29 de febrero de 2020 29/2/20

Las obras de mejora que FGV ejecuta entre Altea y Calpe requieren cortar un tramo de la L-9 a partir de este lunes

  • El TRAM habilita un servicio alternativo de autobuses durante 14 semanas entre Olla d´Altea y Calp

Las obras de mejora que Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ejecuta entre Altea y Calp obligarán a cortar un tramo de la Línea 9 (Benidorm-Dénia) del TRAM Metropolitano de Alicante a partir del próximo lunes.

La Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente invertirá casi tres millones de euros, en concreto 2,77 millones, en este proyecto para mejorar la seguridad y confort de los usuarios, para cuyo desarrollo se hace necesario realizar unos cortes temporales en parte de la línea ferroviaria. La duración estimada de los trabajos es de seis meses, aunque los cortes del servicio se producirán solamente durante aproximadamente catorce semanas.

A partir del 29 de agosto, el servicio de trenes quedará interrumpido entre el apeadero de Olla d´Altea y la estación de Calp. TRAM habilitará un servicio gratuito de autobuses como alternativa para cubrir este tramo ferroviario de aproximadamente ocho kilómetros.

Dos vehículos realizarán este recorrido por carretera y, en momentos puntuales de especial afluencia de viajeros, se incorporarán unidades de refuerzo a esta flota.

Entre el apeadero de Olla d´Altea y Calp no hay ninguna otra parada del TRAM. Los autobuses pueden realizar el trayecto por carretera en unos 15 minutos, aunque se ha previsto un poco más de margen en el itinerario para tener en cuenta el tiempo que los usuarios emplearán en subir y bajar del tren y del autobús.

Coordinación tren-autobús
Además, FGV ha modificado temporalmente los horarios de los trenes de la L-9 entre Benidorm y Olla d´Altea para facilitar el trasbordo y coordinar la llegada de los autobuses con la salida de los trenes, sin que vaya a ser necesario suprimir ninguna de las circulaciones.

La Línea 9 registró el pasado año 700.000 viajeros y, sólo en el primer semestre de 2011, ya había transportado 375.633 clientes usuarios.

FGV desarrolla actualmente este proyecto de consolidación de varios terraplenes de la Línea 9 (Benidorm-Dénia), ubicados entre la Olla de Altea y Calp. La obra prevé, entre otras cosas, la construcción de dos viaductos en dos de los tramos afectados por el desgaste del terreno, y la sustitución completa del terraplén en otros puntos afectados.

FGV ha editado un folleto con los nuevos horarios de trenes y autobuses para ofrecer toda la información necesaria a los viajeros. Asimismo, pone al servicio de sus usuarios la web www.tramalicante.com, el teléfono de atención al cliente 900 72 04 72 y los paneles informativos de paradas y trenes de la red TRAM.

Problemas estructurales
Los problemas estructurales en los terraplenes del tramo ferroviario entre la Olla de Altea y Calp afectan a un tramo de vía férrea de una longitud aproximada de un kilómetro, situado dentro del término municipal de Altea, entre la Autopista AP-7 y la carretera N- 332.

En este punto la vía del TRAM Metropolitano de Alicante pasa por una sucesión de cuatro terraplenes separados entre sí por tramos de desmonte, cuyo trazado corta transversalmente a tres vaguadas desarrolladas a partir de los relieves situados inmediatamente al norte del trazado.

En el año 2008, FGV realizó una serie de actuaciones en la zona, ya que se habían observado daños y asientos que provocaban la necesidad de continuos bateados y recrecimiento del balasto de la vía.

La actuación desarrollada entonces consistió fundamentalmente en la sustitución de la parte superior del terraplén y en la instalación de drenajes transversales a la vía en la parte superior. Igualmente, en dos de los tramos, se construyeron muros de escollera que en algún caso sustituían a los carriles hincados, que servían como contención de las tierras.

Las actuaciones mejoraron el estado de los terraplenes, sin embargo a lo largo del año 2010, aparecieron de nuevo agrietamientos y asientos importantes que han requerido de un mantenimiento continuo.

Actualmente la línea se mantiene en servicio aunque, lógicamente las precauciones necesarias para el paso de los trenes requieren disminuir de manera sustancial su velocidad en estos tramos con los consiguientes retrasos en el servicio prestado.

Proyecto necesario
Por ello, durante el año 2010 el TRAM realizó estudios geológicos y geotécnicos de la zona afectada, que han llevado a la conclusión de que las lluvias de carácter torrencial producidas en los últimos dos años han provocado el reblandecimiento de lo terraplenes y otras patologías y problemas en la infraestructura ferroviaria que hacen necesario este proyecto de consolidación en los puntos kilométricos 56+700 A 57+730 de la línea Alicante-Dénia.

La Línea 9 tiene algo más de 50 kilómetros de vía, por la que circulan seis unidades de trenes diésel de la serie 2.500 totalmente reformadas. El pasado año, cerca de 700.000 usuarios utilizaron esta línea para desplazarse entre Benidorm y Dénia o para llegar a alguna de las dieciocho paradas de su recorrido.

En los últimos años FGV ha realizado un importante esfuerzo inversor en esta línea para modernizarla en su conjunto como demuestra el hecho de haber mejorado la frecuencia de paso en los últimos años, la reforma de los trenes en servicio, las obras de accesibilidad en todas las estaciones y paradas o los trabajos de mantenimiento y mejora de vía.

Antes de la llegada del tren-TRAM a Benidorm, el tramo Creueta–Dénia tenía frecuencias de 2 horas con un total de 7 circulaciones diarias en cada sentido. Con la llegada del tren-TRAM a Benidorm, en junio de 2008, este tramo pasó a tener frecuencias de una hora y un total de 14 circulaciones diarias en cada sentido.

 

Subir