Viernes 21 de Septiembre de 2018

El desarrollo y el catolicismo - Piedras vivas - columna de opinión - elperiodic.com

Versión Clásica
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Piedras vivas
Piedras vivas
Por Eleuterio Fernández Guzmán

El desarrollo y el catolicismo

01/03/2018
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Es más que probable que haya muchas personas que crean que el catolicismo, como religión, no tiene nada que decir al respecto, por ejemplo, de la economía y, en general, del desarrollo económico. Y tal es así porque, al parecer, no saben que una cosa es que los discípulos de Cristo no seamos de este mundo y otra, muy distinta, que no nos demos cuenta que sí, que estamos en este mundo...

Este aspecto lo ha entendido muy bien el emérito Benedicto XVI en su Carta Encíclica Caritas in Veritate. En concreto, en el Capítulo Tercero de la misma da pruebas de que es así.

Prueba de esto, por ejemplo, es que diga que "La sabiduría de la Iglesia ha invitado siempre a no olvidar la realidad del pecado original, ni siquiera en la interpretación de los fenómenos sociales y en la construcción de la sociedad" (Cv 34).

Por eso, en el mismo punto, afirma que "Hace tiempo que la economía forma parte del conjunto de los ámbitos en que se manifiestan los efectos perniciosos del pecado".

Y esto lo que, en general, ha de querer decir es que el mal comportamiento que, en muchos aspectos, se producen dentro de la economía pueden explicarse por efectos del mismo pecado con el que nacemos todos los seres humanos. Todos.

Sin embargo, el relativismo que impera en la actualidad y la separación pretendida entre Dios, la doctrina cristiana y, en general, el ser humano, trae malas consecuencias para el mismo ser semejanza del Padre. Así, "la exigencia de la economía de ser autónoma, de no estar sujeta a 'injerencias' de carácter moral, ha llevado al hombre a abusar de los instrumentos económicos incluso de manera destructiva" (Cv 34).

Por eso el tal capítulo de la Encíclica citada aquí traído incide en muchas ocasiones en lo que supone que el ser humano haga como si Dios no existiera y, a nivel económico, se desmande con facilidad y haga de su labor diaria un desafío a principios éticos y morales sin los cuales el resultado del devenir es, simplemente, nefasto.

Por ejemplo, sobre lo económico, podemos decir que lo que mueve al mercado es la llamada "justicia conmutativa" o, lo que es lo mismo, la aplicación del principio do ut des (doy para que des) pues se regulan, así, las relaciones económicas entre las personas.

Pero la Iglesia católica y, en ésta, su doctrina social "no ha dejado nunca de subrayar la importancia de la 'justicia distributiva' y de la 'justicia social' para la economía de mercado, no sólo porque está dentro de un contexto social y político más amplio, sino también por la trama de relaciones en que se desenvuelve" (Cv 35).

Otro aspecto que, a nivel cristiano, no se entiende es el desarrollo económico como algo que puede considerarse contrario al desarrollo social. Es decir, que una nación avance económicamente no puede ir, nunca, contra una parte de las personas que componen tal sociedad.

Así, "El mercado no es ni debe convertirse en el ámbito donde el más fuerte avasalle al más débil. La sociedad no debe protegerse del mercado, pensando que su desarrollo comporta ipso facto la muerte de las relaciones auténticamente humanas" (Cv 36).

Y esto, sin duda, tiene una razón que explica, además de esto, otros muchos comportamientos que se producen en la economía: "Lo que produce estas consecuencias es la razón oscurecida del hombre, no del medio en cuanto tal".

Por eso, no puede considerarse que la economía, que determinado modelo económico, sea, en sí, malo o negativo sino que son las personas (que, al fin y al cabo, hacen y desarrollan el modelo) las que lo pueden hacer malo o negativo porque "El sector económico no es ni éticamente neutro ni inhumano o antisocial por naturaleza. Es una actividad del hombre y, precisamente porque es humana, debe ser articulada e institucionalizada éticamente" (Cv 36).

Al respecto, por otra parte, de la economía, algo hay muy importante en la misma que hoy día se tiene muy en cuenta: la globalización que es un tema que, mal entendido, puede traer muy malas consecuencias.

El Santo Padre no podía dejar pasar por alto tan trascendental tema muchas veces equivocadamente tratado.

Por eso, "cuando se entiende la globalización de manera determinista, se pierden los criterios para valorarla y orientarla. Es una realidad humana y puede ser fruto de diversas corrientes culturales que han de ser sometidas a un discernimiento" (Cv 42).

No podemos, por lo tanto, equivocar nuestro pensamiento sobre esta realidad tan importante hoy día.

De aquí que el Papa alemán diga que "oponerse ciegamente a la globalización sería una actitud errónea, preconcebida, que acabaría por ignorar un proceso que tiene también aspectos positivos, con el riesgo de perder una gran ocasión para aprovechar las múltiples oportunidades de desarrollo que ofrece".

Y, para esto, ofrece, el Santo Padre, una trilogía de realidades que ayudan a comprender el proceso de globalización que no deberíamos olvidar:

"Relacionalidad, comunión y participación" (Cv 42).

A través de tales realidades podemos aplicar unos principios cristianos que conduzcan, el proceso inexorable de globalización, por caminos verdaderamente puedan llamarse de desarrollo, de verdadero desarrollo. Y es que sí, existen principios cristianos, aquí católicos, para tales temas que tan humanos y mundanos son.

En realidad, es muy cierto eso del mundo y de la Esposa de Cristo pero de ahí a creer que nada se puede decir hay una distancia más que larga e impresentable.

Comparta este artículo
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Con el soporte de:
GV Conselleria Educació

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Amb la col·laboració de la Consellería d'Educació, Investigació, Cultura i Esport. Generalitat Valenciana.

Aviso Legal | Política de Cookies | Publicidad | Correo: valenciaARelperiodicPUNcom

 
Versión Móvil