22 de octubre de 2019 22/10/19
Por Eleuterio Fernández
Periòdica Columna - RSS

Una idea aprovechable

    En determinadas ocasiones, las administraciones públicas manifiestan, con sus ideas, que no todo está perdido en el desempeño de sus funciones y que no piensan, únicamente, como a veces se cree, en sus propios intereses.

    Es lógico que, también, como de todo hay en la viña del Señor, haya algunas personas que entiendan que cosas como las que trata esta columna no tienen importancia, que son una pérdida de tiempo y, seguro también, que es una pérdida de dinero con tantas cosas que hay que se podría hacer con el mismo.

    Sin embargo, yo creo, modestamente, que esta idea es una que lo es bastante aprovechable pues servirá para que muchas personas que, es posible, pasen sus días bastante aburridas, puedan ocupar parte de las horas (las que tengan por conveniente) en algo que les pueda servir; para algo útil, al menos para ellos mismos y, en extensión, para sus familias.
     
    También es ejemplo, esto, de lo que se puede hacer cuando en un lugar algo desaprovechado como el que se muestra arriba y transformado en algo tan distinto como lo que se muestra aquí, abajo, siempre es mejor que, a pesar de las voces en contra (que en la misma noticia, en los comentarios a la misma, se mostraron) se haga algo. Aunque sea algo.
     
    Antes de seguir es importante y conveniente decir que la puesta en marcha de 34 parcelas dedicadas a “huertos de ocio” para que jubilados y pensionistas puedan cultivar, en ellos, frutas y verduras para entretener sus amplios espacios de tiempos con los que, después de su época de trabajo, se han encontrado en sus vidas, lo va a ser gracias a la colaboración de la concejalía de Medio Agricultura y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Burriana y la Cooperativa Sant Josep de Burriana.
    Y de eso es lo que se trata.
    Además, al parecer, unas de las condiciones, por así decirlo, que deberán seguir los agricultores mayores es que el cultivo que hagan habrá de seguir unos parámetros ecológicos por lo que, de paso, se fomentará este tipo de agricultura. Y esto, por muy poca cosa que pueda parecer tendrá unas consecuencias también aprovechables ya que es de suponer que esos agricultores comunicarán a sus familiares en qué consiste ese tipo de cultivo y, por lo tanto, tendrá un carácter extensivo y el conocimiento se hará mayor que si ese tipo de cultivo se limita a cultivadores profesionales de los que sólo tenemos el conocimiento que, en el precio de los productos ecológicos, se refleja. O sea, lejano y alto.
    La crónica de Guillem Rios (del pasado 30 de noviembre) dice que se trata de “promover el conocimiento y la recuperación delas señas de identidad histórico-agrícolas”. Y esto es, sin duda, un loable intento.
     
    No vaya a pensarse (lo digo para las personas que se creen que esto es una extravagancia o algo por el estilo) pues, por ejemplo, el Ayuntamiento de Granada tiene un programa similar que lleva siendo aplicado desde septiembre del año pasado y terminará en septiembre del 2010, o el llevado a cabo por el Ayuntamiento de Bigastro (en Alicante) o, también, los organizados a través del Ayuntamiento de San Roque, en Cádiz.
     
    Se puede ver que, claramente, hay vida más allá de la Comunidad Valenciana. En esto también.
     
    Pero bueno, el caso es que de lo que se trata es de facilitar a aquellas personas que, es muy probable, que hayan tenido experiencia agrícola a lo largo de su vida, que no la olviden y que, de paso, se sientan algo más útiles que dejando pasar su tiempo como si no pudiesen hacer nada más que aburrirse.
     
    A mí me gusta esta idea porque creo que es una idea aprovechable. Seguramente también pensarán lo mismo los que, al final del sorteo (si llega a haberlo, ojalá, porque el número de solicitudes sea más grande que el de las parcelas que se ofrezcan) resulten agraciados con esos pequeños terrenos (de 91 m2 aproximadamente).
     
    Al menos pensarán que, por esta vez (y que sirva de precedente) sus impuestos sirven para algo.
     
     
     
    Las imágenes que ilustran esta columna han sido tomadas de www.elperiodic.com

    ocultar
    Una idea aprovechable
    Subir