29 de noviembre de 2020 29/11/20

El hospital de Orihuela crea un comité de bioética asistencial

    El Hospital Vega Baja establece un comité de bioética asistencial que tendrá como principales funciones proteger los derechos de los pacientes, analizar, asesora y facilitar el proceso de decisión clínica en las situaciones que planteen conflictos éticos entre el personal sanitario, los pacientes o usuarios, los allegados o sustitutos de los pacientes y las instituciones.

    Además, este comité colaborará en la formación en Bioética de los profesionales del Departamento de salud de Orihuela y muy especialmente entre los miembros del comité. Igualmente propondrá protocolos de actuación para las situaciones en que surjan conflictos éticos que se presentan de manera reiterada u ocasional, elaborará informes y recomendaciones ante casos concretos e impulsar la investigación en bioética en el marco de las tareas asistenciales que se desarrollen en el centro.

    El comité está integrado por varios médicos, un de ellos en calidad de médico forense, una trabajadora social, Diplomados en Enfermería, un Licenciado en Derecho, un integrante del Servicio de Información y Atención al Usuario y una persona ajena a la institución.

    Las funciones de éste son independientes de las competencias que en asuntos de ética y deontología correspondan a los respectivos colegios profesionales de sus miembros. En ningún caso serán funciones o competencias del comité manifestarse sobre las denuncias o reclamaciones que afecten a los aspectos procedímentales técnicos de la actividad sanitaria, tampoco podrá emitir juicios acerca de las eventuales responsabilidades de los profesionales implicados en las cuestiones que se le sometan.

    Generalmente, este tipo de organización no es de creación obligatoria, sino que constituyen un instrumento consultivo y pretenden ayudar en situaciones clínicas difíciles, tanto en lo que se refiere a decidir sobre casos concretos como prevenir que ocurran.

    La actuación en un caso concreto se centra en tratar el problema sistemáticamente, como en una sesión clínica, analizando desde los detalles biológicos más precisos hasta los valores morales de los agentes en juego, los límites legales, los principios éticos y las consecuencias previsibles de cada opción. Finalmente se deberá tomar una decisión, que tiene que se razonada por escrito y contestada a quién la solicitó. También hay que destacar, que esta función asesora que presta a los profesionales del ámbito sanitario y a los pacientes no supone una dejación de la responsabilidad de decisión clínica que poseen los profesionales sanitarios.

     

    Subir