29 de mayo de 2020 29/5/20
Por Ángel Padilla
Yo, animal - RSS

Carta abierta a los médicos (sobre lo que no estáis diciendo)

  • El Covid-19 lo causamos con los cadáveres en nuestras mesas

No lo dicen, es un secreto a voces. Pero nos lo sustraen en sus discursos sobre higiene, salubridad, y sobre cómo salir de ésta. ¿Por qué no dicen de una digna vez toda la verdad?

Que el covid-19 viene de la alimentación carnista, que alimentarse de animales es no sólo innecesario porque la dieta vegana es completa (quien escribe lleva casi 30 años sin consumir nada de origen animal), sino que además es insalubre y, por ende, enfermante, hasta el estado en que hemos caído, hoy, planetariamente.

Eso lo saben los facultativos de Sanidad, saben que el carnismo es fuente de las enfermedades peores que aquejan al humano, que la Sanidad gasta millones de euros al año para tratar estas enfermedades que sólo existen en países que ingieren la "carne" que se consume en España (pues es el país desde el que hablo, en los demás es parecido o peor). Pero, en fin, estudios comparativos sobre salud social muestran que donde menos animales se consume, más sana pervive la población.

Esos médicos que ahora salen tanto en la televisión, como pater familias afables llenos de conocimiento y experiencia, regalándonos consejos sanitarios para sobrellevar la pandemia del covid19, nos sustraen -consciente o inconscientemente, me da lo mismo-, como dije, el quid de la cuestión: que en adelante la única solución para escapar de pandemias de este tipo es dar el paso, ineludible (ya lo dijo Einstein: "El futuro o es vegetariano o no será") de dejar de comer cadáveres, como suena.

No se trata de "jamón", de "ternera", de "queso" (todos esos nombres son eufemismos para ocultar nuestros crímenes), se trata de cuerpos en descomposición desde el segundo uno en que son matados, mejor dicho desde la ética que nos conmina (la ambiental, la del respeto, pero respeto completo, a los animales y a sus vidas): asesinados. Esclavos de un Sistema loco donde se sigue denominando a un canibalismo no entendido en un humano del siglo XXI con una mirada tan amplia, conocedor con caleidoscopio cultural de todas las opciones de vida y hábitos, los saludables y los que no lo son; una cultura, digo, que llama al canibalismo omnivorismo. Está bien, llamémoslo como queramos, pero en realidad es lo que es y procura lo que procura, Holocausto animal, muertes a billones, enfermedad que penetra y nos enferma, y a todo lo demás lo enferma, ya desatada. Como ahora. Cuarentena. Respuesta a una cultura de crueldad e irresponsabilidad contra los animales y el medio ambiente.

MENSAJE DE JANE GOODALL AL MUNDO

En un mensaje que Jane Goodall publicó cuando comenzó la pandemia del coronavirus actual en China, entre otras cosas dijo: "Espero y rezo para que la pesadilla pueda terminar para los animales salvajes que son capturados y mantenidos en condiciones horribles, para comer o porque algunas personas creen que varias partes de animales pueden ser utilizadas para curar enfermedades o dar fuerza y virilidad a las personas, como pasa con los osos, pangolines, civetas, murciélagos, rinocerontes...
Todos tienen sentimientos como nosotros, como nosotros sufren dolor, como nosotros ellos temen a la soledad y sienten desesperación.
En todo el mundo hemos estado destruyendo los lugares donde viven los animales para obtener materiales para construir nuestras casas, ciudades y hacer nuestras propias vidas más cómodas, y como resultado hemos traído la crisis climática sobre nosotros mismos y muchas especies de animales y plantas se han extinguido.
Nuestra relación con los animales en los mercados o cuando los usamos para entretenimiento ha desatado el terror y la miseria de los nuevos virus, virus que existen en los animales sin dañarlos pero que mutan a otras formas para infectarnos con nuevas enfermedades como el Ébola, el SARS y ahora el Coronavirus."

PANDEMIAS, LA LARGA SOMBRA HEDIONDA DEL HOLOCAUSTO ANIMAL

Todos los brotes de variantes de corona (SARS, MERS, CoVid-19), así como la gripe porcina Gripe A (H1N1), la enfermedad de las vacas locas (BSE), gripe Q (fiebre transmitida por cabras), Influenza aviar, virus H1N2, H3N2, H3N1, H5N1, H9N2 (pollos y patos), Toxoplasmosis (del cerdo o el cordero), virus del ébola (por medio del murciélago de la fruta), E. coli O157:H7 (carne vacuna poco cocida o cruda), virus de la fiebre del Valle del Rift FVR (VFVR que afecta a búfalos, camellos, bovinos, cabras y ovejas), Tenia/gusano de cerdo o Taenia Solium, etc., todos tienen una cosa en común: la transmisión de animal a humano causada por las prácticas de explotación y consumo de animales.

De nuevo, seguimos aferrándonos a un especismo recalcitrante en el que creemos que saldremos de ésta y podremos seguir con los mismos hábitos que nos llevan a donde estamos y nos llevarán a peor lugar.

Es imprescindible un cambio de paragidma, no de forma de comportarse en los lugares públicos, modos cívicos de taparse al toser; en fin, mejoras en la Sanidad. Todo eso orbita deliberadamente la verdad esencial.

Es un crimen cultural sustraer la infinita verdad: que o veganismo o nada.
Saber cuál es el camino y no enunciarlo es crimen de lesa humanidad, así como perpetuación del crimen de lesa animalidad.

De nada valdrán cuarentenas con aplausos al personal sanitario a las 20:00 h. cantando canciones para estar "unidos" entre todos, si en ese "todos" no integramos, ya, a los otros animales (nosotros lo somos, aunque para creernos superiores preferimos olvidarlo) y no dejamos de guarrear con sus sangres y sus dolores y las enfermedades que procuran en sus cuerpos sus infectos claustros o los mangoneos que con sus cadáveres hacen quienes los manipulan.

"Tanto aplaudir nos restará fuerzas para protestar.", leí en las redes.

VEGANISMO Y MUNDO. O... CARNISMO... Y... LA NADA: EL FIN

¡Que lo saben! Pero no lo dicen. Los médicos que en la tele aconsejan.
Los que aplauden lo saben también casi todos, en la era de la información, pero giran la cara.
Las fachadas se llenan de mentira en tanto no afrontemos la verdad que reside en el ombligo del problema.

HACIA UNA EXPERIMENTACIÓN MÉDICA ÉTICA

Es de obligación hacer mención en este argumentario a la experimentación con animales. Existe una liga internacional de Científicos contra la vivisección, expertos éticos que aportan modelos incruentos con animales, por ejemplo el del uso de células madre humanas, para avanzar en el conocimiento y erradicación de enfermedades.

Y aunque sirvieran realmente para algo, no son éticos, porque el resto de los animales tienen igual derecho a la vida que nosotros, es egoísta y cruel secuestrarlos y torturarlos para fines nuestros, no suyos, vulnerando y violando su derecho a la libertad y a la vida en sus hábitats.

HOY ES EL COVID-19 Y EL HASTÍO Y LA RUINA PARA TODOS. MAÑANA ¿QUÉ SERÁ?

O qué no será, si nos desmarcamos de meter las manitas en cadáveres de cuerpos que fueron vidas QUE NO NOS PERTENECEN y nos tornamos, al fin, sanos, sobre todo primero de mente, y en serio caminamos hacia un trato digno de la Tierra combatiendo esta Emergencia climática con la mayor de las aportaciones para su combate: el veganismo.

Finalizo este artículo con otro fragmento de la carta al mundo de Goodall:

"Tenemos cerebros increíbles, somos capaces de amar y sentir compasión entre nosotros, mostremos también amor y compasión por los animales que están en este planeta con nosotros."

Subir