22 de octubre de 2019 22/10/19
Por Eleuterio Fernández
Periòdica Columna - RSS

Una necesaria conciencia ecológica

    Atendiendo al doctor Kevin Schmiesing (En artículo titulado "Cómo no proteger el medio ambiente", publicado en el suplemento Iglesia de www.libertaddigital.com de fecha 2 de marzo de 2005) que dice que «estamos moralmente obligados a usar el medioambiente con responsabilidad, porque es un «regalo de Dios y porque el bien de los demás (presente y futuro) depende de ello» no nos queda otra que no sea defender esa donación de Dios, que en tiempos tan pretéritos pero tan importantes para la raza humana, ofreció para su gestión, evolución y desarrollo.

    Como bien sabemos, el principio antrópico (según el cual todo está hecho en bien del ser humano) determina, por justa compensación, que el hombre (véase género humano) tiene, debe, cuidar el medio ambiente que le es dado. Como no es nuestro, en propiedad, tenemos la obligación de transmitirlo a nuestros hijos lo mejor que podamos y sepamos.

    Y como dice el dicho “tota pedra fa paret”, también en Burriana se puede hacer mucho por tal pensamiento y, sobre todo, por tal realidad.

    El ecoparque de Burriana se inauguró el 20 de marzo del pasado año 2007. Casi un año después de aquel día varios miles de personas han pasado por sus instalaciones para dejar aquello que ya no le era útil. Por tanto, social y estéticamente está resultando algo positivo para que Burriana se prive de tener que ver muchos utensilios depositados en las calles y avenidas.

    Pero, a pesar de lo importante que resulta tal cosa y tal realidad que, desde entonces, está a disposición de quien lo necesite, hay algo que es, incluso, más importante: el sentido de pura concienciación que tiene, para el desarrollo armónico de un pueblo (en éste caso Burriana) que exista tal espacio destinado a tal fin.

    El ciclo del que habla el lema “ecoparc Burriana” (“Ajuda’ns a tancar el cicle”) significa algo más de lo que dice.

    En realidad, la labor que, independientemente de la misma que le corresponde en cuanto receptáculo de residuos de todo tipo (a excepción de los que son orgánicos, claro) es la formación, esencial hoy día, de una conciencia verdaderamente ecológica, muy necesaria dada la situación por la que pasa la educación de nuestros hijos. Educarlos en tal tipo de temas es, de todo punto, fundamental para la vida del planeta.

    Resulta de todo tipo importante que los alumnos, en éste caso de Burriana, conozcan los posibles sistemas de recogida de residuos así como todo lo relacionado con el depósito de residuos porque esto irá en beneficio (es pensar que sea así) de su actitud de cara a un tema de tanta importancia como es el hecho mismo de generar residuos y su reconducción a los lugares adecuados.

    Además, como se lleva a cabo en el mismo Ecoparque, si los alumnos que visitan sus instalaciones llevan a cabo actividades de conocimiento de definiciones, tipos y clases de residuos que existen, además del reciclaje y del tratamiento de aquellos, nada mejor para sembrar, en sus dúctiles cabezas, tal tipo de realidad.


    Concienciar de la necesidad de llevar a cabo conductas que se puedan entender adecuadas con el medio ambiente no es cosa poco importante porque, como hemos dicho arriba, estamos obligados a respetar lo que tenemos, a no hacer un uso abusivo de los bienes naturales de los que disponemos y, sobre todo, a pasar el testigo de la protección medioambiental, sin falsos ecologismos interesados y supuestamente progresistas, a nuestros descendientes.

    Y que sepan, los que vengan, cuál es la razón de la necesidad de respeto y protección tampoco es poco importante. Ya lo ha dejado escrito Kevin Schmiesing, arriba citado.

    Y tales cosas vienen en bien de todos. Y por bien de todo.

     

     

    Todas las imágenes que ilustran éste artículo han sido tomadas de www.elperiodic.com

     1 comentario
    ambiental
    ambiental
    02/03/2008 02:03
    Kevin Schmiesing

    bueno... que quiere que le diga, lo que puedaq decir un doctor en historia sobre el medio ambiente.. sin animo de ofender, no tiene mucha relevancia, ni la tendria que einstein hablara de filologia, zapatero, tus zapatos.

    ocultar
    Una necesaria conciencia ecológica
    Subir