22 de octubre de 2019 22/10/19
Por Eleuterio Fernández
Periòdica Columna - RSS

A un mes de S. Josep

    Hoy, exactamente hoy, falta un mes y un día para que Burriana (entre otros pueblos, claro) celebre, a lo grande, el día, quizá, más importante de las fiestas de fallas de éste 2008. Faltan, pues, pocas semanas para que S. Josep, santo al cual se le rinde homenaje con los fuegos de artificio y naturales (de la quema de los monumentos) vuelva, otra vez, y aunque sea ese día, a la vida de muchos miles de personas que, incluso de lejos, vienen a visitar Burriana. 

      


    El  pasado 18 de noviembre fueron proclamadas, en el centro cultural La Mercé, las reinas falleras para éste año 2008. A estas alturas de la película, como suele decirse, ya están en la recta final de lo que es la fiesta en sí.


      


    Beatriz González Olivas, fallera mayor y María Franch Guardino, fallera infantil deben estar pensando que lo mejor está, aún, por llegar, que de su reinado queda, por decirlo así, la mejor parte de éste pastel trufado de música y pólvora del que se han comido, ya, una parte no poco importante.

    Pero, en realidad, lo que importa es que el homenaje al Santo carpintero, padre putativo de Jesucristo no puede cesar ahora que falta, sólo, un mes para, por ejemplo, la ofrenda de flores a la Madre (aquí también José se aparta dejando sitio a María) llene de color la fiesta josefina por excelencia.

    Por eso, ahora que falta tan poco tiempo para que la pólvora vuelva a llenar de ambiente; ahora que, apenas en unas semanas volverán a ser plantadas las escenas locales, comarcales y universales (al fin y al cabo se representan comportamientos humanos que valen para explicar otras muchas situaciones allende los límites de Burriana) y la crítica a ser ordinaria y aceptada como la cosa más normal del mundo; ahora que entre nosotros vienen, quizá, a la memoria, recuerdos de otros tiempos y la nostalgia (en el buen sentido) se nos apodera; ahora, pues, que todo eso pasa, es cuando no podemos dejar de lado a quien acompañó a Jesucristo en unos años muy importantes de la vida del Mesías.

    Seguramente muchas personas de las que puedan leer esto no serán creyentes o si lo son hasta es posible que lo sean de otras religiones que no sea la católica. Sin embargo, a pesar de eso no se puede dejar de reconocer la figura de quien con su humildad y entrega supo hacer su papel sin buscar ser reconocido. Es, por eso mismo, un modelo que no se puede preterir.


    Por otra parte, el 2 de marzo de 2007, una resolución de la Conselleria de Turismo declaró Fiestas de Interés Turístico Provincial a las Fallas de Burriana. Y esto es algo que, no por reconocido tácitamente por los muchos visitantes que acuden a disfrutar de aquellas, deja de tener importancia.

    Pero, a pesar de todo, lo que verdaderamente importa es reconocer que por muchas diferencias que pueda haber entre las personas que habitan o visitan o recuerdan Burriana siempre quedará ese algo, el latir del corazón acelerado por la cremà, el saber que las distancias siempre se acortan cuando la figura de José, carpintero y padre, sirve, a pesar de todos, de instrumento de Dios y nos lleva, a todos, por esos caminos que son unas veces inexplicables y otras insondables.

     

     

     

     


    La imagen de S. José y el niño ha sido tomada del bando de imágenes de www.aciprensa.com,  la de la proclamación de las reinas falleras de Burriana para éste 2008 ha sido tomada de www.elperiodicomediterraneo.com y la del cartel de las Fallas 2008 de www.elperiodic.com

    ocultar
    A un mes de S. Josep
    Subir