Valencià

Una empresa alicantina crea el sello 'Producto seguro' para certificar una fabricación en un entorno controlado frente al COVID

Una empresa alicantina crea el sello 'Producto seguro' para certificar una fabricación en un entorno controlado frente al COVID - (foto 1)
  • Con este protocolo de prevención, la empresa reafirma su compromiso con la calidad y seguridad de todas sus creaciones

MÁS FOTOS
Una empresa alicantina crea el sello 'Producto seguro' para certificar una fabricación en un entorno controlado frente al COVID - (foto 2)
Una empresa alicantina crea el sello 'Producto seguro' para certificar una fabricación en un entorno controlado frente al COVID - (foto 3)
Una empresa alicantina crea el sello 'Producto seguro' para certificar una fabricación en un entorno controlado frente al COVID - (foto 4)

La empresa Muñecas Antonio Juan, de Onil, ha creado el sello “Producto Seguro”, que representa que todas sus muñecas han sido fabricadas en un entorno controlado de medidas de prevención frente al Covid 19. Junto a las disposiciones de prevención recomendadas por las autoridades sanitarias para mantener la distancia y seguridad de todo el personal, el protocolo contempla, además, desinfecciones periódicas de las instalaciones y la cuarentena de todos los productos una vez empaquetados y finalizada su manipulación. Con esta nueva etiqueta, que desde ahora se puede ver en todas las cajas de sus muñecas, la empresa quiere seguir manteniendo la confianza que el consumidor siempre ha depositado en su marca, reconociendo su apuesta continua por la calidad y el juego seguro.

Concretamente, el protocolo puesto en marcha para combatir el Covid 19 incluye las medidas establecidas por las autoridades sanitarias como:

  • El uso de mascarillas por parte de todo el personal, y su disponibilidad para clientes o personas externas que accedan a la empresa sin protección.
  • Limpieza de manos con soluciones hidroalcohólicas cada dos horas y de forma obligatoria a la entrada a la empresa.
  • Garantizar la distancia mínima de seguridad de 2 metros entre trabajadores.

A estas, se suman medidas concretas como que los uniformes utilizados por el personal en determinadas áreas de la empresa no pueden salir de la misma para controlar y evitar posibles contaminaciones. Asimismo, se ha establecido un protocolo de limpieza y desinfección de zonas comunes y de paso.

Todas estas medidas se aplican tanto a nivel interno como en el trato y relación con clientes y proveedores y se aplican de forma específica en cada departamento en función de la actividad.

Respecto a la manipulación de las muñecas, una vez finalizada su fabricación y empaquetado, permanecen en cuarentena dentro de sus cajas individuales, y estas a su vez se agrupan dentro de las cajas maestras; por lo que, tanto las muñecas como sus embalajes no reciben ningún otro contacto hasta su llegada al destino en el punto de venta.

Desde Muñecas Antonio Juan, su administrador, Darío Juan, señala que “como fabricantes de juguetes una de nuestras máximas ha sido desde siempre la seguridad de los más pequeños. Esta filosofía de trabajo nos ha dado la confianza de generaciones de consumidores. Ahora, más que nunca, frente a la crisis sanitaria que estamos viviendo, nos preocupa la seguridad de las personas y por eso hemos querido que sigan estando tranquilos/as a la hora de comprar nuestras muñecas. Queremos seguir siendo su marca de confianza”.

Según explica, este protocolo de seguridad “está siempre abierto a revisiones según los avances que vayan se obteniendo en la investigación del virus y a las nuevas recomendaciones de las autoridades sanitarias, con la finalidad de ofrecer siempre las mayores garantías al comprar una Muñeca Antonio Juan”

Una marca comprometida con el juego responsable

La mezcla de tradición, innovación y más de 60 años de especialización, han permitido a la empresa juguetera de Onil, evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos hasta llegar a convertirse hoy en un referente mundial en la creación de muñecas. La marca Muñecas Antonio Juan ha sido reconocida siempre con el sinónimo de calidad, tanto por el diseño de sus creaciones como por los materiales y medidas de seguridad empleadas en su fabricación.

Sin ir más, lejos, su última colección para 2020, es una apuesta comprometida con el medio ambiente, y más concretamente contra el cambio climático. Para ello, a lo largo de los últimos años, además de incorporar fibras orgánicas, como el algodón ecológico, para la creación de su colección de ropa “Organiccotton”, se han ido introduciendo medidas para la reducción residuos, consiguiendo disminuir en 90% los restos de toda su producción. Un logro que le ha llevado a ser la primera empresa del sector en conseguir la certificación Zero Waste.  Este reconocimiento es fruto de la estrategia puesta en marcha en 2019 por la compañía con el objetivo de alcanzar el vertido cero y conseguir posicionarse como marca sostenible en los retos de la economía circular.

Subir