elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por J. P. Enrique
Solo es una opinión... - RSS

En el último pleno el Sr. Bruno aumentó sus desvaríos

    Al Sr. Bruno Arnandis le he escuchado decir  muchas barbaridades (utilizo la misma palabra con la que él suele empezar para  responder a la oposición) desde que se ocupa de  la concejalía de urbanismo.

    Hay que recordar que ya hace algún tiempo amenazó a sus funcionarios para que firmasen un documento sobre S. Gregori que él quería que se firmara. Públicamente declaró en los medios “si  no lo firman ellos la firmaré yo”.

    Más tarde le hemos oído declarar en público: “cuando entramos en 2015 (el PAI) estaba ya muy avanzado y revertirlo podía acarrear graves consecuencias jurídicas y económicas para el Ayuntamiento". Y  hablaba de: “unos derechos adquiridos que de eliminarlos, podían suponer un problema judicial y económico muy importante en concepto de indemnizaciones”. En À PUNT dijo que sería un “desastre económico para el Ayuntamiento”. Afirmaciones, todas ellas que desde Asnade le contestamos el 7.12.20 con la firma de JL Ramos que le preguntaba en base a qué leyes se apoyaba para decir lo que decía.

    Varias veces Arnandis ha dicho que “el PAI debe seguir adelante porque hay gente que ha puesto ahí mucho dinero.”  Y, otra vez le vuelvo a explicar que invertir no es garantía de ganar dinero. No ocurre en la Bolsa, no ocurrió en Pedrera Port, no ocurrió en Sta. Bárbara. Invertir (o especular) es arriesgar y ello puede ocasionar unas pérdidas, y justifica unos beneficios.

    Mi capacidad de asombro se ha desbordado tras el último pleno municipal. Allí, el flamante ecologista pegado al cemento y defensor a ultranza de la urbanizadora, se desmelenó:

    1. Descalificó a otro funcionario, esta vez al ingeniero municipal.
    2. Entiende que la empresa deba cobrar y se puso de su lado hablando de supuestos huertos arrancados en 2011, como también se puso a su lado cuando afirmó que “no es legal decir quien ha pagado y quien no las cuotas de urbanización” y al decir que tampoco lo es que la urbanizadora entregue el contrato firmado con la constructora.
    3. Se burló de quien le dijo que los bancos no van a financiar a los propietarios.
      Le respondo: Vaya Ud. al banco que quiera, sin más ingresos ni propiedades que una hanegada en S. Gregori y explíqueles que quiere un préstamo a devolver en dos años para pagar las cuotas de urbanización y  que lo devolverá al venderla cuando se acaben las obras “porque se habrá revalorizado mucho”. Y escuche Ud. las risas del banco.
    4. El edil  llegó a su punto más alto cuando afirmó que “Hay más transparencia en este PAI que en ningún otro. Hay demasiada transparencia” explicando que han cumplido punto por punto el acuerdo transaccional en donde pone “los afectados tendrán en todo momento información preferente”. El edil se preguntó: ¿Cómo se controla que los propietarios  tengan información  preferente?
      Le respondo: ¿De verdad que no sabe Ud. como puede comprobarse si los propietarios están o no informados? ¿Necesita Ud. recurrir a una empresa especializada? Créame si le digo que pensaba que  su nivel era un poquito más alto. Cualquiera sabe que ES ALGO TAN SENCILLO COMO PREGUNTAR A LOS PROPIOS AFECTADOS (a solo algunos de ellos sería suficiente). Yo mismo, en la puerta del Ayuntamiento, ese mismo día, entre otras cosas, le dije a la alcaldesa que dos correos míos ni siquiera me los han contestado. Ni por educación. Ella se asombró, pero ¿Qué cabe esperar de una empresa, a la que Ud. Sr. Bruno, defiende con una pasión que ya resulta hasta sospechosa, una empresa que además de amenazar a propietarios y  a funcionarios se atreve a decir por escrito “que el Ayuntamiento no es nadie”?

    Sr. Bruno si yo estuviera en su lugar, tras toda su larga historia de barbaridades soltadas, diría que no estoy capacitado para desempeñar Urbanismo (Ud. mismo me dijo al principio que no sabían a quien dárselo y se lo endosaron) y abandonaría. Desvaría ya demasiado en un tema muy complejo que se le va de las manos y la información en la que se apoya es, a todas luces, parcial y sesgada. También es muy triste su reiterado desprecio al trabajo de sus funcionarios y al de los propietarios afectados. Y de rebote a todos los ciudadanos a los que les  afectan y mucho  los 12.500.000 euros que el Ayuntamiento  va a poner  sin ninguna garantía en un proyecto tan oscuro y tan lleno de incertidumbres, unas incertidumbre que Ud. contribuye a incrementar.

    Subir