17 de julio de 2019 17/7/19

En las diferencias está la ganancia

¡Sí!, es verdad, que saber apreciar las diferencias entre los proyectos políticos de cada partido, para tomar una decisión entre uno u otro, es siempre muy necesario, muy importante. Yo aconsejo constatar siempre esas diferencias sustanciales, antes de ir a votar el 28 de abril.

Porque precisamente en ellas, se encuentra la ganancia o la perdida, según lo que vayamos a optar al elegir una u otra candidatura y la depositemos en la urna. Todo pues, va depender de la opción política que votemos el 28 de abril.

Y como las diferencias solo se pueden constatar con una mirada a los proyectos de cada partido político, yo quiero dar esa mirada, la mía, a lo que son dos proyectos claramente diferenciados.

Por un lado estamos constatando el programa socialista del PSOE que está dando a conocer en cuantos actos viene celebrando el Secretario General de esa formación Pedro Sánchez. Un programa cuyos objetivos fundamentales se pueden resumir en los ejes imprescindibles de quien aspire a gobernar este país: “La lucha contra las desigualdades, la decisión de establecer una renta mínima, y de fijar más impuestos a los ricos”. Medidas que no solo son necesarias tomar ante las realidades socio-económica de nuestra sociedad, sino que además la una y la otra son imprescindibles, complementarias. Porque sin una política fiscal más coherente, basada en el principio de quien más tenga más pague, no serán posibles otras medidas de justicia económica y social que se necesitan tomar en este país.

Mientras tanto, por el otro lado, lo que se constata es el ofrecimiento que Pablo Casado ha hecho a Albert Rivera para que sea Ministro de Asuntos Exteriores en una coalición de Gobierno. Y esa magnánima oferta la hace cuando es ya evidente – a pocas semanas de los comicios – que en ningún sondeo electoral anuncian la tendencia a que, la coalición del triderechismo de PP, Cs y VOX, no va a tener posibilidades de repetir lo sucedido en Andalucía.

He aquí una primera diferencia fundamental entre la izquierda y las derechas. Lo demás, son los embustes, acusaciones que solo caben en las mentes obtusas de sus autores los Casado, Rivera, Arrimadas y Cía., con el propósito de estos aspirantes a “Ocupas de La Moncloa”  de lograr su objetivo, con el único programa como bandera del insulto, la mentira y con la ausencia total de cualquier medida económica y social que pueda ni tan siquiera paliar las consecuencias tan nefastas del Gobierno de Mariano Rajoy.  

Y esas “ofertas se hacen junto a la manifestación de que Cs no son de fiar”. Son el colmo del ridículo más espantoso, mas ya no se puede.

Porque ofrecer Casado a Rivera la cartera de Exteriores, cuando el “nuevo Ministro” lo que desea es ser el, quien cambie el colchón en La Moncloa, no parece que vaya a acabar muy bien. En todo caso lo que parece evidente es que por primera vez en la historia de nuestro país, la empanada mental de Casado creyéndose ya Presidente del Gobierno y nombrando ministros, ante de las elecciones, donde el debe saber ya, que no va a ser Presidente del Gobierno, no tiene nombre, pero desde que los Iberos y los Celtas ocuparon nuestro solar patrio, no se conocía actuaciones tan ridículas y espantosas, como las que están protagonizando Casado y Rivera. Pero menos mal que al menos nos aportan unas tasas de comicidad que no tiene precio.

Vaya con el PP de Casado y Ciudadanos de Rivera y Arrimadas, que no van a gobernar en España, pero les da igual, la solución de los problemas que tengamos los españoles. Así lo están demostrando, porque si nos atenemos a él “dar la mano” de Rivera a Casado, lo ha expresado muy bien por “Emergencia nacional”, y porque “España está en una situación de urgencia en la que necesitamos echar a Sánchez de La Moncloa, y ese debe de ser el objetivo”. Más claro agua. 

Y para eso, dicen de Ciudadanos que les tienden la mano al PP, para formar al día siguiente, un gobierno de coalición con el PP, ha incidido el secretario general del anaranjado partido.

Pero en la respuesta del PP – la mar de cariñosa – son ellos quienes dicen: “Que son ellos, y Casado quien va de Presidente del Gobierno, y por eso le propone la cartera de Ministro de Exteriores a Rivera”.

Pero curiosamente, al mismo tiempo Casado manifiesta que de Rivera no se fían, y no lo han ocultado dado que, el líder de Cs ya dijo  una vez que no apoyaría a Pedro Sánchez, y luego le cedió sus votos a una investidura finalmente fallida.

Vamos a ver quién da más. Casado o Rivera con “Sus esplendidas proposiciones y ofertas”.

Cuando el 28 de abril, por la noche se den a conocer las cifras que en las urnas han alcanzado cada partido, vamos  a ver la caída de todas las estrategias maquiavélicas que se han montado tanto Casado como Rivera. Y entonces tendrán ambos que explicar a sus fieles, lo que les ha fallado y lo que piensan hacer.

 En mi modesta opinión creo que Casado, tendrá que ver como justifica su rotundo fracaso, con la honradez suficiente y la valentía necesaria, - virtudes extrañas en el - porque no ha sido Presidente del Gobierno, y según las tasas de honestidad y valentía para afrontar la situación del fracaso y su futuro, podrá aspirar a  continuar en la política.  

Y Albert Rivera, pues otro tanto, pero si coge la chaqueta de la participación política desde una honesta actuación, y se deshace de las que ha ido poniéndose y quitándose hasta el extremo que su razón de ser última, ha sido el acabar con Pedro Sánchez, pues ahí quizá pueda encontrar alguien que lo crea.

Vamos porque tanto Casado como Rivera, nos están ofreciendo una tragicomedia colosal, a todos los españoles, y como constatamos precisamente que en esas diferencias palpables y reales con Pedro Sánchez y sus propuestas, se encuentran nuestras ganancias si queremos una España mejor y nuestra.

Por eso el 28 de abril votaremos las candidaturas en cada provincia del PSOE.