27 de octubre de 2020 27/10/20
Por Ángel Padilla
Yo, animal - RSS

M.A.R.C.H.A. (Movimiento de Acción Rápida contra el Holocausto Animal)

    FOTOS
    M.A.R.C.H.A. (Movimiento de Acción Rápida contra el Holocausto Animal)- (foto 1)

    Elijo este periódico para dar a conocer este viento de movimientos que me ha sido concedido conocer en una parada de mi andar, una tarde, se me dijo todo de pronto y de una.

    Como poeta, no es desconocido para mí este efecto, sentir como que me es dicho de una todo un conocimiento, el argumento de una novela, el drama y las palabras exactas de un verso que darán un poema... Otras veces escucho, siento, respuestas a mis ruegos. La que voy a ofrecer estimo es la respuesta a un ruego común, en fin, al ruego de nuestra tierra, que agoniza y no sólo a través de mí quiere decir, pedir, entrar en, sino a través de otras y otros que ya marchan.

    Como dijo Stephen King en su libro "Mientras escribo", la mayoría de las veces en que prepara una novela parte de una idea base y "deja a los chicos del almacén" un tiempo para que vayan subiendo las cosas. Cuando todo está listo lo siente y comienza la novela.

    Para el nacimiento en mi cabeza del concepto en movimiento de M.A.R.C.H.A. hubo un trabajo preliminar realmente grave, grande y de años, ahora que pienso. Una rama no te roza con sus hojas en la mejilla por casualidad, sino después de recorrer el largo camino que te lleva al lado de ese árbol.

    Con la escritura de mis novelas y poemarios, con mi activismo, en mi aventura como poeta al lado de tantas y tantos grandes espíritus con los que he vivido la lucha por los animales, la lucha por esta tierra, contra toda opresión y contra un sistema que sabemos errado, caduco y a abolir, a derribar, me he ido nutriendo como un estudiante año a año hasta terminar una carrera. Además, he realizado concienzudamente un estudio comparado de las luchas sociales de todos los tiempos, además de los sistemas de dominación de las mentes por la tiranía de toda época. Mi diploma fue esa especie de mano suave cálida en mi frente cuando me detuve en casa aquella tarde y se me susurró la palabra "marcha".

    A partir de ahí un caudal de información me fue siendo transferido, y yo lo anoté tal cual, en hojas, en libreta. Supe que estaba ante lo que hay que hacer antes de lo que veo en el futuro como "La Bella Revolución", es decir, la apertura de todas las jaulas en el mundo por grupos unificados en secreto y la debacle mundial resultante de tal acto de justicia aterrador y bello. Bello para unas/os y aterrador también para otros/as. Pero justo, al fin.

    Entretanto, se pregunta el animalismo, el ecologismo, ¿qué hacer?

    Los actos de resistencia, de confrontación, de acción directa contra el sistema especista, contra la raíz de todos los males, son constantes, pero todavía mínimos en comparación con el avance de "la Nada" de Michael Ende, que todo lo anhela borrar, a golpe de ganar dinero y riquezas que tampoco quedarán, para unos pocos ricos que tampoco quedarán, egoísmos que como velas se apagarán en un mundo cuyo argumento final ya creen haber escrito, así, unos cuantos sádicos y crueles idiotas que dominan los marcos fácticos que fajan las resistencias posibles a la opresión y a la esquilmación, a las tierras y a las almas.

    La M.A.R.C.H.A. trae la fórmula de aunar esfuerzos y de generar una acción tan constante, auroral y creciente en potencia y fuerza como la del Poder negativo que anochece y paraliza. Nosotras/os somos billones, ellos cientos; debemos presentar batalla real y es ahora.

    ¿Qué es la M.A.R.C.H.A.?

    La palabra es el acróstico de Movimiento de Acción Rápida contra el Holocausto Animal (Para la Tierra.). Además, tal palabra contiene la espuela de rosa que requiere la lucha animalista y ambiental, un echar a andar, grupal y verdadero que ahora no se da. Creemos que luchamos, pero se hace desde posiciones frágiles y fines dispersos y distintos.

    La M.A.R.C.H.A. es, pues, la unificación de comisiones de personas independientes y unidos con un mismo fin: detener con urgencia el Holocausto animal y detener con urgencia la muerte de nuestra Tierra.

    ¿Qué novedad trae la M.A.R.C.H.A. que no reconociese ya en sí la lucha, cualquier lucha, todas las luchas? Su repulsa al sistema, declararse con honor anti-esesistema y no sentirse un paria uno al enunciar tal dignidad sino todo lo contrario, somos honestos al luchar de esa única manera que puede ser digna. Saber que toda lucha contra la trata de animales y la desertización de bosques no puede pasar pactando con gobiernos, puesto que éstos siempre estarán al servicio del Capital. El Capital se nutre de eso, es como hacer un pacto con un caballo en que el caballo se compromete a no comer hierba a la semana siguiente. El caballo mentiría, no se va a dejar morir. El Capitalismo moriría si cediese un palmo en la esclavitud animal, en el esquilmamiento terrestre incesante y en la esclavitud humana en forma de consumismo y utilidades diversas para sus fines.

    Toda lucha por la vida YA no es política. El antirracismo, el feminismo..., son luchas políticas. En realidad, puede llegar a entenderse porque quienes luchan ante tales injusticias sociales quieren permanecer en una misma sociedad, pero "justa", donde sean respetados. Pero los animales no humanos no quieren permanecer aquí con nosotros sino en sus mundos naturales y de cielos libres, lejos, bien lejos, los humanos. No aquí, no son sociales, ni votan ni quieren hacerlo. Sus clanes se han bastado siglos sin los humanos y pueden y quieren seguir haciéndolo.

    Quien enarbole este signo de liberación ha de ser vegano y antisistema. Es una perogrullada decir esto, pero desgraciadamente la mayor parte de individuos de la lucha animalista no tienen claro este punto, es más, piensan que sin política ni gobiernos no hay nada. Y hay personas que se declaran animalistas, o éticas, y comen animales.

    La M.A.R.C.H.A. se basta y avanza. Los gobiernos son sus enemigos. La mentira es su enemiga. La verdad es su arma más potente.

    Determinamos que debe haber una acción rápida porque la urgencia la requiere.
    La acción de que hablamos consta de distintas acciones.
    Las primordiales de entre ellas son el Boikot a los principales productos que el Sistema produce y que son generadores directos del desastre climático, además de, por supuesto, el boikot al Holocausto animal, primero en lo individual, tornándonos veganas/os y, a la vez o después, accionando el verbo del veganismo puerta por puerta, boca a boca, sin descanso.
    Haciando incapié en que la primera causa -y no la segunda, como todavía engaña la propaganda del Capitalismo- que ha generado esta emergencia climática en que estamos sumidos, es la explotación animal, las emisiones que dicha industria pantagruélicamente repartida por todo el orbe y las emanaciones de las y los billones de esclavos en forma de CO2 que rompe cielos y tierras, además de las explotaciones de sembrados que se requieren para alimentar a los desdichados esclavos animales, agua, grano, bosques por todo el orbe talados o quemados deliberadamente, generan un Holocausto no ya sólo animal sino vegetal, de todo lo vivo.

    Quienes marchen en esta lucha contra la propaganda de que la explotación animal y de "recursos" terrestres todavía puede seguir, cambiando mínimos hábitos, deberán ser constantes, incansables, para decir, puerta por puerta, parque tras parque, calle a calle, atravesando ríos, tragando kilómetros y viendo cielos de todo color, imparables; que estamos en una encrucijada -que nos mienten y sólo la verdad nos salvará, a animales no humanos y humanos, al planeta-, o el fin de los tiempos con sufrimientos indecibles para todos cuando el clima se encabrite mucho más de lo que está, con calores infernales, ausencia de aguas potables y de alimento, finalmente la destrucción y occiso de todo, de todo y de todas/os nosotras/os.

    Los grandes ricos de la tierra ya han preparado sus bunkers, con jardines, piscinas y suministros para décadas, donde creen que sobrevivirán al desastre que por ambición desmedida están creando, esa locura que los devore a ellos. Nosotros vamos a frenar aquello que han sembrado locamente letal deliberadamente, sólo por tornarse ricos ellos en contra de todo sentido común de protección o contención, su leiv motiv es "yo -y creen que sus hijos- me doy la gran vida y los demás y todo lo demás no me importa en absoluto". Estos que así hablan son los que chafan las cabezas de los que chafan las cabezas de los que se apoyan en las cabezas, ordenando sus actos, de aquellos que la gente vota para que "les gobiernen".

    La MARCHA ha de comenzar YA y no detenerse hasta lograr que cada vez más individuos se den cuenta de la verdad. Hasta ahora el movimiento animalista y otros de justicia social han enfocado su protesta desde la calle y a los gobernantes. La maravillosa Greta, signo de estos tiempos y embajadora notable de tierra y hierba, interpela a los gobernantes y dice, gravemente, "el cambio está en Nosotros". Esto último es lo verdadero. Los gobernantes, ya lo verá Greta con el tiempo, no escuchan ni lo harán nunca. Ella forma parte con honores de la M.A.R.C.H.A., sólo que con el tiempo verá que el punto de interpelar a gobernantes nos hace perder tiempo, y es inane.

    Hoy entendemos que el cambio devendrá únicamente de nosotras/os. No queremos más muestras de que los políticos sólo harán lo que la calle demande. Y sólo aquellas demandas que sintonicen en algo con la gran Industria ávida y demoledora. En tanto la calle, o sea todos nuestros vecinos, no demande con su hábito vegano y su freno en consumismo, el cierre de "las fábricas" mayores del Capital, esto es: las que intervienen en generar guerras para lograr más territorios, las que intervienen en los grandes incendios que ahora arrasan el pulmón verde en varios lugares del mundo, los proyectos de explotación a gran escala para generar producto para la Demanda; en tanto esto no ocurra y los rockefeller se vean cercados y deban decidir entre un problema u otro, todo seguirá a peor.

    En síntesis, es tan sencillo como hacer ver que dejando de ser Demanda, no habrá "fabricación", no habrá el mercader. Tumbar, evaporar, la riqueza, es cosa nuestra. Entender que los grandes ricos que en la Tierra hay han logrado sus fortunas porque se les ha permitido es comenzar a asfixiar sus fortunas no permitiendo seguir haciendo sus fechorías planetarias.

    En grupos aislados, pero unidos, enjambres pequeños o grandes, generando asambleas de acción contrasistema y pro-animales y pro-Tierra, sin líderes, pues estamos contra todo lo que nos ha llevado a este estadío grave: una de las principales torpezas permitidas -no nos cansaremos de decirlo- ha sido el de permitir un "dominantes y dominados", un gobierno y unos gobernados. Fantoches perorando y lerdos escuchando y asintiendo.

    Que el nuevo tejido a-social, de humanas y humanos con la frente girada hacia el campo, accionan desde la búsqueda del objetivo visto a lo lejos en el cielo, el de revertir lo que todo indica que ocurrirá, es decir, la inanición de todo, con los grupos crecientes de aluviones de gente generando una verdadera revolución, tanto en lo comunicativo como en la forma de hacer. Estaríamos ante una manifestación constante, repartida por barrios, pueblos y ciudades, todos los días, grupos de gente hablando la verdad, evidenciando lo que busca la propaganda y qué oculta.

    Sumando gente, cuando cambie la mente, cuando se vea que es mejor ponerse del lado de lo que es sano, ético y que salvará, nos salvará -la mayoría de las personas tienen hijos y por lógica les preocupa el futuro-, podemos generar una marcha global imparable que ande tan deprisa -nuestro objetivo es más aún- que el cambio climático. Un marchar rápido, porque la urgencia de los esclavos por escapar de la cadena, la sangre y el global crimen es grande.

    La farsa de la reparación plantando árboles es un parche, otra estafa.
    Queremos detener las grandes fábricas, las grúas tumba árboles.
    Queremos que la esclavitud sea parte del pasado: YA.
    Queremos ser escuchados por todas/os aunque no quieran.
    Es hora de echar a andar, hasta que seamos millones andando y creciendo.

    Si estás de acuerdo firma con sangre estas palabras, levanta la frente, siente en la boca sabor a rosa y a poema original y prepárate.

    No importa el receptor, el lugar, la cosa es hablar sin descanso.

    Se abrirán varias páginas en las redes interconexionadas para comunicarnos y realizar acción, acciones.

    No habrá forma de pelear entre nosotros, de no estar de acuerdo. Porque quien inicia esta aventura de salvación de la Tierra y de sacar a los reos de siglos de sus jaulas, firman con una voluntad inquebrantable que sus vidas son la vida de la Causa, que somos Causa. No hay diferencia de opiniones porque es la lucha residuada a los presupuestos más básicos:

    Boikot holocausto animal. Boikot Marcas, productos contaminantes. Boikot gobiernos.
    Andar sin descanso todas todos ventanuco por ventanuco de todas las ciudades, hablando y si no nos dejan dejando una octavilla, así en cierta forma se consiguió la liberación de los esclavos en la lucha contra la esclavitud negrera, comisiones de mujeres visitaban puerta por puerta las casas. Hablando y hablando, aunque de cien sólo les escuche una/o. Así, al fin, hace el sistema, habla y habla desde la tele. Una misma fuerza de hablar y habar debe demoler su discurso, toca recorrer las calles los mundos peinando pueblos y ciudades en una contrapropaganda, nosotras/os con la verdad.
    ¿De qué otra forma, sino así, han crecido mundialmente las sectas, las religiones -aunque nosotros usaremos tales tácticas para bien, para liberar, no para atrapar-?

    Y cuando se dice puerta por puerta es literal y simbólico (porque puerta es cada mente, y en los parques, en playas, en donde sea que haya grupos de sobre todo jóvenes, decirles y/o entregarles la octavilla).

    ¿Qué octavilla?

    En una hoja cualquiera de papel reciclado cada cual a su forma expondrá motivos para echar a andar, tal y como hemos descrito. Es importante que partamos de presupuestos básicos como los descritos:

    Sólo liberando, YA, a los animales, seremos libres nosotras/os.
    La esclavitud animal por todo el orbe es la causante del cambio climático.
    Te necesitamos, a ti, para cambiar este mundo y que no muramos todas/os.

    Pero escribe tú tu exigencia, tu verso en la gran canción de los pasos que salvarán la hierba y los mundos.

    Concentraciones, manifestaciones, protestas, deben seguir realizándose

    También concentraciones, pero novedosas, y manifestaciones, pero más agresivas y que dejen huella. A gritos. A gritos como los que emitirían si pudieran los que en tierra yacen aún no vencidos pero sangrantes, sucios, llorando, como los océanos y los cielos.

    En realidad, no hay otra forma. Quien no quiera que no escuche. Paredes hay muchas en esta tierra.
    Pero Quien escuche, se lo dirá a otros.
    ¿Te ríes? ¿Crees no es posible esta égida? Dinos tú otra forma, te escucharemos. Nosotras/os ya lo hemos intentado todo, pero ese río tiene caudal más grande que lo hecho hasta ahora.
    Creemos que en tiempos en que todo está detenido, y sólo avanza el enemigo -y de qué forma- nuestra parálisis nos convierte en cómplices, no queda otra que ANDAR.

    Las redes, herramienta útil que seguiremos usando, se han convertido con sus tantos condicionantes paralizantes, que los tiene, en una forma de creer que se lucha desde casa. Como coadyuvante, se usarán, por supuesto, pero lo esencial, el caballo de Troya, el Thor, la Juana de Arco que expanda el mensaje que repare todo andará en miles, al final esperamos que millones de cabezas, de esperanzas, de hechos reales.

    Marchemos. Desde este segundo. No hay tiempo.
    Con una luz en la frente de un mañana que será. Y es tan sencillo como decir la verdad, que la palabra sea vida de nuevo, y hacedora, voz-revolución.

    Emplazamos a los que esto leen y desean unirse a lo que han cantado las hojas, a que estén atentas/os. Es probable que para dar a conocer a gran escala la idea se haga en el marco de una manifestación antiesclavista en Madrid, próximamente. Allí repartiremos las primeras octavillas, cantará una voz femenina la letra de la canción que el movimiento ha traído con sí, y ese sol bajo el que escuchemos todo esto nuevo, será el sol bajo el que más miedo sientan los verdugos, y una nueva esperanza sienta la tierra que ahora pisan tus pies y los míos y tantos ojos... en la oscuridad. Ojos que nunca vieron el mar. Y tú... ¿desde hace cuánto tiempo no visitas y hablas con el mar?

    M.A.R.C.H.A.

     

    Subir