9 de diciembre de 2019 9/12/19

Ayer 8 de marzo fue un día histórico más

    Que escribieron con firmeza en  su larga lucha: “Seis millones de mujeres Trabajadoras o en paro, adultas y jóvenes, jubiladas o no”, que inundaron las calles de nuestro país reclamando la multitud de derechos laborales, económicos y sociales que se les niega por los poderes fácticos desde hace siglos de la historia.

    Pero las mentiras en las que se han instalado los discursos de los líderes de las derechas: Casado del PP, Rivera de Ciudadanos y Abascal de VOX, son muy peligrosas. Esa técnica de utilizar las falacias como estrategia política, tiene las patas muy cortas, porque cuando se les pide concreción a cada uno de los matices exabruptos, que vomitan por sus bocas, nunca dan una respuesta aclaratoria y continúan mintiendo.

    Y el peligro está en que apoyados por determinados medios, prensa, radio y TV, con esas mentiras puedan penetrar decisivamente en la orientación del voto de los españoles en los comicios del 28 de abril y del 26 de mayo.

    En la espectacular carrera emprendida por Casado y Rivera, para demostrar quién es más de derechas, ayer pudimos comprobar sus declaraciones en las que han venido a: “Redefinir el movimiento feminista, ignorando lo que es el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer”.

    El ya fracasado “Bonsai político” Pablo Casado ha acusado a los convocantes de las marchas del 8 de marzo, de buscar “Enfrentar a las mujeres con la otra mitad del mundo”.

    Así, con esta peregrina acusación – eso es lo suyo, acusar a todo lo que se mueve - ha querido justificar con un machismo más que reaccionario y falso, que por esa razón el PP no se sumaba a esas manifestaciones. Pablo Casado, me parece que con esas manifestaciones ha dado un impulso a la caída de las esperanzas del voto al PP,  en los comicios del 28 de abril.

    Y en cuanto a Albert Rivera, que le sigue con similares actuaciones, aunque con sus zigs-zas habituales, lo que queda de ir saltando de una manifestación a otra es: “Que lo que dijo ayer, no lo dice hoy, y lo de hoy tampoco lo dirá mañana”, una ventaja que le permiten “sus cambios de chaqueta” del travestismo político del que hace gala permanentemente, Albert Rivera. Que a veces no se sabe si va o es que viene, aunque está anclado en la derecha más ridícula que ridícula, porque no tiene ni militantes, ni programa de Gobierno y ya sueña de entrar en La Moncloa. Y para ello ha afirmado en el 8 de marzo que Ciudadanos defiende un “Feminismo liberal”. Toma castaña  ahora se nos ha puesto a bautizar el movimiento feminista, que tiene una larga historia de luchas, sin explicar que es eso del “Feminismo liberal”. A mí me dan pena, “la poca belleza política de la Arrimadas y Bellacis” creyéndose esas historias

    Tales afirmaciones de este ridículo dúo de políticos, me invita a recordar lo que ha sido el movimiento feminista que nació en las luchas de las mujeres trabajadoras, un 8 de marzo de 1857, que perecieron víctimas del incendio de la fábrica donde trabajaban: Un  acontecimiento que marcaron desde entonces las luchas de las mujeres por la consecución de sus derechos.

    La explicación más verosímil del 8 de marzo, se remonta a mediados del siglo XIX, en plena Revolución industrial, en esa fecha del 1857 miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema “Pan y Rosas”, para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte de las horas laborables y el fin del trabajo infantil. 

    Esa fue, una de las primeras manifestaciones de las mujeres trabajadoras para luchar por sus derechos, y después miles de sucesos y millones de mujeres se fueron sumando a esas luchas por sus reivindicaciones exigiendo el fin de su explotación y de la marginación que han sido sometidas desde siglos en todos los países de la tierra. Pero el capítulo más cruento de la lucha por los derechos de la mujer se produjo sin embargo el 25 de marzo del 1911, cuando se incendió la fábrica de camisas donde trabajaban 123 mujeres y 23 hombres que murieron víctimas de ese incendio.

    En 1990 durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, se decidió proclamar el 8 de marzo el “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”. Y detrás de esta iniciativa estuvieron defensoras de los derechos de las mujeres como Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo: En España se celebro por primera vez en 1936.

    Y ayer, 83 años después, seis millones de mujeres secundaron los paros feministas de dos horas por turno de trabajo convocados por CC.OO y UGT en el marco de la jornada con motivo del Día Internacional de la Mujer, hicieron de este 8 de marzo, un día histórico, donde las miles de manifestaciones celebradas a lo largo y ancho de nuestra geografía han sido absolutamente maravillosas. Que honraron las luchas desde siglos de las mujeres y reafirmaron la voluntad de continuar en ella hasta la total conquista de TODOS SUS DERECHOS.

    Pero mientras, los Casado, Rivera y Abascal siguen queriendo que las mujeres sigan tan explotadas laboral,  económica y socialmente, como siempre han estado, sencillamente: “Porque ellos son los herederos de ese machismo capitalista, repugnante por lo explotador y asesino que ha estado y sigue azotando a las mujeres” y para eso han “Redefinido al feminismo”, haciendo –en mi opinión – el ridículo más espantoso.

    En consecuencia, yo espero de este potente Movimiento feminista que ayer expreso su inequívoca vocación de continuar en la lucha hasta conseguir la plena igualdad de derechos y el fin de su marginación social, sea capaz de trasladar al terreno de lo político sus aspiraciones. Es decir que el 28 de abril ni una sola mujer vote en nuestro país las candidaturas del PP., Ciudadanos y de VOX.
    Porque sus representantes y sus interpretaciones acerca de los derechos de la mujer, son tan nefastas y peligrosas, que si se les apoyara, se produciría una regresión tal, que estoy convencido que por esa razón, no les votaran, ni las tres madres que los trajeron a este mundo.

    Por eso yo invito a todas y todos, los que con la misma fuerza y las mismas convicciones que se manifestaron ayer 8 de marzo, a que el 28 de mayo no se vote ninguna de las candidaturas del PP, Ciudadanos y VOX.

    Y yo, así lo espero y lo deseo, por el bien de las mujeres y de los hombres de este país. “Porque no será posible construir una sociedad mejor, más Justa y Democrática sin él, reconocimiento de todos los derechos de la mujer.” 

    ocultar
    Ayer 8 de marzo fue un día histórico más
    Subir