elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por J. P. Enrique
Solo es una opinión... - RSS

¿Información o lo que digan los míos?

    Tenemos mil canales de información si tenemos tiempo y ganas de conocer en profundidad cualquier tema que nos interese, pero las noticias  corren muy de prisa y nos falta tiempo, por eso es más sencillo quedarnos con dos mensajes fácilmente asimilables  que nos hacen llegar “los nuestros” y con ellos creemos  tener información más que suficiente para pensar que estamos bien informados. A partir de ahí nos consideramos capacitados para repetir lo que sabemos bien de boca en boca o de tuit en tuit a través de las redes.

    Dos ejemplos:

    1)      ETA

    Hablar de la banda terrorista  ETA  es un tema recurrente y un filón para lanzar mensajes. Con ETA el análisis de lo que sucedió queda muy atrás. Atrás queda lo que Aznar dijo hablando de ETA “Por la paz no nos cerramos al perdón ni la  generosidad”  o cuando escuchamos a diferentes líderes decir que lo que tenían que hacer (ETA) es “defender sus ideas, dejar de matar y presentarse a elecciones.” Atrás quedan los 426 presos que Aznar acercó a las cárceles vascas. Un líder que acercó 135 en pleno secuestro de Ortega Lara. Con Felipe González fueron 569 los presos acercados a sus domicilios y 40 en la etapa de Mariano Rajoy.

    Una reflexión sobre estos acercamientos: Que estén cerca de sus familiares solo facilita a éstos  las visitas sin tener que efectuar largos y caros desplazamientos.

    Atrás queda aquel 20 de Octubre de 2011 cuando la banda anunció el cese definitivo de la violencia tras un proceso de treguas temporales.

    A partir de aquella fecha estamos donde queríamos estar en aquellos años de violencia atroz que dejó  864 muertos. A partir de ahí la banda entregó las armas y fue pasando a un discurso de integración en la democracia que los llevó a participar en las elecciones con la marca Bildu que hoy es una fuerza que aglutina  el 20% de los votos en Euskadi.

    Queríamos eso ¿no? Pero seguimos demonizándoles ahora que están ocupados en viviendas sociales, reciclajes, etc. y añadimos que deben pedir perdón ¿y? ¿Sabemos que lo hicieron en el año 2018 ocho presos, 30 en el 19 y 40 en 2020? Es más, la última etarra que Francia acaba de entregarnos estos días ha dicho “pido perdón a las familias de las tres personas que maté”.

    El dolor sufrido seguirá estando ahí y por eso deben pagar cumpliendo las penas de cárcel que los jueces les han impuesto, pero deberíamos ser generosos como dijo Aznar y no escandalizarnos porque  participen en la vida pública otros que apoyaron a la organización cruenta, y menos deberíamos ensañarnos con los allegados que no tienen ninguna culpa y se ven obligados  a recorrer largas distancias para visitar a sus familiares , que nunca dejaran de serlo y ellos no son culpables de los errores que han cometido.

    2)      LOMLOE

    Las leyes de educación están hechas para no durar. Tanto es así que hasta se las conoce por el nombre del ministro que las impulsó: Ley Wert, Celaá.

    Con la educación nunca se ha alcanzado un acuerdo entre diferentes partidos creando un marco regulatorio con la vista solo puesta en mejorar la enseñanza a niños y adolescentes.

    En la Educación sucede lo que no sucede en Sanidad. En Sanidad, cuando una persona acude a un centro privado sabe que debe correr con los gastos, mientras que en Educación debería suceder lo mismo, y quien pretenda llevar a sus hijos a una escuela privada debería correr con todos los gastos, sin conciertos publico-privados en los que el Estado corre con una serie de gastos  y en donde, además, “se obliga” a los alumnos a que de forma “voluntaria” sufraguen una cuota adicional.

    En esos colegios, además, en su libertad, rechazan a  determinados alumnos orientándolos hacia la pública porque  ellos “no disponen del psicólogo que su hijo necesita”.

    La enseñanza privada en España goza también  de regalos tan substanciosos  como el de solares gratis que reciben en donación de  algunos ayuntamientos de ideología afín como sucedió  en la etapa de Francisco  Camps y Rita Barberá en Valencia.

    ¿Es tan difícil reflexionar sobre todos estos datos de forma libre sin la influencia de lo que digan las redes, los comentaristas o  los partidos? Sucede que para llegar a la verdad hay que recoger y reflexionar sobre muchos datos y eso complica el análisis y las conclusiones que no siempre son tan simples como nos las cuentan.

    Un tercer  ejemplo que podría citar es lo que está sucediendo  ahora mismo en el Perú entre una corrupta que ha perdido las elecciones y un asesor que habla sin complejos de sobornar a los que deben tomar la decisión de proclamar a un ganador. Pero lo dejo ahí por si alguien se motiva averiguarlo.

    Subir