16 de septiembre de 2019 16/9/19

Una radiografía de los partidos en vísperas de elecciones

Como parece que la campaña electoral propiamente dicha, de hecho, ya ha empezado con insultos y falsedades, y que van a continuar no solo hasta el 28 de abril con las elecciones generales, sino en mi opinión, van a durar después hasta los comicios del 26 de mayo, que tendrán lugar las elecciones Europeas, las Autonómicas y las Locales. Una radiografía de cada uno de los principales partidos, parece conveniente, a mi juicio.

Claro que el 28 de abril, los españoles tenemos que decidir con nuestro voto, que partido queremos para que España sea gobernada, y bien. Y lo tenemos que decidir en conciencia, porque nos jugamos mucho. En estas y en las que le sucederán casi un mes después.

Y para actuar conscientemente, no hay nada mejor que respondernos a dos preguntas fundamentales: La primera es ¿Qué partido gobernaría mejor España? Y la segunda ¿Cómo y con quien se puede afrontar la crisis de Cataluña?

Por esa razón, los españoles tenemos que hacer una especie de radiografía de cada partido desde el PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos y los independentistas PDeCAT y ERC, porque será de gran interés para poder optar y decidir con nuestra elección, y así evitar el riesgo de un arrepentimiento posterior, por haber votado a quien nos ha defraudado.

Porque nos jugamos mucho, tanto en los comicios del 28 de abril, como en los sucesivos del 26 de mayo.

Y en esa radiografía de los partidos, y empezando por la realizado por el Gobierno socialista en los ocho meses de Gobierno, solo se pueden contar todas las ventajas económicas y sociales que han supuesto con otra forma de gobernar, para millones de españoles.

Y hoy, cualquier examen de lo realizado a pesar del boicot de las derechas PP y Ciudadanos y del PDeCAT y ERC, a los Presupuestos, y de una representación parlamentaria de 84 diputados socialistas, han sido pese a insultos y descalificaciones, mejoras evidentes, que no se pueden ni ocultar ni descalificar porque han sido beneficiosas para millones de españoles.

Y por eso, hoy no es posible ignorar que de todas las formaciones políticas, es el PSOE el único que apuesta y defiende en su proyecto por una España plural, no crispada y que sepa transaccionar y lograr “La España que queremos”. Y por eso millones de españoles vamos a votarle.

Porque al otro lado, lo que hay es la derecha con su líder Pablo Casado que ha abordado su campaña con chulerías e insultos a Pedro Sánchez con los “mantras” de la aplicación permanente del 155 a Cataluña – que la experiencia ha mostrado que no ha servido para otra cosa, más que para la agudización de la fractura en la sociedad catalana -, el anuncio de una reforma fiscal donde va a “Poner el dinero en los bolsillos de los contribuyentes”, vamos que nos va a hacer ricos a los españoles. Y una defensa casposa, rancia y apolillada del orden institucional.

Y con esas manifestaciones, ha iniciado Pablo Casado su campaña, cada día más nervioso por la presencia de VOX, con el que pacto en Andalucía, y que ahora tiene miedo a que se produzca un corrimiento del electorado del PP a este partido. Y de ahí el abandono del centro-derecha político del que han venido presumiendo el PP, y que Casado lo ha transformado en una fuerza de ultra derecha neo-franquista desde que es el Presidente de ese partido, con los apoyos de su maestro José María Aznar, de triste recuerdo.

Y en cuanto al líder naranja, Albert Rivera, no se queda atrás en insultos y bravatas, contra Pedro Sánchez, como si hiciera una carrera con Casado, por ver quién es más de derechas.

Pero con su obsesión de acabar con Pedro Sánchez, corre el riesgo de que “Se le pase el arroz”, ya que con sus cambio de chaqueta, sus posibles electores están en un mar de confusiones, porque votar Cs, ahora no saben a ciencia cierta que chaqueta se pondrá un día de estos, cuando compruebe que para ser inquilino de La Moncloa, no se puede sin tener política y además no se consigue con la trayectoria del travestismo político del que hace gala Rivera.

Podemos el partido de Pablo Iglesias, también se ha puesto nervioso, porque cuando se ha anunciado las elecciones del 28 de abril, han perdido el culo – y me disculpo por la expresión – por parecer más de izquierdas que ningún partido de España y supongo que  del mundo mundial. Y para hacerlo notar, - digo yo -  han impedido que el acuerdo conseguido en el Pacto de Toledo después de tres años de debate y negociaciones no se lograse que pasar al Congreso de los Diputados para su aprobación, porque era un acuerdo positivo para los pensionistas y para el Sistema Público de Pensiones.

Además, parece que después de la decisión de Iñigo Errejón, Podemos no va a cosechar tan buenos resultados, como para poder garantizar con su apoyo la configuración de un Gobierno de izquierdas y de progreso. Y eso es el resultado – en mi opinión – de que Pablo Iglesia sigue sin centrarse en una acción política, propia de una fuerza que presumiblemente se dice de izquierdas. Y proponer soluciones maximalista e imposibles a problemas complejos, no es de ser mas de izquierdas, solo es propio de un  Populismo inservible que Pablo Iglesias se resiste a abandonar.  

Y mientras, después del fracaso del chantaje que desde el PDeCAT y ERC pretendían hacer al Gobierno exigiéndole un trueque: “El apoyo a los Presupuestos a cambio de la auto-determinación y el cese de la represión a los que hoy están siendo juzgados por el Tribunal Supremo”.  Hoy siguen en los mismos trece, y con eso no van a favorecer ninguna salida a la crisis en Cataluña.

Y esa crisis, va a exigir otros comportamientos políticos de esas formaciones, del propio Govern, y por supuesto del Gobierno de España, y además va a requerir tiempo, porque engañar a una persona o a un colectivo, contándoles durante 35 años cuentos como historias de que han sido robados y que España es su enemigo, les ha sido muy fácil. Pero convencer a una persona o a dos millones de catalanes de que han sido engañados, no es tarea fácil. Va requerir tiempo pero con un Gobierno en España con Pedro Sánchez de Presidente se podrá conseguir la convivencia de todos los catalanes en una España de todos,  y no el gobierno de una derecha rancia que solo desean fraguar la división con una aplicación permanente del artículo 155.

Esta es la radiografía que he realizado y que para mí, nos está indicando que ante los comicios del 28 abril y el 26 de mayo todo está muy fluido, y avanzar hoy cualquier resultado es muy aventurado, puede ser considerado una temeridad, porque los sondeos cocinados, y las manipulaciones de los politólogos a sueldo desde los medios, prensa, radio y las cadenas privadas de TV, van a estar “arrimando el ascua a su sardina”.

Por todo ello, para mi aparece cada día más conveniente, que todos los españoles analicemos lo que queremos en esa “España de todos” que defienden con propuestas, honradez  y valentía política Pedro Sánchez y el PSOE. Y el 28 de abril votemos las candidaturas socialistas mayoritariamente.

Esta ha sido mi radiografía, de los partidos políticos al día de hoy, constatarla y votar lo mejor para “La España que queremos” creo que es la mejor opción posible.

ocultar
Una radiografía de los partidos en vísperas de elecciones
Subir