20 de septiembre de 2019 20/9/19

La Guardia Civil realiza varias actuaciones en la provincia en defensa de la naturaleza

La Guardia Civil realiza varias actuaciones en la provincia en defensa de la naturaleza - (foto 1)
  • En Orihuela, agentes del SEPRONA investigan una mujer entregaba cartillas sanitarias no oficiales, con pegatinas de vacunaciones que no habían sido firmadas ni selladas por ningún facultativo

  • En El Campello, incautaron en una vivienda 15 ejemplares de una especie de tortuga catalogada como especie con especial protección

  • En Crevillente, sorprendieron a tres cazadores que quisieron aprovecharse de las horas nocturnas para lograr más piezas de caza

MÁS FOTOS
La Guardia Civil realiza varias actuaciones en la provincia en defensa de la naturaleza - (foto 2)
La Guardia Civil realiza varias actuaciones en la provincia en defensa de la naturaleza - (foto 3)
La Guardia Civil realiza varias actuaciones en la provincia en defensa de la naturaleza - (foto 4)

Agentes de la Guardia Civil de Alicante, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), ha investigado en Orihuela, a una mujer española de 29 años, como presunta autora de un delito de intrusismo profesional y un delito de falsedad documental, y a un hombre de 58, también español, como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna, por poseer una especie protegida sin la debida documentación, en El Campello. También se han instruido actas de infracción administrativa a tres cazadores que infringieron las normas de caza en Crevillente.

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Alicante detectaron varias irregularidades en cartillas veterinarias de varios perros, que habían sido llevados a clínicas veterinarias de Orihuela y en Santomera (Murcia).

Los animales, que tenían su procedencia en la provincia de Alicante, tenían una cartilla veterinaria en las que constaba el pedigrí, además de diversas vacunas y desparasitaciones. Sin embargo esas cartillas no tenían el formato oficial que está regulado por la  Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, ni los datos de las vacunas y desparasitaciones tenían el sello, firma y nº de colegiado del veterinario que supuestamente debía haberlos suministrado al animal.

Los agentes investigaron la procedencia de todos y cada uno de los animales con estas cartillas falsas, averiguando que los dueños, habían comprado los animales por internet.

Tras realizar las pesquisas pertinentes, la investigación condujo a una mujer de 29 años, que podría llevar al menos 6 años vendiendo perros y gatos de diferentes razas. En esta ocasión, fueron dos los cachorros de raza chihuahua los que entregó junto con una cartilla sanitaria que no era oficial, y que a pesar de tener la pegatina de la vacuna, no tenía la firma ni el número del veterinario colegiado correspondiente, con el consiguiente riesgo para la salud de los propietarios y de los animales, al desconocer su procedencia o su correcta administración.

Una vez localizada la vendedora de los animales, los agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Alicante, han investigado a esta mujer española, de 29 años, como presunta autora de un delito de falsedad documental y otro delito de intrusismo profesional.

Tortugas sin documentación

En esta ocasión, fue una patrulla del SEPRONA de Jijona los que acudieron a un domicilio de El Campello para comprobar las condiciones en las que se encontraba un terrario lleno de tortugas aquejado por los malos olores.

En el terrario encontraron 15 tortugas de la especie tortuga mora (Testudo graeca), una especie autóctona de la zona del Mediterráneo e incluida en el Convenio CITES como especie vulnerable, que durante años algunos particulares han sucumbido a la tentación de tenerla como mascota.

La tenencia de este tipo de animales protegidos, requieren de la pertinente documentación veterinaria, al ser especies vulnerables, y desde la reforma del Código Penal de 2015, carecer de dicha documentación es un delito relativo a la protección de la flora y la fauna.

Las autoridades ya dieron un plazo para la regularización de estos animales, pero el dueño de estas tortugas, carecía de cualquier documentación que acreditara su lícito origen, por lo que los agentes han procedido a investigar, en El Campello, a este español de 58 años por un presunto delito relativo a la protección de la flora y fauna por la posesión de una especie con especial protección (vulnerable). Las tortugas han sido incautadas y han quedado depositadas en un núcleo zoológico de la zona.

Incautados 11 ejemplares de pato cuchara

Durante una inspección habitual, en un coto de aves acuáticas en los parques naturales de Santa Pola y El Hondo cuando ya se había finalizado el horario permitido de caza, agentes del SEPRONA de la localidad de Elche escucharon varios disparos que venían del interior.

Al parecer, algunos cazadores habían esperado a la finalización del horario establecido para la caza, evitando así la concentración de cazadores en el lugar, y disponer de más piezas a las que disparar.  Los agentes, que les tenían localizados, esperaban en el pantalán de entrada de las barcas.

A estos tres cazadores se les extendió un acta por cazar durante fuera de los horarios permitidos, y se les incautaron 11 ejemplares adultos de pato cuchara (Anas clypeata) que el SEPRONA entregó a una Residencia de Mayores de la localidad de Elche, para su consumo, una vez realizados los controles sanitarios pertinentes.

ocultar
La Guardia Civil realiza varias actuaciones en la provincia en defensa de la naturaleza
Subir