Sábado 21 de Julio de 2018

Preguntas sin respuestas - El rincón del Anacoreta - columna de opinión - elperiodic.com

Versión Clásica
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
El rincón del Anacoreta
El rincón del Anacoreta
Por Sebastián González Mazas

Preguntas sin respuestas

11/02/2014
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

A medida que van creciendo, en su ansia por desentrañar los misterios del mundo adulto, los niños formulan infinidad de preguntas para las que no siempre tenemos las respuestas adecuadas. El episodio que relataré a continuación es un claro ejemplo de ello.

Les pongo en situación:

La escena se desarrolla en el domicilio de un ex director de una conocida entidad bancaria. Los protagonistas son Julián, un niño de seis años lleno de dudas e inquietudes; y Marian, la madre de Julián, que actualmente pasa por una etapa de incertidumbre y desasosiego que nada tiene que ver con la menopausia.

Mientras Marian intenta concentrarse en la lectura de una novela rosa, Julián juguetea con un camión de bomberos. En el equipo musical suena Johan Sebastian Bach. La temperatura es agradable y el porcentaje de humedad en el ambiente no llega al 70%. De fondo empieza a oírse una algarabía de voces humanas provenientes de la escalera.

- ¿Mamá, por qué hay tanto ruido ahí fuera?-

- ¿Ruido? Yo no oigo nada- contesta la madre, que hasta ahora siempre había gozado de una excelente salud auditiva.

- Sí, mamá. Hay gente gritando y, además, están golpeando la puerta. Mamá, tengo miedo.

- ¿Quieres que te ponga los dibujos animados?- pregunta la madre.

- ¿Y esa gente que grita por qué está llamando a papá estafador? ¿Qué es un estafador?

- Anda, hijo, déjate de preguntarme tonterías y vamos a encender la tele que creo que echan un especial de Peppa Pig.

- No, mamá. Ahora no me apetece. Yo a quien quiero ver es a papá. Quiero que vuelva a casa.

Julián comienza a llorar. El hecho de que sus súplicas no sean atendidas le genera una frustración, que al no tener edad para tomar prozac, combate con el llanto.

Por un momento, Marian se plantea contarle a su hijo que durante un tiempo papá le quitaba el dinero a los pequeños ahorradores para que ellos pudieran vivir como los Duques de Palma, con la diferencia de que ella sí que estaba al tanto de las tropelías de su esposo, pero recapacita y vuelve a la lectura, descubriendo que el presunto culpable sobre el que gira la trama de la novela no es el mayordomo.

Más Artículos de El rincón del Anacoreta
Comparta este artículo
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Con el soporte de:
GV Conselleria Educació

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Amb la col·laboració de la Consellería d'Educació, Investigació, Cultura i Esport. Generalitat Valenciana.

Aviso Legal | Política de Cookies | Publicidad | Correo: valenciaARelperiodicPUNcom

 
Versión Móvil