21 de julio de 2019 21/7/19
Por María Dolores Devís
Moda e Imagen - RSS

Pamela, tocado, y sombrero

FOTOS
Pamela, tocado, y sombrero - (foto 1)
Pamela, tocado, y sombrero - (foto 2)

Hoy en día, están de auge la pamela, el sombrero y el tocado. Al principio, su uso se vio restringido a celebraciones, pero de un tiempo a esta parte se han convertido en un imprescindible dentro de nuestro armario. Además estamos en una época de bautizos y comuniones, donde podremos pensar en lucirlos.

Vamos a dar algunos consejos y recomendaciones para su correcta utilización.

La pamela es imprescindible que se fusione de forma absoluta con el resto de la vestimenta. Una vez que tengamos preparado nuestro Total look con su correspondiente maquillaje y peinado, tendremos que de saber qué elegir para finalizar nuestro look.

Las pamelas y los sombreros. En su origen se utilizaban para protegerse del sol, de ahí que su uso se vea restringido a las ceremonias celebradas por la mañana.

La hora límite para lucirlas es las 18,00 horas y siempre y cuando no llueva. Este complemento se lleva siempre con vestidos por debajo de las rodillas.

Si volvemos a lo que nos dicta la etiqueta, debemos saber que el sombrero y/o tocado no nos lo podemos quitar hasta la vuelta a casa. Por esta razón, no debemos pasar por alto cuando vayamos a comprarnos este complemento la comodidad, es muy importante que nos sintamos cómodas con este adorno porque no “podemos” quitárnoslo.

En cuanto a la colocación, el tocado debe colocarse siempre a la derecha. Os preguntaréis ¿por qué?, bueno pues tiene una clara explicación, el hombre, por protocolo se coloca en el lado izquierdo cediendo su brazo derecho a la mujer, si ponemos el tocado en el lado derecho evitamos cualquier tipo de molestia a nuestro acompañante, sobre todo en el caso de llevar una pamela, sombrero o tocado de gran tamaño.

A medida que el día va avanzando, el tamaño del complemento utilizado en la cabeza va disminuyendo. Así pues, por la tarde y por la noche deben ser más pequeñitos, pero con materiales más sólidos y con detalles exclusivos para la noche, como los brillos.