28 de septiembre de 2020 28/9/20
Por J. P. Enrique
Solo es una opinión... - RSS

Te cuento amigo Berlanga

  • “Fernández tenía siempre a su lado a un extraterrestre llamado Marcelo, su ángel de la guarda, que le acompañaba gratis a todos los lugares y le daba consejos divinos. “

Mi querido amigo: Rodaste irónicas  películas en las que retratabas el franquismo en divertidas  cacerías que mostraban al régimen en pañales con escenas en las que se movían curas fascistas y avispados empresarios corruptores que pretendían ganar dinero amparados por el poder.

Te escribo para contarte que, desde que tu ya no estás entre nosotros, el partido que creció con los restos del franquismo, democratacristianos, liberales y otras ideologías empezó a escribir una maquiavélica historia con José María Aznar  (el impulsor de las mentiras y la destrucción de Irak) que en el cenit de su mandato llegó a tener imputados a más de la mitad de sus ministros  y que reunió en la boda de su hija a un nutrido grupo de mafiosos  de la trama Gürtel, que te habrían sido muy útiles para contarnos, a tu modo, la historia. Una historia que desde el partido de Aznar  nos han narrado una y mil veces hablándonos de un “milagro” y de  un impulso a la economía para crear puestos de trabajo e  incrementar el PIB.

¿Sabes? El milagro impulsado por Aznar y su ministro Rodrigo Rato (otro día te cuento las aventuras de este personaje y como ha acabado) consistía en impulsar la construcción de inmuebles con crédito fácil para todos. Aquello acabó con el Estado inyectando 60.000 millones en los bancos para que no se hundieran. Sucedió poco después de que aquella burbuja inmobiliaria reventara con  Zapatero en el gobierno. A este infeliz le siguen cargando con todas las culpas y el sambenito de que  ha sido “el peor de todos presidentes” y de que fue el culpable de que la burbuja estallara.

A Zapatero le siguió Rajoy, un hombre tranquilo que tuvo su mayor lucidez cuando dijo, mirando a los suyos en Valencia, aquello de “joder qué tropa”. No estaba equivocado. Sabía que allí y en Madrid se movía la Gürtel, una trama mafiosa en la que muchos políticos sacaron dinero a  empresarios, para el partido y para ellos a cambio de adjudicaciones. Pero el hombre tranquilo prefería mirar hacia otro lado y  se relajaba en su Galicia natal leyendo el Marca, jugando al dominó y  paseando.

Rajoy tuvo a su lado como Ministro del Interior a un amiguete suyo  llamado Fernández Díaz que se dedicó a condecorar vírgenes y sobre todo a   salvar a la patria y a su partido de la Gürtel. Con ese fin montó la “Policía Patriótica”, una policía dedicada a fabricar  testimonios falsos sobre el dirigente de otra formación política y a sustraer las pruebas en manos de su tesorero Bárcenas que incriminaban a su partido y a muchos de los suyos. Es decir el Ministerio del Interior dedicado a obstaculizar a la justicia con dinero del Estado.

Fernández Díaz disponía de unos poderes muy especiales ya que tuvo la fortuna de que la Virgen se le apareciera en Las Vegas (algo muy poco normal, ya que la Madre de Dios siempre ha preferido aparecer en el campo y ante pastorcitos). Además de la Virgen, Fernández tenía siempre a su lado a un extraterrestre llamado Marcelo, su ángel de la guarda, que le acompañaba gratis a todos los lugares y le daba consejos divinos.

Sin que se sepa por qué, al hombre del Opus, de misa diaria y de protección divina algo debió fallarle, ya que finalmente han salido a la luz unas conversaciones mafiosas que ponen los pelos de punta, entre el comisario Villarejo y   Cospedal en las que no faltan las referencias a Rajoy y a su número dos Soraya Sáez de Santamaría.

No le sirvió al ministro ni la Virgen, ni Marcelo, ni su confesor Silverio Nieto que también aparece imputado,   ni un agente vestido de cura que fue a casa Bárcenas a robarle documentos, ni el chofer del tesorero, ni los 71 policías dedicados a labores de espionaje.

No podrás creerte lo que acabo de contarse, amigo Luis, pero es la pura realidad. Y hay más, hay un rey que se ha dedicado a cobrar comisiones y a esconder dinero en el extranjero sin pagar a Hacienda. También a regalar millonadas a su amante. Es el rey  que -dicen- trajo la democracia y que   ha acabado huyendo vilmente de España para irse a descansar en su vejez  a una dictadura árabe. ¿Pretenderá instaurar, también allí, la democracia? Lo dudo. Aunque hay que reconocerle que ha dado pistas ya que bautizó a su barco con el nombre de Bribón y acabó en un país del Golfo.

La historia más actual sitúa en el guión a Pablo Casado como sucesor de Rajoy. El nuevo dirigente  dice que cuando todo sucedió él no estaba allí, y se refiere a los suyos imputados diciendo: “esas personas de las que Ud. me habla son cosa del pasado”. Lo hace siguiendo el manual de respuestas de su partido para intentar que no le salpique la corrupción de ese monumental escándalo mientras exhibe  rasguños que apuntan hacia  políticos de otros partidos.

Luis, deberías volver de nuevo para contarnos a tu manera esta historia tan increíble que acabo de contarte que parece irreal pero que no lo es. Un abrazo.

Subir