Domingo 22 de Julio de 2018

Gracias, Juez Pablo Llarena - Reflexionando, que no es poco - columna de opinión - elperiodic.com

Versión Clásica
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Reflexionando, que no es poco
Reflexionando, que no es poco
Por Cesar Llorca

Gracias, Juez Pablo Llarena

21/07/2018
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Desde mi más absoluto desconocimiento acerca del funcionamiento del Sistema Judicial de nuestro país, hoy quiero desde estas modestas reflexiones, transmitirle mi mayor agradecimiento posible por los trabajos como Juez Instructor a Pablo Llarena, y sobre todo por la decisión tomada -en mi opinión, muy inteligente y conveniente – con la renuncia a que el Tribunal del Land alemán entregue a la Justicia de España, al expresident Carles Puigdemont, para que sea juzgado solamente por el delito de malversación.

Gracias, gracias, gracias Juez Pablo Llarena.

Y aunque ahora esta decisión está siendo utilizada por el sector independentista para tratar de amedrentarlo, al juez Llarena, y exigen la libertad de todos los presos, pese a los presuntos delitos cometidos: La decisión de no aceptar la “intromisión jurídica desde un land alemán” ha sido de una correctísima actuación jurídica, en mi opinión.

Ahora Puigdemont, no podrá volver ni a Cataluña, ni al resto de España, salvo que tenga – lo que no tiene, porque carece de ello –, para dar la cara ante la justicia española. Y sí, como consecuencia de esa decisión, Puigdemont se tiene que pasar 20 años sin poder volver a España, tanto mejor, pues viene a ser una condena para este fugado de la justicia.

Pero con las retiradas de las euroórdenes que pesaban contra otros cinco líderes independentistas fugados, no han faltado las opiniones de expertos en Derecho Penal en nuestro país, que han destacado que la decisión del Juez Llarena de rechazar la entrega del ex-president por el delito de Malversación, “No tiene precedentes” pero sí, “Cierta lógica” en un proceso judicial cada vez más complejo.

Pero en todo caso, también se han manifestado posiciones críticas con el Juez alemán, porque ha entrado a valorar cosas que no debería. Ya que si existe o no ese delito de  Rebelión, eso lo tiene que decidir un Juez en España, donde se les va aplicar el Código Penal.

Ahora, terminado la instrucción sobre los líderes del Proces, corresponde a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, al rechazar el juez Llarena la entrega de Puigdemont, básicamente ya que les ha traspasado la responsabilidad de una decisión sumamente compleja a la Fiscalía y al Tribunal Supremo, que sean estos a quienes  les corresponde decidir si mantienen las acusaciones por Rebelión, y si  el inicio del juicio a todos los encausados, y por los presuntos delitos que el Juez Llarena ha constatado y encausado, seguirá su curso contra los nueve encarcelados en España.

Yo estoy convencido, que esta situación es complejísima, ya que Puigdemont va a seguir fuera de España, en libertad, mientras que sus socios del “Proces” serán juzgados, y previsiblemente condenados e inhabilitados. Y se podrán seguir – cada vez menos – pidiendo la libertad de los presos, pero creo que va a ser una reivindicación que no tendrá los resultados que se le exigen a la justicia. Va a ser la justicia, la que se impondrá en el Estado de Derecho que consagra nuestra Constitución, juzgando y condenando a todos los encausados, por pretender con sus ilegales actuaciones la ruptura de Cataluña con España.

Y ahora, la realidad a la que hemos llegado en Cataluña, es la situación por las que atraviesan las fuerzas independentistas, tras el “Fracaso del Proces”, que son de franca ruptura entre ellas, entre los grupos que no llegaron al poder, convencidos independentistas, y la actual dirección que abogan por una vía más pragmática.  

En el interior del PDeCAT hay profundas divisiones, el ex–president Puigdemont ha planteado la creación de la Crida Nacional, que puede ser más adelante un partido político, en función de sus intereses cuando ya sabe que no va a ser remitido a la justicia española, para actuar desde Bélgica.   Pero ese proyecto anunciado, es por el momento un duro enfrentamiento entre Puigdemont, y los sectores más posibilistas representados por la actual coordinadora Marta Pascal.

En la Asamblea que ha celebrado  este fin de semana, el PDeCAT  se enfrenta a un grave peligro de escisión, si la actual coordinadora Marta Pascal y el sector de Puigdemont, no son capaces de acordar una ejecutiva en la Asamblea que se celebra este fin de semana.

En mi opinión, salga una u otra dirección, todo parece mostrar la evidente fragmentación del PDeCAT, entre el sector que se están planteando un independentismo con posibilidades, que lidera Marta Pascal, y la posición de Puigdemont y sus seguidores que quieren fundar la Crida Nacional per la República, que es de donde el ex-president  fugado pretende seguir dando la batalla desde Bélgica para imponer la confrontación con el Gobierno de Pedro Sánchez cuya política es la vía que ha elegido el Gobierno, al tender puentes para negociar y acordar propuestas que beneficien a todos los catalanes.

Una Crida Nacional, también para oponerse a cualquier intento de los sectores del PDeCAT, y de ERC,  de “Normalizar legalizando el autonomismo del Govern, como única vía de salida al fracaso absoluto del Proces”.

Pero esas manipulaciones y exigencias de Puigdemont, pueden conducir tal vez a la creación de un Partido, a partir de la Crida Nacional, lo que vendría a fragmentar al bloque independentista. Cuando falta menos de un año de las elecciones municipales.

Ese es el escenario jurídico y político que tenemos hoy en Cataluña,  como resultado de: Por un lado el “Fracaso del Proces”. Y por otro, la fractura en el seno de las formaciones independentistas, como es el caso en el PDeCAT entre las que sigue liderando Puigdemont y Torra, y pretenden un “Proces II” y otro sector más posibilista. Y las de ERC que no están por repetir el mismo recorrido de “Ilegalidades que les han llevado a la actual situación jurídica y política”.

Ante esa situación, hoy más bien podemos asegurar – en mi opinión – que la solucion digna y necesaria a la crisis catalana, va a requerir de cierto tiempo. Porque 35 años de cuentos y de cuentas, donde el victimismo y las falsas historias nacionalistas, han embaucado a 2 millones de catalanes, haciéndoles creer que el Independentismo y la República iba a ser Jauja para los catalanes y Cataluña, y que ha sido evidente que les han engañado, hoy es muy complicado desmontarlo, porque sencillamente “Es más fácil engañara a la gente, que convencerlos de que han sido engañados”. 

Y aunque a algunos les parezca la tarea de lograr desengañados, muy difícil, no se lo discuto, porque, es muy duro: “Es muy difícil, tener la razón, y que no te crean “. Pero yo soy de los que creen que: “Se puede engañar a parte del pueblo, parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo durante todo el tiempo”.  Y estas palabras, creo que  siguen siendo válidas y aplicables para los catalanes y Cataluña.

Pero la recuperación del “Desengaño en muchos catalanes”, va a depender de la continuidad y resultados de la vía de conversaciones iniciada por el Gobierno de Pedro Sánchez con el Govern, que está demostrando la posibilidad de una Cataluña con España. Pero esa recuperación del sentido común, también va a necesitar  que los Magistrados del Tribunal Supremo, juzguen, condenen e inhabiliten a los procesados por sus actuaciones ilegales desde el anterior Govern y la Mesa del Parlament. Porque con el Estado de Derecho, el Estatut de Cataluña y la Constitución, no se juega, sino que se deben de respetar.

Y fundamentalmente hace falta toda una labor paciente y pedagógica para que en la sociedad catalana se extienda y sea mayoritaria la voluntad de permanecer con el Auto-Govern en el marco de una España y una Constitución, que recoja en un solo Estado, todas las naciones que hoy han configurado la España que vivimos, Cataluña, Euzkadi y Galicia, en un Estado Federal garantía de la unidad territorial y de las singularidades de estos pueblos.

Y en esa labor desintoxicadora e incansable de un pasado cargado de errores, hay que volcarse las fuerzas políticas progresistas para lograr que en los próximos comicios locales, autonómicos y generales, los independentismos y separatismos de ese rancio nacionalismo burgués catalán, no obtengan resultados que les permita más aventuras separatistas .

Ya lo dijo Charles De Gaulle: “El nacionalismo es la guerra”. Pues si, aunque hace años pero con mucha razón dijo esa frase. Hoy debería ser una advertencia, para rechazar el “Nacionalismo tanto en Cataluña, en España  como en Europa”. Esos son los enemigos de los pueblos.

Comparta este artículo
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Con el soporte de:
GV Conselleria Educació

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Amb la col·laboració de la Consellería d'Educació, Investigació, Cultura i Esport. Generalitat Valenciana.

Aviso Legal | Política de Cookies | Publicidad | Correo: valenciaARelperiodicPUNcom

 
Versión Móvil