22 de octubre de 2019 22/10/19
Por Eleuterio Fernández
Periòdica Columna - RSS

Jaime I y el Reino cristiano de Valencia

    El pasado 2 del corriente mes de febrero, se celebró el 800 aniversario del Rey al que los valencianos tenemos un especial cariño. Jaime I había nacido para ser, con el tiempo, el gran monarca que recuperó, para la cristiandad, el que luego denominaría Reino de Valencia.

    Algo habrá que decir sobre la importancia que tuvo, para el universo cristiano, que aquel Rey aragonés quisiera que lo que había sido discipulado de Cristo volviera, como suele decirse, por donde solía.

    Seguramente no será, en exceso, políticamente correcto lo que yo vaya a decir en los tiempos que corren de ataque a todo lo que sea o pueda parecer, siquiera, católico. Sin embargo, las voces se han de levantar cuando es necesario que se oigan.

    Ya sabemos que cuando Jaime I conquistó Burriana (16 de julio de 1233) quiso hacer algo especial para que tal hecho, la conquista, se recordara. La construcción del templo que se daría en llamar de El Salvador, en recuerdo a lo que fue la primera gran victoria militar del Rey y que lo lanzaría al resto de grandes batallas que daría en constituir el Reino de Valencia, fue una aportación a la cristiandad que no podemos olvidar.

     

    Sin embargo, no vaya a pensarse que Jaime I no hizo nada más en el ámbito religioso. Una vez conquistada Valencia, ordenó fueran creados Templos parroquiales en la misma capital del Turia.

    En 1236 se reunieron las Cortes de Monzón y allí, es de pensar en un ambiente de ferviente fe (sólo esto explica el ímpetu de esta particular reconquista) Jaime I se comprometió a devolver a Cristo lo que había sido el reino musulmán de Al-Balensiya.

    Por tal causa, y según lo dicho por el historiador valenciano don Vicente Cárcel Ortí, "Al día siguiente de que Valencia fuera reconquistada, se celebró la primera misa en el mismo lugar donde hoy se emplaza la girola de la Catedral. Con esto “se reinstauró el culto cristiano en la Seo y comenzó a organizarse la diócesis".

    Como consecuencia de la voluntad del Monarca aragonés, el mismo dotó a la Catedral económicamente. Pero como tal cosa no era, sino, el inicio de una labor de recuperación de la huella de Dios en el mundo, hizo lo mismo con las parroquias que, en número de doce, se estaban constituyendo en Valencia. Eran las de San Martín, San Andrés, Santos Juanes, Santo Tomás Apóstol, San Nicolás, San Esteban, El Salvador, San Lorenzo, San Bartolomé, Santa Cruz, San Valero y la iglesia de Santa Catalina, que, como indica el historiador citado arriba "perduran todas en la actualidad".

    No se trataba, por lo tanto, de nada esporádico y que no fuera a tener importancia a lo largo del tiempo.

    De aquí que, cuando el pasado 5 de febrero Guillem Ríos titulara, en las páginas digitales de www.elperiodic.com,  su crónica sobre el evento, “La consellera de Cultura reconoce la importancia de Burriana en la Reconquista durante la inauguración de la exposición sobre Jaume I” no estaba lejos de la realidad.

    Sin embargo, lejos de lo que muchos puedan pensar y que puede estar relacionado con las mismas batallas que hicieron posible tanto la conquista de Burriana como, luego, la del resto de lo que sería el Reino de Valencia, lo que, en realidad, tiene importancia es la circunstancia misma de la voluntad de conquistar a los moros las tierras que habían sido cristianas tiempo atrás. Eso y no otra cosa es lo que, seguramente, pretendía el Rey Jaime I.

    Es bien cierto que Burriana fue muy importante para que fuera conquistado el resto del territorio valenciano. Pero también lo fue, sobre todo, por lo que supuso para el mundo cristiano de entonces e, incluso, el de ahora.

    Hay una novela, ciertamente divertida, que se titula “Abans moros que catalans” cuyo autor es Jordi Querol. Sin embargo, antes que moros, Valencia, el Reino, luego, de Valencia, con Burriana incluida, era cristiana. Y tal cosa, incontrovertible ella, no podrá ser arrasada por lo políticamente correcto ni por la conveniencia política del momento.

    Seguro que no.

     

     

    Las imágenes que ilustran esta columna han sido tomadas de www.elperiodic.com

     

     6 comentarios
    pastis de moniato
    pastis de moniato
    16/02/2008 01:02
    no el pugem als altars...

    Tampoc cal exagerar tant amb el Jaume I, que un sant no era. Li va manar tallar la llengua al bisbe de Girona (acte piados?) Després de tot la Reconquesta (en realitat invasió) no va ser una campanya de misioners, va ser una guerra oberta i va ser voler imposar unes creences amb l'espasa. Es cert que eren altres temps, però les coses són el que són.

    ocultar
    Jaime I y el Reino cristiano de Valencia
    Subir