7 de marzo de 2021 7/3/21

Seis inspectores de Suma peinarán cinco pedanías para detectar construcciones fuera de ordenación

Seis inspectores de Suma peinarán cinco pedanías para detectar construcciones fuera de ordenación - (foto 1)

    El Concejal de Urbanismo, Antonio Zapata, ha anunciado que el Ayuntamiento ha llegado a un acuerdo con Suma para que seis inspectores debidamente acreditados y con vehículo propio de esta agencia tributaria realicen una campaña de supervisión de omisiones, es decir, la supervisión una por una todas las construcciones de cinco pedanías al objeto de comprobar su legalidad. En concreto, se trata de Barbarroja, La Murada, El Escorratell, La Aparecida y Camino de Enmedio.

    Este trabajo forma parte del plan de regularización de viviendas fuera de ordenación a través de su detección mediante un vuelo aéreo por cuadrículas del término municipal, que ha proveído a la Concejalía de Urbanismo de mapas reales de prácticamente la mitad del término municipal, aunque a las zonas rurales que ahora peinará Suma todavía no se les ha realizado la fotografía aérea.

    El edil ha asegurado que “las viviendas fuera de ordenación y que no están dadas de alta en el catastro no pagan tasas ni impuestos, lo que provoca que existan ciudadanos de primera y de segunda categoría”. Tras la comprobación de los inspectores, las viviendas que no estén incluidas en la base de datos de Suma comenzarán a pagar el IBI, algo que será un requisito -según ha confirmado Zapata- para regularizar una vivienda fuera de ordenación cuando se abra la oficina a tal efecto, probablemente el año que viene.

    En lo que va de año Suma ya ha registrado 970 altas de viviendas que no pagaban el Impuesto de Bienes Inmuebles y se espera que con el trabajo de estos inspectores en lo que queda de año y el primer trimestre de 2014 puedan darse de alta otras 1.500 más, una previsión que Zapata ha considerado a la baja y que podría alcanzar las 2.500. Además, la Concejalía de Urbanismo entregará una memoria USB con otras 800-1.000 fichas de viviendas más fuera de ordenación que tampoco pagan su IBI. El resultado es que a mitad de 2014 podrían pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles más de 4.000 viviendas que no lo hacían en 2012.

    Según los datos de Suma, el importe medio de este tributo en Orihuela es de 168,76 euros. Aunque Zapata ha reconocido que el plan de regularización va con retraso por la minuciosidad que requiere, “esperamos ir regularizando poco a poco todo este desastre porque las anteriores corporaciones no hicieron bien su trabajo”.

    El edil ha recordado que los propietarios de viviendas ilegales o que estén fuera de ordenación también pueden dirigirse voluntariamente a Suma para rellenar el modelo 902, darse de alta en el censo del IBI y así poder “cumplir con un requisito que será obligatorio para acogerse al plan de regularización de viviendas.

    Subir