2 de diciembre de 2020 2/12/20

El Partido Popular apuesta por el sector agrario como pilar estratégico para la recuperación económica y el mantenimiento del empleo

  • La consellera de Agricultura, Maritina Hernández, ha participado en el foro “Agricultura y Empleo” en la convención “Ahora Empleo”

  • Se exige al Gobierno una política real y efectiva de apoyo al sector agroalimentario y la defensa de sus intereses en Europa

El Partido Popular apuesta por la agricultura como un sector estratégico de la economía nacional, necesario para el mantenimiento del empleo en las zonas rurales y por su papel como motor de la economía española, especialmente en estos momentos de crisis, y por tanto un elemento esencial para contribuir a la recuperación económica.

En el marco de la convención Ahora Empleo, que tiene lugar en Valencia, se ha celebrado un debate sobre Agricultura y Empleo en el que han participado los responsables de las principales organizaciones agrarias y cooperativas, representantes de las cofradías de pescadores, las industrias agroalimentarias, las comunidades de regantes y los Consejos Reguladores. La Mesa ha contado con las ponencias de Miguel Arias Cañete, ex ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación; Pedro Barato, presidente nacional de ASAJA; Eduardo Bahamonde, director general de Cooperativas Agroalimentarias; y Maritina Hernández, consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación de la Generalitat. La coordinadora del PPCV Mercedes Alonso ha moderado la mesa.

En este foro, se ha exigido al Gobierno central una política activa y real de defensa de los intereses de la agricultura española, atendiendo a las especificidades de los distintos territorios y la problemática que afecta a cada uno de los cultivos, pero considerando el carácter estratégico del sector como pilar de desarrollo, progreso y prosperidad tanto a nivel nacional, como en la construcción de Europa.

Asegurar el futuro del sector y del empleo en el mismo pasa por apostar por la mejora de la rentabilidad y competitividad de las explotaciones agrarias, promover la I+D+i y la transferencia de tecnología al sector, y por la promoción y la internacionalización de nuestras producciones.

Es necesario valorar la figura del productor e incentivar su actividad, pues se está demostrando que en momentos de crisis económica y de consumo el sector agroalimentario está manteniendo uno de los mejores comportamientos en cuanto a productividad, sostenimiento del empleo y exportaciones.

Para ello se proponen un conjunto de medidas tanto a corto como a medio y largo plazo, que tiene que ver con aportar estabilidad a la renta de los productores, poner en valor la calidad y la seguridad alimentaria de nuestras producciones frente a aquellas que proceden de países terceros y que no aplican las estrictas normativas a las que se someten nuestros cultivos, o el impulso a la I+D+i.

Mejorar la financiación del sector es un factor clave en la coyuntura actual. Es necesario inyectar liquidez al sector y ayudar al desarrollo de las explotaciones agrarias y de las empresas agroalimentarias que generan empleo, y para ello se deben mejorar las posibilidades de acceso al crédito, con líneas específicas y aprovechando el marco temporal dispuesto por la Unión Europea para el acceso a ayudas directas.

En este punto, se ha puesto de manifiesto el desacuerdo del sector y del Partido Popular con la postura adoptada por el Gobierno de Zapatero que ha decidido rechazar la posibilidad de acogerse a ese marco temporal que permitiría a los productores disponer de ayudas directas de hasta 15.000 euros. Una situación que afecta directamente a la competitividad de la actividad agraria en España puesto que los agricultores de países como Francia y Alemania sí disponen de esta posibilidad facilitada por la voluntad de sus gobiernos de apostar por el sector agrario.

Asimismo, con el objetivo de estabilizar la actividad y la renta de los productores, el Partido Popular propone que se impulsen los acuerdos interprofesionales para la formalización de contratos homologados de compraventa en el campo y en los demás eslabones de la cadena de valor, que garanticen la transparencia a la hora de establecer el precio y la competitividad del conjunto de los agentes del sector agroalimentario.

Además, se apuesta por la implantación de un seguro de riesgo y de crisis agrícolas, como instrumento de mercado cuando la evolución del libre mercado no haya sido suficiente para mantener la actividad rentable.

En cuanto a las relaciones con terceros países se ha reclamado al Ejecutivo central que solicite ante las instituciones europeas la recuperación del principio de preferencia comunitaria y el principio de reciprocidad en las negociaciones con terceros países, ya que de lo contrario nuestros agricultores van a sufrir una situación de competencia desleal que afectará a la competitividad del campo español y a su capacidad para generar empleo.

El agua es, también, un elemento fundamental de competitividad para el campo, con carácter general, y de forma específica en regiones un déficit hídrico estructural como en el caso de la Comunitat Valenciana o la región de Murcia. Por ello, desde el Partido Popular se va a continuar apostando por las políticas de modernización de regadíos y garantizar una verdadera política hídrica nacional, puesto que la falta de agua tiene efectos devastadores para la producción agraria y, en consecuencia, para el empleo. Hay que continuar con las inversiones en modernización de regadíos, nuevas tecnologías de aprovechamiento eficiente sin renunciar al principio de solidaridad entre territorios.

En materia de pesca, se ha abordado la necesidad de implantar medidas específicas para adaptar la política europea de pesca a la realidad del sector en el Mediterráneo y desarrollar un plan estratégico de recuperación de nuestros caladeros que incorpore medidas de apoyo a tripulantes y armadores y aprovechar la potencialidad del desarrollo de la actividad acuícola en armonía con el resto de actividades costeras.

Finalmente, se ha valorado la contribución de la actividad primaria como uno de los instrumentos más potentes y eficaces en la lucha contra el cambio, ya que contribuye en el mantenimiento de la biodiversidad y del paisaje. Por tanto, toda esta aportación ambiental del sector agrario debe ponerse en valor y debe estar remunerada.

La moderadora de la mesa, Mercedes Alonso, ha señalado que el campo de la Comunitat Valenciana “tiene que volver a ser uno de los motores principales de la economía y de la generación de empleo”, y ha destacado que “la actual crisis económica ha dejado al descubierto la necesidad de una reforma estructural en este sector productivo que pase por la implicación y el empuje de las nuevas generaciones”.

La coordinadora del PPCV ha explicado que“con la experiencia de los agricultores y el empuje y la fuerza de los jóvenes “se puede lograr que la Comunidad Valenciana recupere el lugar que se merece”, y ha añadido que “para poder realizar este trabajo es necesaria el agua”.

Mercedes Alonso ha asegurado que “para la coordinadora es evidente que el único partido que ha defendido, defiende y defenderá los intereses de todos los regantes y usuarios del agua de la Comunitat es el PP; otros no pueden decir lo mismo porque ayer dijeron una cosa, hoy dicen otra y mañana dirán la contraria”.

La coordinadora regional ha recordado que “si el Partido Popular gobernara en España, hoy no habría problemas de agua en la Comunidad Valenciana”, y ha destacado que “el PSOE ni ha traído agua, ni más barata, ni de mayor calidad sino todo lo contrario; ha ralentizado proyectos como el trasvase Júcar-Vinalopó, está poniéndolo en peligro y niega el agua que se desperdicia al mar del Ebro”.

Subir