21 de julio de 2019 21/7/19

El programa económico de VOX

Vox ha crecido en intención de voto apelando a valores  tan etéreos como patria y  bandera. Su discurso xenófobo se centra, fundamentalmente, en el separatismo y en el rechazo al extranjero.

En temas de economía  se inspira en el neoliberalismo. Un neoliberalismo que propugna su gurú económico Rubén Manso, un  licenciado en económicas e inspector de Hacienda en excedencia que fue presidente del Consejo de Administración de Eurobank tras ser intervenido en 2003-04.

Esa doctrina tiene las mismas raíces que la del gurú del PP, Daniel Lacalle y la de Luis Garicano de Ciudadanos, y  basa el funcionamiento de la economía  en las decisiones personales de cada individuo. Considera que la búsqueda individual del beneficio lleva al beneficio colectivo y que el mercado por si mismo redistribuye la riqueza. Repudia al Estado y pregona que hay que dejar que el mercado corrija sus propias crisis.

En el caso de Vox, su gurú Rubén Manso  se ha manifestado en declaraciones y propuestas diciendo:

1.-Que los ricos están discriminados porque pagan demasiado.

2.-Que el Estado debe ocuparse solo de defensa, de seguridad interior y de justicia criminal. El resto de temas jurídicos debe estar en manos privadas.

3-Que el Estado debe reducir su volumen de recursos  en 24.236 MM. De ellos 16.236   de la Administración Central, organismos autónomos y Seguridad Social. Los 8.000 restantes de autonomías y ayuntamientos.

4.-Que cada persona tiene que ahorrar para tener, cuando se jubile, una pensión. El trabajador obligatoriamente debe depositar una parte de su sueldo para su jubilación. El Estado solo aportará el otro 50%. Cada individuo debe ocuparse de sus gastos presentes y futuros.

5.-Que el Estado no debe promocionar ni la cultura ni el ocio, salvo los toros.

6.-Que se privaticen todas las televisiones públicas o que se cierren.

7.-Que se reduzcan 2.500 MM del Cupo Vasco y del Concierto Navarro.

8.-Que se eliminen las ayudas a partidos políticos, sindicatos y patronal.

9.-Que no hayan ni escuelas públicas ni hospitales públicos. Escuela y sanidad deben de ser privadas.

10.-Que se suspendan las ayudas al transporte, cursos de formación y violencia de género.

11.-Que los impuestos deben bajarse y deber desaparecer los de patrimonio y sucesiones. El IRPF quedaría con dos tarifas: 22% para rentas menores de 60.000 euros (con lo que quienes tienen rentas inferiores a 14.000 euros que ahora no tributan pasarían a pagar 1.400-1.500 euros) y el 30% para rentas superiores. A la vez proponen incrementar los tipos de IVA bajos hasta el 21%.

12.-Que el Estado no debe intervenir en sanidad y solo deberá atender casos puntuales de gente muy desfavorecida. En ese caso el Estado se ocupará de pagar esos servicios al sector privado, pero solo hasta donde no alcancen los recursos del individuo necesitado. “Nada de cambio de sexo o una operación de  desalineamiento dental”.

13.-Que se reduzcan las aportaciones de recursos políticos a las autonomías en un propósito claro de acabar con ellas.

14.-Que se privaticen las empresas públicas AENA e Indra.

15.-Que se mantengan las centrales nucleares rentables.                                                

16.-Que el Estado no debe asegurar una pensión mínima para todos ni garantizar el pago de una pensión.

17.-Que se acelere la desaparición del régimen de Clases Pasivas y Mutualidades.

18.-Que voten en secreto los trabajadores de un sector antes de ir a la huelga.

19.-Que se den facilidades a los extranjeros que decidan venir a jubilarse a España y rebajar tributos a las multinacionales. A banca e hidrocarburos bajarles 8 puntos.

20.-Que las crisis financieras debe de resolverlas el mercado por sí mismo.

Añadan a todas esas declaraciones/propuestas una más: Su rechazo a los medios de comunicación que no comparten su ideología, atreviéndose incluso  afirmar que cerraran, si pueden, un canal de televisión.

El padre de los populismos, el millonario Bolton, decía de Vox: “Están cerca de Bolsonaro y Salvini. La victoria de Vox es que ya ha trasladado su conversación al resto de la derecha: partidos como Ciudadanos y PP ya hablan como ellos. A eso lo llamo colocar el producto.”

 

VIERNES SANTO

Los Viernes de Cuaresma son días de ayuno y abstinencia. El ayuno queda relegado y no solo no se practica sino que apenas se habla de él. La abstinencia  la llevan muy bien los creyentes sustituyendo la carne por el placer de disfrutar de una mariscada o  de un selecto pescado.

 

TRAS LOS DEBATES TELEVISIVOS

Los debates televisivos deben de haber servido para aclarar las ideas a muchos indecisos. En mi opinión si alguien salió perdedor con claridad en el segundo de ellos, ese es Albert Rivera, al que auguro un fuerte descenso en votos el próximo domingo.

Veremos a ver qué sale tras los aburridos y  repetitivos mensajes cargados de miedo y de odio con los que nos han bombardeado con Cataluña en el centro.