23 de octubre de 2019 23/10/19

Entre la España de derechos y la otra España de derechas

    Eso es lo que los españoles que vamos a ir a votar el 28 de abril, vamos a decidir con nuestro voto, y aunque sea una multitud de partidos que se presentan a estos comicios, en definitiva lo único que tenemos que decidir, es la España que queremos: “UNA ESPAÑA DE DERECHOS” que es la mejor España hasta que hagamos una mejor. O una “España de Derechas”, cuyos representantes hoy, son el vivo retrato de la España – para eso son sus herederos - del fascismo que Franco impuso, sin libertades ni derechos durante 40 años, a todos los españoles. Y cuyos Casado, Rivera y Abascal, son los impresentables “dictadorzuelos que hoy solo saben embestir” contra Pedro Sánchez y la medidas que adopta el Consejo de Ministros. Y para esas cornadas, ni los españoles, ni España, estamos dispuestos a aguantar.

    Nosotros necesitamos la versión socialista de 140 años de honradez política, que nos trajeron la Sanidad Pública, la Educación y los Servicios Públicos, una concepción del Estado de Bienestar que siempre mejoro nuestras condiciones de vida. Un nuevo proyecto Socialdemócrata que encarnan Pedro Sánchez como Secretario General del PSOE y que con su inteligencia política  lo aplica desde su responsabilidad de Gobierno.

    Y esa trayectoria es lo que necesitamos que tenga una continuidad a partir del 28 de abril, votando las candidaturas socialistas en cada una de las provincias.

    Lo otro es el triunvirato ultraderechista del PP, Ciudadanos y VOX, y quien apueste por darles su apoyo, van a contribuir al empeoramiento generalizado de las condiciones de vida y de trabajo de los españoles, si se les vota.

    El ejemplo del Gobierno Andaluz nos pone el vello como escarpias. Cuando se comprueba en pocos días de gobierno, los recortes de lo público que se ha emprendido, los súper salarios que se han conseguido. Así como la “original exigencia de VOX, que no sean públicas las propuestas que ellos realicen”.

    Y yo, que me fijo en esas pequeñeces, me entran escalofríos solo de pensar que esa calaña de ultra-derechosos neo-nazis, puedan hacer lo mismo en nuestro país. Sin programa, sin propuestas y sin vergüenza alguna, solo como bandera las mentiras, bulos e insultos que puedan tan solo tener representación parlamentaria que les permita seguir boqueando la acción del Gobierno. Me produce Vértigo.

    Yo sé, que hay personas, que en este “maremarum de declaraciones demagógicas”, que para nada tienen que ver con propuestas para solucionar los problemas, están como desconcertadas ante la campaña de estos “Tres Mindunguis de la política” que airean y les facilitan determinados medios, prensa, radio y TV. Y es una pena dejarse confundir con los escupitajos que vomitan Casado, Rivera y Abascal, una derecha que como bien dijo Pedro Sánchez, “No se puede ir ni a la esquina” y que yo me permito añadir: “Ni para tomar una cerveza”.

    Por eso hay que denunciar, con las explicaciones pertinentes lo que está en juego en nuestro país.

    El PSOE y su Presidente Pedro Sánchez, están proponiendo que la primera medida que adoptara en la próxima legislatura si continúa gobernando, será la aprobación de los Presupuestos. Los que la oposición PP y Ciudadanos bloqueo con su rechazo.
    Mientras que el PP, Cs y VOX que son solo una versión del franquismo del siglo XXI, sería una vergüenza que los tuviéramos con una representación parlamentaria que les siguiera permitiendo paralizar y boicotear la acción del próximo Gobierno.

    Esa es la cuestión: Una España de Derechos ó una España de derechas. No hay otra opción posible, por eso la elección no ofrece espacio para las dudas. Ni para los demócratas, ni los progresistas, porque aun sin saberlo hoy, esa es la España que necesitamos.

    Y por esa sencilla razón, votar PSOE, votar Pedro Sánchez es votar por la igualdad, la honradez, la esperanza y la honestidad política probada en 140 años de Historia.

    Vamos, así lo creo y así lo digo.

    ocultar
    Entre la España de derechos y la otra España de derechas
    Subir