre y, sobre todo, libre de heces en espacios públicos, desde el Área de Infraestructuras del consistorio han empezado a estudiar el procedimiento a seguir para que el municipio pueda disponer de este servicio y que pasará por la revisión y adecuación de las ordenanzas municipales.

    Respecto al censo de ADN canino que se quiere implantar y cuya inversión ronda los 200.000 euros, se trata de un proceso sencillo y eficaz que constaría de dos fases. En una primera fase se obtendría el ADN y el perfil genético de los canes mediante la extracción sanguínea y se crearía una base de datos y, en una segunda fase, tendría lugar la recogida y envío, por parte de personal autorizado del consistorio, de muestras de heces encontradas en las calles y extracción del ADN a la muestra, comparación con la base de datos y envío de resultados.

    Este servicio permitirá que Paterna disponga de unos datos censales, fiables y seguros, de todos los canes del pueblo y de sus respectivos propietarios, una huella genética que además de facilitar una posterior sanción administrativa al dueño infractor, entre otras cosas.

    Subir