Martes 14 de Agosto de 2018

Eso que llaman neoliberalismo / America First? - Solo es una opinión, Ud. perdone - columna de opinión - elperiodic.com

Versión Clásica
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Solo es una opinión, Ud. perdone
Solo es una opinión, Ud. perdone
Por J. P. Enrique

Eso que llaman neoliberalismo / America First?

01/08/2018
3 comentarios
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

La doctrina del “yo (que he trabajado mucho), luego yo y al que le vaya mal que se joda” se exhibe con descaro bajo la bandera del neoliberalismo.

Cuando el gobierno se dispone a poner un impuesto a 5.000 MM al sector bancario los defensores de esa doctrina tardan segundos en elevar la voz: “No es el momento” “las empresas van a perder competitividad”.  Y añaden que “lo que el Estado debe hacer es recortar los gastos” (añado: siempre y cuando esos gastos no sean en armamento).

¿No es el momento? No lo era cuando la economía empezaba a crecer “no vaya a ser que se trunque la recuperación”. No lo es tampoco ahora  porque una subida de tipos “puede crear incertidumbre, incrementar los costes y acabar con la recuperación.”

Me pregunto, entonces ¿Cuándo es el momento? “El momento  es nunca. Lo que hay que hacer -repiten- es recortar gastos y vaciar el Estado” que es eso y no otra cosa lo que siempre han hecho los políticos más neoliberales (que de neo no tienen nada).

Y vaciando el Estado y recortando gastos han recortado en hospitales. Han recortado en Educación. Se dejaron de apoyar a mujeres maltratadas y a las personas que han tenido que dejar su trabajo para atender a un hijo deficiente. Recortando gastos se inventaron el copago sanitario y  dejaron fuera de la Seguridad Social muchos  medicamentos y a los inmigrantes. Recortando y recortando se bajaron los sueldos a los funcionarios y se dejó a los jubilados con una pensión que ha ido perdiendo poder adquisitivo, dificultando a la vez  el acceso a la jubilación.

En la doctrina abanderada aquí por Aznar y Aguirre, y por Casado y Ribera (dos gemelos que intentan diferenciarse y que en ese empeño mezclan liberalismo con conservadurismo)  en nombre de una utópica libertad nos dejaron sin empresas públicas y desmantelaron las Cajas de Ahorros porque eran un suculento pastel para la banca privada, ya que su cuota de mercado llegó a alcanzar el 53% (es decir tenían más mercado que todo el resto de la banca privada junta). El poder bancario no podía aceptar eso.

¿Dije banca privada? Me podía haber ahorrado el adjetivo ya que, a fuerza de vender, malvender o regalar patrimonio nos han dejado el país sin ninguna entidad financiera pública, algo que no han hecho en Alemania donde están los Landers; en Holanda, donde es público  el Bank Nederlandse y en Italia la Banca Posta y la Cassa Depositi e Prestiti.

Aquí, más liberales que Adam Smith, por el contrario, han acabado con el sector financiero público y estamos en el camino de vender Bankia tras haberla saneado con 23.000 MM a cargo de todos y del déficit público. Para eso está el papá estado: para sanear a Bankia, a Banesto, al Popular, a autopistas y un largo etcétera de negocios “muy bien gestionados”.

¿Qué el poder político se dispone a poner un impuesto a Bankia y sus hermanos? ¡Ah, no!, de ningún modo, eso atenta contra la competitividad  y dificulta la privatización de Bankia (dice eso la entidad que hemos ayudado con montones de dinero. A su lado el Santander amenaza con “tomar medidas”. Así funciona esto: Los impuestos no son para ellos. Los llamados neoliberales, incomprensiblemente, les  defienden.

 

AMERICA FIRST?

Si lo primero para el maleducado, xenófobo, bravucón e impresentable líder americano es, como dice, su país y sus  negocios particulares, y  para conseguir eso pasa por encima de los demás líderes del mundo, se ríe del cambio climático, del orden internacional, de la organización internacional del comercio, de la ONU… y de quienes se le pongan por delante se llamen May o Merkel. Si este siniestro personaje, rodeado de personas de ultraderecha, unilateralmente pone tasas a nuestras aceitunas, a nuestras naranjas o a nuestros coches, lo urgente sería meter en un trastero la estatua de la libertad  que es solo un monumento propagandístico que no representa ninguna libertad. Como eso no podemos hacerlo, lo nuestro sería bloquear los productos “made in USA” y dejar de consumirlos.

Yo empezaría por la banderita que solemos lucir en nuestras prendas de vestir y deportivas con  incomprensible aceptación sin que nadie se escandalice. Si fuera catalana otro gallo cantaría.

Lo segundo  sería dejar de beber esa bebida basura, con componentes secretos que crea adicción  y se la conoce comercialmente como coca cola, envasada por una empresa que paga aquí salarios cada vez más bajos y que obtiene abultados beneficios en la empresa matriz.

Lo tercero sería rechazar los productos Jonhson’s & Jonhson´s

. El argumento para ese rechazo nos lo acaba de dar un tribunal de EEUU que acaba  de condenar a esa empresa a pagar 4.690 MM de dólares por daños al no haber advertido a sus clientes de que sus polvos de talco incrementaban el riesgo de sufrir cáncer. Marcas conocidas de esa empresa son Neutrógena y Listerine.

¿America First? Al millonario, maleducado, racista e impresentable Trump lo único válido es aplicarle su propia medicina.

 

PESCAR EN LA BASURA

Pescar en la basura de la demagogia fácil, el populismo y la mentira es lo que hace Casado al hablar de “millones de personas dispuestas a entrar en Europa.”

Dice que la entrada de inmigrantes “le recuerda la crisis de los cayucos de 2006-07 cuando llegaron 82.000 personas. No es cierto. Llegaron 44.156.

El mismo joven populista habla de “invasión” y de que “decenas de millones de subsaharianos pueden llegar a España”. No es cierto. Las cifras se mantienen constantes y al ritmo que lo hacen harían falta 25 años para llegar al millón de africanos.

Datos ciertos son 1) que en el Mediterráneo han muerto en lo que va de año 1.500 personas al menos 2) Que España necesitará 5,5 MM de inmigrantes en los próximos 30 años 3) Que la huida se produce por guerras como la de Libia o las de Centroáfrica en las que nosotros  tenemos algo que ver.

Pero la mentira, la manipulación y el populismo dan votos, como se ve en algunos países de Europa y es fácil culpar a los que llegan de nuestros recortes desviando la mirada de privatizaciones, rescates bancarios, comisiones y corrupción.

Comparta este artículo
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Con el soporte de:
GV Conselleria Educació

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Amb la col·laboració de la Consellería d'Educació, Investigació, Cultura i Esport. Generalitat Valenciana.

Aviso Legal | Política de Cookies | Publicidad | Correo: valenciaARelperiodicPUNcom

 
Versión Móvil