2 de marzo de 2021 2/3/21
Por Ángel Padilla
Yo, animal - RSS

Poema "La liberación del pájaro", del DANIELA

    FOTOS
    Poema "La liberación del pájaro", del DANIELA- (foto 1)
    Poema "La liberación del pájaro", del DANIELA- (foto 2)
    Poema "La liberación del pájaro", del DANIELA- (foto 3)
    Poema "La liberación del pájaro", del DANIELA- (foto 4)

    Junto a mis libros de poesía editados por distintas editoriales, descansan a la espera de lectura y aceptación muchos otros poemarios inéditos. Éste es el caso del "Daniela", del que publico ahora el poema "La liberación del pájaro". El poemario Daniela surgió al observar un momento vital de una amiga, Dafne, quien quedó embarazada y la pareja con quien concibió la niña que tenía en la barriga, se marchó y las dejó solas. Sin embargo, Dafne sacó fuerzas de flaqueza y hasta hoy, en que Daniela ya ha nacido y es una niña feliz. En el entonces en que escribí el poemario le hablé, metafóricamente, a la Daniela intrauterina. Un poemario temático y con poemas muy diversos. A Daniela le hablo del mundo al que llegaría, que ya está aquí, y quienes habitan este mundo, y cómo lo hacen -sobre todo sufren encierro-. El poema que ahora publico formó parte de una acción poética de activismo extremo. Junto a un guitarrista lo recité subiendo ambos las escaleras de un cuartel de la guardia civil, porque en ese entonces en los activismos que yo hacía, venía la policía llamada por tal o cual persona -generalmente operantes en un martirio animal en las calles donde yo protestaba a voz en grito-, y dije -irónica, gravemente-: para no molestar a los guardias, que tengan que venir a detenerme, llevemos la acción a "su casa" y así no gastarán ni gasolina de los autos. Por supuesto, la guardia civil no nos permitió la lectura completa del poema, cuando ya estábamos guitarrista y yo entrando al cuartel, sonando su guitarra y mi voz en alto leyendo el poema, fuimos arrestados. Saludo a esos guardias y les pido que piensen en el ave, saludo a ese pueblo que hace cosas malas y a las voces disonantes las intenta callar, que reflexionen sobre el trino amenazado -a proteger por todos nosotros- de los árboles.

    La liberación del pájaro

    Abrió su jaulita
    con manos temblorosas
    Toda la ciudad decía NO
    mirando al libertador como un ladrón
    desde todos los infinitos y acusadores rincones
    Los ojitos pequeños del pajarito
    miraban la puerta
    que SE ABRÍA
    y esas manos enormes que lo abrazaron
    El pájaro se vio alzando los cielos los aires sobre las
    manos   
    del humano que corría exageradamente

    Les latía
    a los dos
    fuerte
    el corazón de azucena nueva, de canto distinto
    y de las puertas que se abrieron
    por todas las calles
    y las ventanas lentamente
    y se veían por el cielo llegar aviones
    Cañonazos desde todas las calles
    Disparos que venían de balcones
    El pajarito cerraba los ojos, confiado
    en esas manos
    Gritos
    El
    hereje, el ladrón esquivaba uno a uno los batallones de
    niños y ancianos
    que le salían al paso
    con las manos en alto
    La metralla atravesaba el aire como una telaraña
    Una
    mujer embarazada
    con un niño en brazos y una antorcha que le subía de
    la
    cabeza
    (era una iluminadora de las ciudades)
    se arrodilló ante él y rezando
    su hijo con las manitas rezando
    No
    liberes
    a la libertad
    donde
    Sin ojos
    Morirá
    El ave pasó al lado del fuego de la antorcha, el hombre
    seguía corriendo
    detrás les seguían cientos, quizá miles
    atravesaron una autopista y los coches se fueron
    parando
    al ver
    el ave en un hombre
    los conductores intentaban
    también
    detenerlo!

    Pero
    Pudo
    finalmente
    llegar a las lindes del campo
    donde
    exhausto
    y ya atrapado por la espalda
    y disparado desde un balcón lejano
    cayó
    pero logró extender sus manos a la primera hierba
    y las abrió...
    el ave comenzó a caminar
    adentrándose
    pero las patas
    le dolían de la cautividad de toda una vida
    notaba sus alas extendidas
    que intentaban volar
    no había fuerzas
    feliz
    era tan feliz
    tro
    pezó
    llegó toda la ciudad al lugar
    el pájaro no se veía, era ya como campo
    era campo y cielo
    Todos los ciudadanos se arrodillaron al ver ese lugar
    como nunca antes lo habían visto
    nunca nadie les habló de ese lugar... así...
    intentaron reanimar al ladrón
    pero ya había muerto

    Subir