18 de febrero de 2020 18/2/20

La Unidad de Endoscopia del Hospital de Orihuela incrementa su actividad en un 23%

  • La nueva unidad ha permitido aumentar la actividad y disminuir los tiempos de espera

El personal de la Unidad de Endoscopias del Hospital Vega Baja ha realizado un total de 4.918 técnicas diagnosticas en 2009, lo que supone un incremento del 23% en comparación con el año anterior, en el que se efectuaron 3.991 pruebas.

La demanda de exploraciones endoscópicas es cada vez mayor y con tendencia al aumento, por su carácter poco invasivo y por la gran cantidad de información que aporta. Además, permite realizar diagnósticos precisos y a la vez que tratamientos curativos.

Asimismo, la unidad de endoscopias está dotada para llevar a cabo una técnica denominada colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), que está indicada para el diagnóstico y tratamiento de determinadas enfermedades del tracto biliar y del páncreas. Antes de su implantación se realizó además un gran esfuerzo de organización y formación en la sección, llevando a cabo algunos de sus facultativos un proceso de formación que hizo posible su introducción en la cartera de servicios.

Antes de la puesta en marcha de esta nueva técnica los pacientes que la necesitaban debían desplazarse a otros centros sanitarios. Un total de 122 pacientes se han podido beneficiar de esta nueva técnica.

Aumento de la seguridad del paciente

La Unidad de Endoscopia ha aumentado significativamente la seguridad del paciente sometido al procedimiento endoscópico, reducido las molestias que se puedan producir en los pacientes intervenidos y ha mejorado el confort de los mismos. Asimismo, ha permitido acrecentar la actividad de la unidad, con la consiguiente disminución del tiempo de espera y la operatividad de este servicio que se encuentra junto a consultas externas.

La zona de endoscopias se compone de una sala de pre-sedación, dos salas de exploraciones digestivas y una sala para la exploración endoscópica respiratoria. Todas ellas están dotadas de la última tecnología, con torres de endoscopia de alta definición. Además, integra una sala de sedación y recuperación, compuesta por cuatro camas reservadas a la recuperación de los pacientes atendidos, con equipos completos de monitorización para la vigilancia de los pacientes después de la anestesia.

También, cuenta con un módulo de limpieza y desinfección comunicado con las tres salas de endoscopias, en donde se procede a una rápida y adecuada esterilización del material para así agilizar las otras intervenciones.

Subir