17 de octubre de 2019 17/10/19
Por Ángel Padilla
Yo, animal - RSS

Yo, ave sin cielo

FOTOS
Yo, ave sin cielo- (foto 1)

Porque las aves nacen para el cielo. Y para los árboles. Para tocar con nuestros pies desnudos y felices sus ramas amarillas y rosas.

Los árboles tienen más colores que los que los humanos veis en ellos, todo en el mundo es mucho más colorido de como lo veis. Y hay músicas que no oís.

Pero yo, aquí.

¿Desde cuándo? Ya perdí la noción.

Yo creo que me capturaron, lo recuerdo vagamente, de la libertad y me trajeron aquí; pero le nebulosa de tal recuerdo cada vez es más confusa. Otro ave encerrada en jaula, de la fachada de enfrente, me ha dicho que tanto él como yo hemos nacido en una jaula. Pero yo le niego. Y él me grita que, encima de preso, soy idiota. Le digo que yo recuerdo el cielo, las montañas. El me grita: ¡Yo también! Y dice que eso son recuerdos que nos suben de la sangre, de la raíz memorial de nuestra especie. Y me pongo triste.

Pensar que nací ya enrejado... pero si yo... me recuerdo volando sobre el mar, sobre los parques en otoño, con árboles con tantos colores, muchos más en sus hojas que el arco iris. "El tonto no ve el mismo árbol que el sabio", Whilliam Blake. Sí, también sé poesía. Por supuesto, y antes que los mismos poetas, lo natural transmite lo que sabe a los humanos, y no al revés.

El libro del viento nos insufla todos los conocimientos.

Las aves en libertad desde la rama cuántas veces han recitado el poema "A Silvia" o "La quiero a morir". Una vez, no me lo podrá negar el reo de la fachada de enfrente, recuerdo, y es verdad, que yo estaba dando saltitos por la orilla de un rápido y afanoso río, y escuché a un colibrí precioso sobre la rama llena de largas hojas verdes de un árbol, que cantaba a la tarde que moría el "La quiero a morir", todos sabíamos que esa mañana un cazador había matado de un disparo a su pareja.

Yo no he nacido en esta jaula. Yo no vivo en esta jaula. Yo vivo en mi mente.

Y mi mente tiene un cielo.

Estoy llorando.

Me da lo mismo lo que piense el pájaro enfurruñado de la fachada de enfrente, me da lo mismo todo, tengo los ojos cerrados y busco vivir mi verdad.

Lo que siento.

Lo que quiero.

Estoy llorando mucho.

ocultar
Yo, ave sin cielo
Subir